El Paso

Prohíbe CBP importación de aceite de palma y sus derivados

La decisión se tomó al descubrir que se utilizaba el trabajo forzoso en el proceso

Associated Press / Ilustrativo

Aracely Lazcano / El Diario de El Paso

jueves, 31 diciembre 2020 | 06:00

Tras acusaciones de utilizar tácticas de trabajo forzoso en el proceso de producción, a partir de hoy todos los productos de aceite de palma y sus derivados producidos en Malasia por la empresa Sime Darby Plantation serán decomisados en los puertos de entrada por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), se informó.

La prohibición de Sime Darby, la empresa de aceite de palma más grande del mundo por tamaño territorial, y considerada líder en aceite de palma producido de manera sostenible, es otro golpe para una industria que ha enfrentado crecientes acusaciones de abusos laborales y de derechos humanos.

CBP informó en un comunicado de prensa que emitió una ‘orden de retención de liberación’ sobre Sime Darby, que le permitirá detener envíos basados en sospechas de participación en trabajos forzados bajo los estatutos de leyes estadounidenses destinadas a combatir la trata de personas, el trabajo infantil y otros abusos contra los derechos humanos.

Esta orden se basó en una investigación de meses que indicaba la presencia razonable de indicadores de trabajo forzoso de la empresa, explicó CBP.

El estatuto federal 19 U.S.C. 1307 prohíbe la importación de mercancías extraídas, fabricadas o producido, total o parcialmente, por trabajo de convictos, trabajo forzado y/o trabajo por contrato, incluyendo trabajo infantil forzado o contratado. 

El aceite de palma es un ingrediente común en los productos que los consumidores estadounidenses encuentran todos los días en los supermercados y tiendas de conveniencia.

Entre sus usos más frecuentes van desde alimentos hasta cosméticos y biodiesel. 

El aceite de palma se produce principalmente en Malasia e Indonesia, donde también se culpa a los productores de la deforestación a gran escala y la destrucción del hábitat.

“Esta orden de retención de liberación demuestra cuán esencial es para los estadounidenses investigar orígenes de los productos cotidianos que compran”, dijo el comisionado interino de CBP, Mark A. Morgan. 

“Los consumidores estadounidenses pueden ayudar a terminar con la esclavitud moderna eligiendo comprar productos que sabemos que se obtienen de forma ética y humana”, agregó Morgan.

CBP insta a los consumidores a que consulten su sitio de internet para verificar las políticas comerciales y programas de responsabilidad social empresarial.

Entre la información proporcionada ahí se encuentra una lista de productos producidos con trabajo infantil y forzoso del Departamento de Trabajo y el informe sobre trata de personas del Departamento de Estado.

El pasado mes de septiembre CBP emitió también una orden similar contra otro productor de aceite de palma, FGV Holdings Berhad.