El Paso

Prohíbe gobernador desconexión de servicios

Reportan usuarios facturas de electricidad exorbitantes a pesar de no tener luz durante onda gélida

/ El gobernador en una rueda de prensa

The Texas Tribune

lunes, 22 febrero 2021 | 06:00

El gobernador Greg Abbott dijo ayer domingo que la Comisión de Servicios Públicos de Texas está ordenando una moratoria para que las empresas de energía prohíban las desconexiones de electricidad debido a la falta de pago, ya que muchos texanos enfrentan facturas de electricidad altas después de una semana de temperaturas bajo cero.

Abbott hizo el anuncio durante una sesión informativa en Port San Antonio sobre los esfuerzos para llevar agua y otros suministros a las comunidades de todo el estado luego de una tormenta invernal masiva que provocó cortes de energía por varios días.

Abbott, quien estuvo acompañado de legisladores estatales y locales, dijo que aproximadamente 13 mil texanos aún no tenían electricidad debido a problemas con los proveedores de energía locales. En el apogeo de la tormenta, más de 4.5 millones de clientes se quedaron sin electricidad.

También informó que el servicio de energía estaría restaurado totalmente en la entidad anoche u hoy lunes.

Abbott también dijo que la escasez de suministro de alimentos en las tiendas de comestibles pronto se resolvería, ahora que las condiciones de las carreteras son seguras para las entregas. El primer mandatario dijo que suspendió las regulaciones estatales para poner más camiones de reparto en las carreteras para ayudar a entregar alimentos y suministros a un ritmo más rápido.

“Hay tantos texanos, demasiados texanos, que han pasado hambre en los últimos días”, dijo. Abbott también dijo que había suspendido las regulaciones para permitir que las cocinas preparen más comidas siempre que sigan las pautas del Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas sobre seguridad alimentaria.

Un problema que aún enfrenta el estado, dijo Abbott, es la calidad del agua, ya que millones de personas todavía están bajo avisos de ebullición o no tienen acceso a agua corriente.

Toby Baker, director ejecutivo de la Comisión de Calidad Ambiental de Texas, dijo que casi 15 millones de residentes recibieron un aviso de hervir el agua hace 48 horas, y que desde entonces alrededor de 5 millones de texanos han salido de esos avisos. 

Los funcionarios de la Ciudad de Houston, por ejemplo, anunciaron el domingo por la tarde que el agua del grifo de la ciudad era segura nuevamente para beber, cocinar y hacer hielo. El aviso de ebullición de Houston había estado vigente desde el miércoles.

Durante la sesión informativa, Abbott también dijo que él y otros líderes estaban trabajando horas extras para hacer frente a las elevadas facturas de electricidad que habían recibido algunos texanos.

Abbott y legisladores clave celebraron una reunión sobre el tema este fin de semana después de numerosos informes de texanos que recibieron facturas de electricidad exorbitantes a pesar de no tener electricidad durante la tormenta. Un texano, según The New York Times, recibió una factura de electricidad de 16 mil 752 dólares.

Abbott calificó la reunión como productiva y dijo que los líderes “se están moviendo rápidamente para aliviar este problema y continuarán trabajando en colaboración durante esta semana en soluciones”. La reunión tuvo lugar el sábado a través de una conferencia telefónica.

Junto con Abbott, los jefes del Senado y la Cámara, el vicegobernador Dan Patrick y el presidente de la Cámara, Dade Phelan, también estuvieron en la llamada.

Los miembros de las dos cámaras también participaron en la reunión, incluidos los presidentes de los comités de Asignaciones de la Cámara y Finanzas del Senado que redactan el presupuesto, así como los presidentes de los comités de Negocios y Comercio del Senado y Recursos Energéticos de la Cámara.

La discusión con los legisladores, según la Oficina del Gobernador, se centró en calcular el costo de esas facturas de energía que se dispararon y “cómo el Estado puede ayudar a reducir esta carga”.

A finales de esta semana, los comités estatales de la Cámara y el Senado se reunirán para investigar cómo ocurrieron los cortes y qué roles desempeñaron entidades como el Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas en esos cortes de energía.

“El jueves comienza el interrogatorio de las partes involucradas para averiguar si algo salió mal, qué salió mal, quién tiene la culpa y, lo que es más importante, qué soluciones podemos brindar en el futuro como Legislatura estatal... para asegurarnos de que esto nunca suceda de nuevo”, dijo el representante estatal Craig Goldman, un republicano de Fort Worth que preside el Comité de Recursos Energéticos de la Cámara de Representantes, durante una entrevista que se transmitió el domingo en Dallas por un canal de televisión. 

Mientras tanto hospitales de todo el Sur lidiaron con la escasez de agua este domingo mientras la región continuaba con los esfuerzos de recuperación luego de una devastadora tormenta invernal.

En el punto más álgido de la tormenta, los hospitales se vieron obligados a atender a los pacientes en medio de un frío récord, nieve y hielo que azotaban partes del país más acostumbradas a pasar el invierno con chaquetas ligeras y mangas cortas. El hielo rompió la tubería principal, dejó sin electricidad a millones de clientes de servicios públicos y contribuyó a al menos 76 muertes, la mitad de las cuales ocurrieron en Texas. Al menos siete personas murieron en Tennessee y cuatro en Portland, Oregon.

Un hospital rural en Anáhuac, Texas, unos 80 kilómetros al Este de Houston, se quedó sin agua y electricidad.

William Kiefer, director ejecutivo de Chambers Health, que administra el hospital junto con dos clínicas y un centro de bienestar, dijo que las instalaciones recurrieron a generadores de respaldo y agua de un tanque de almacenamiento de 275 galones. Lo rellenaron tres veces con agua de una piscina en el centro de bienestar. (Cassandra Pollock/The Texas Tribune)