PUBLICIDAD

El Paso

Proponen de nuevo ¡independizar Texas!

Plataforma Republicana 2022 pide someterlo a votación; Constitución de EU lo prohíbe

The Texas Tribune

martes, 21 junio 2022 | 06:00

Archivo | Texas se independizó de México en 1836 y fue república independiente hasta 1845, cuando fue anexada por EU

PUBLICIDAD

Austin— En junio de 2022, la Convención Republicana del Estado de Texas adoptó una resolución instando a la Legislatura estatal a presentar un referéndum ante el pueblo de Texas en noviembre de 2023 “para determinar si el Estado de Texas debe o no reafirmar su condición de nación independiente”.

La secesión y la independencia han sido temas perennes a lo largo de la historia de Texas, que se separó de México en 1836 y era una república independiente antes de que Estados Unidos la anexionara en 1845. 

PUBLICIDAD

A medida que Estados Unidos se dividía en opiniones sobre si la esclavitud podía expandirse en los territorios occidentales de la nación, Texas en 1861 votó a favor de separarse de la Unión. 

En la Guerra Civil que siguió, murieron hasta 750 mil personas, más del 2 por ciento de todos los estadounidenses. Después de la derrota de la Confederación en 1865, Texas fue readmitido formalmente en la Unión en 1870, durante la Era de la Reconstrucción.

A pesar de las constantes conversaciones sobre otra secesión, la ley es clara en cuanto a que Texas no puede abandonar la Unión.

La idea la plantean con mayor frecuencia los conservadores en el estado que están enojados por algún tipo de política proveniente del Gobierno federal, y las llamadas parecen ser más frecuentes cuando un demócrata ocupa la Casa Blanca.  

El representante estatal Kyle Biedermann, republicano de Fredericksburg, presentó un proyecto de ley en 2021 para crear una elección de referéndum sobre si los texanos deberían crear un comité legislativo conjunto “para desarrollar un plan para lograr la independencia de Texas”.

“Ya es hora de que al pueblo de Texas se le permita el derecho a decidir su propio futuro”, dijo en un comunicado anunciando la legislación.

Incluso si la Legislatura actuara sobre la nueva propuesta del Partido Republicano de realizar un referéndum de independencia en las elecciones generales, no sería legalmente válida.

“La legalidad de la secesión es problemática”, dijo Eric McDaniel, profesor asociado de gobierno en la Universidad de Texas en Austin, a The Texas Tribune en 2016. “La Guerra Civil desempeñó un papel muy importante en el establecimiento del poder del Gobierno federal y la consolidación de que el Gobierno federal tiene la última palabra en estos temas”.

Muchos historiadores creen que cuando la Confederación se rindió en Appomattox en 1865, la idea de la secesión fue derrotada para siempre, dijo McDaniel. La victoria de la Unión sentó un precedente de que los estados no podían separarse legalmente.

Incluso antes de que Texas se reincorporara formalmente a la nación, la Corte Suprema de Estados Unidos declaró que la secesión nunca había sido legal y que, incluso durante la rebelión, Texas siguió siendo un estado.

En el caso de 1869 llamado Texas vs. Hite, el tribunal sostuvo que los estados individuales no podían separarse unilateralmente de la Unión y que los actos de la Legislatura insurgente de Texas, incluso si fueran ratificados por la mayoría de los texanos, eran “absolutamente nulos”.

Cuando Texas ingresó a la Unión, “entró en una relación indisoluble”, escribió el presidente del Tribunal Supremo, Salmon P. Chase, para la Corte. “Todas las obligaciones de la unión perpetua, y todas las garantías del gobierno republicano en la Unión, atribuidas a la vez al Estado. El acto que consumó su admisión en la Unión fue algo más que un pacto; era la incorporación de un nuevo miembro al cuerpo político. Y fue definitivo. La unión entre Texas y los demás estados fue tan completa, perpetua e indisoluble como la unión entre los estados originales. No había lugar para la reconsideración ni para la revocación sino por revolución o por consentimiento de los estados”.

Chase agregó: “La ordenanza de secesión, adoptada por la convención y ratificada por la mayoría de los ciudadanos de Texas, y todas las leyes de su legislatura destinadas a dar efecto a esa ordenanza, fueron absolutamente nulas. Eran completamente sin operación en la ley”.

Otra fuente de confusión y desinformación a lo largo de los años ha sido el lenguaje en la Resolución de Anexión de 1845 de que Texas podría, en el futuro, optar por dividirse en “Nuevos Estados de tamaño conveniente que no superen el número de cuatro, además de dicho Estado de Texas”. 

Pero el lenguaje de la resolución simplemente dice que Texas podría dividirse en cinco nuevos estados. No dice nada de separarse de los Estados Unidos. Sólo el Congreso tiene el poder de admitir nuevos estados a la Unión, lo que ocurrió por última vez en 1959 con la admisión de Alaska y Hawai.

Si quedaba alguna duda después de este asunto, el difunto juez de la Corte Suprema, Antonin Scalia, la aclaró cuando un guionista le preguntó en 2006 si existía una base legal para la secesión.

En su respuesta, escribió: “La respuesta es clara”, escribió Scalia. “Si hubo alguna cuestión constitucional resuelta por la Guerra Civil, es que no existe el derecho a la secesión. (Por lo tanto, así se justifica la frase en el Juramento de Lealtad: 'Una nación, indivisible')”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search