El Paso

Procuran salud de migrantes

Ante la falta de espacios en hospitales, equipa NM unidad móvil para dar atención médica en refugios

Karla Valdez / El Diario de El Paso
domingo, 17 marzo 2019 | 06:00

Las Cruces, NM— Ante el aumento de migrantes que llegan a Nuevo México en busca de asilo político y la falta de espacio en los hospitales para recibirlos, el Departamento de Salud de Nuevo México está utilizando una unidad médica móvil para poder brindarles la atención médica que necesitan. 

La camioneta tipo van está equipada con una sala de examinación donde doctores y enfermeras acuden a atender a las familias migrantes que se encuentran en 12 refugios en Las Cruces. 

Abinash Achrekar, secretario del Departamento de Salud de Nuevo México, explicó que el propósito de esta unidad móvil es evitar que los hospitales se saturen y esto pueda afectar a la comunidad.

“Tenemos un sistema de salud limitado y no queremos que nuestras hospitales se vayan a saturar. Trayendo la unidad médica directamente a los refugios le damos un respiro a las clínicas”, dijo.

Achrekar indicó que el número de pacientes que atienden diariamente, varia dependiendo de la cantidad de migrantes que existe en cada refugio.

“Hay refugios que tienen 40 personas y de esas atendemos a unas 15 ó 20, pero hay otros refugios que llegan a tener hasta 200 migrantes, entonces el número es mucho mayor”, señaló.

El secretario de Salud explicó que el costo al departamento de Salud por este programa es mínimo, ya que el medicamento es donado y los doctores y enfermeras trabajan de forma voluntaria.  


Sin problemas graves

 

John Andazola, médico familiar, explicó que hasta el momento no se han presentado casos de enfermedades serias por parte de los migrantes han sido atendidos. 

“Lo que hemos visto son cosas muy básicas como gripe, tos, deshidratación y ampollas en los pies por los largos tramos que tuvieron que caminar”, mencionó.

El doctor comentó que desde septiembre de 2018 su equipo ha revisado alrededor de 500 migrantes entre adultos y niños, de los cuales solo 10 han necesitado ser llevados al hospital.

“De todos estos migrantes, solo 10 niños tuvieron que ser llevados al hospital para atención médica extra, lo cual es un porcentaje muy bajo. Como te digo mayormente son cosas muy simples”, reiteró.

Andazola indicó que esta camioneta, la cual tiene menos de una semana de uso, fue una muy buena idea, ya que les brinda privacidad y los deja trabajar mejor con los pacientes. 

“Antes los teníamos que revisar en algún rincón, o en un pasillo donde había gente comiendo o durmiendo, pero ahora con esta van podemos tener privacidad y tenemos todo lo necesario para hacer nuestro trabajo”, resaltó.


‘Me sorprende su gratitud’


Por su parte Freida Adams, enfermera que acude como voluntaria a los refugios, explicó que para ella impresionante lo agradecidos que son los migrantes.

“En medio de su necesidad se toman el tiempo para decir gracias, para ayudar a otro o animarme a mí. Esa humildad y sencillez que muchos tienen es sorprendente”, dijo.

Adams hizo énfasis en que estas familias migrantes, en su mayoría de Centroamérica, no salen de su país por gusto, sino por necesidad ,y por eso es importante brindarles la mano.

“Ellos aman a su país, no vienen aquí porque no quieran a su país. Son gente muy trabajadora que tienen mucha fe en Dios y por eso hay que ayudarlos”, comentó.

El Diario de El Paso fue testigo de esta gratitud de la que Adams habla cuando una migrante de nombre Adi, con lágrimas en los ojos, abrazó a uno de los doctores y le agradeció por revisar a su hija.

“Muchas gracias, Dios lo bendiga”, dijo la mujer originaria de Guatemala.