El Paso

Proliferan a nivel local diabetes y alcoholismo

Orientan a la comunidad en nutrición

Jewél Jackson/El Paso Matters

martes, 06 julio 2021 | 06:00

El Paso Matters

A medida que El Paso continúa viendo una disminución en los casos de Covid-19, hay una atención renovada hacia la diabetes y la adicción al alcohol dentro de la comunidad local.

Durante la pandemia de Covid-19 en curso, una gran cantidad de habitantes de El Paso se enteraron, por primera vez, que tenían diabetes después de haber desarrollado el coronavirus, mientras que otros desarrollaron la enfermedad después de infectarse, dijo la doctora Tamis Bright, jefa de la división de endocrinología en el Centro de Ciencias de la Salud de Texas Tech University en El Paso (TTUHSCEP).

Y con las órdenes de quedarse en casa y las limitaciones en la interacción física durante la pandemia, la adicción al alcohol y las hospitalizaciones debido al abuso de alcohol han aumentado, dijo el doctor Fabrizzio Delgado, profesor asistente de psiquiatría que se especializa en adicciones en TTUHSCEP.

“Toda la nación está mal, pero nosotros estamos peor”, dijo Bright sobre la cantidad de casos de diabetes en El Paso.

El aumento en los diagnósticos se produce cuando el recuento de casos de El Paso ya está por encima del promedio estatal.

Según los últimos datos de Healthy Paso Del Norte de 2018, el 15 por ciento de los adultos de El Paso tenía diabetes, en comparación con la tasa del 12 por ciento a nivel estatal. Y aquellos de 65 años o más tenían la tasa más alta con un 37 por ciento, en comparación con el promedio estatal del 27 por ciento, según la United Health Foundation.

En El Paso, la diabetes tipo 2, cuando el cuerpo no puede responder a la insulina normalmente, es más común que la tipo 1, que ocurre cuando el cuerpo no produce insulina en absoluto.

Bright dijo que las mayores ocurrencias de la enfermedad en El Paso se deben a tasas más altas de obesidad y a la falta de una dieta saludable.

“Es un estilo de vida y un problema de dieta”, dijo.

Aproximadamente el 73 por ciento de la población adulta en El Paso es obesa, en comparación con el promedio del 69 por ciento del estado, según datos de 2018 de Healthy Paso Del Norte. “Manejamos mucho la diabetes con la situación del Covid”, dijo Bright. “Fueron muchos más casos de diabetes de pacientes hospitalizados de los que normalmente tendríamos”.

Pero hacer que las personas se examinen es un problema continuo, dijo Bright.

“Creo que hay mucha negación de que si 'no miro, entonces no está ahí'”, dijo. “Eso no funciona con la diabetes, porque simplemente te estás disparando tú solo en el pie si no estás mirando”.

Sin embargo, también reconoce que para muchos habitantes de El Paso la falta de seguro médico y los altos costos de los medicamentos evitan que se hagan las pruebas de detección.

Un aumento de las adicciones

La adicción sigue siendo un problema para los adultos de El Paso, y el problema sólo creció durante la pandemia, dijo el doctor Fabrizzio Delgado.

“El alcohol siempre ha sido un problema, pero además de eso, la comunidad hispana bebe mucho y eso es un problema”, dijo Delgado.

En 2018, el 22 por ciento de los adultos de El Paso bebieron en exceso en comparación con el promedio estatal del 17 por ciento. Entre la población adulta, las personas entre 30 y 44 años tenían las tasas más altas de consumo de alcohol y eran más frecuentes en los hombres.

Delgado dijo que la pandemia en curso ha creado la “tormenta perfecta” para los que beben, y ha hecho que beban aún más. También es un problema creciente para los adultos jóvenes y mayores, dijo.

“Vemos a tantos pacientes que ingresan al hospital para intentar dejar de (consumir) sustancias”, dijo. “Es un gran problema en este momento”.

Delgado dice que está viendo que la adicción al alcohol afecta a personas desde los 18 hasta los 70 años. Él cree que, dado que la gente ha estado aislada en el hogar, hay menos responsabilidad, lo que hace que más personas beban. Pero ahora que los casos de Covid-19 están disminuyendo, Delgado recomienda la interacción social para evitar el aislamiento y combinarla con la comunicación continua sobre las adicciones.

“Las discusiones deberían estar orientadas a ser más tolerantes y abiertos a ayudar”, dijo. “Si no hablamos de eso, entonces no estamos abordando el problema”.

close
search