Pro aborto alzan la voz

Activistas manifestaron su inconformidad tras las recientes leyes que penalizan a Planned Parenthood

Roberto Carrillo / El Diario de El Paso
miércoles, 22 mayo 2019 | 06:00
Roberto Carrillo / El Diario de El Paso

G

rupos opositores a la legislación estatal SB22, que prohíbe la relación de gobiernos locales e instituciones con la organización Planned Parenthood, se dieron cita frente al edificio de la Corte de El Paso para rechazar la medida aprobada el pasado viernes por el congreso de Texas.

La Ley SB22 prohíbe expresamente que ciudades, condados, gobiernos locales, organizaciones que reciben subsidios del Gobierno y otras instituciones, a asociarse con Planned Parenthood, proveedor asequible de servicios de salud y de educación sexual de la nación.

“Estamos aquí por que nuestros derechos están en peligro”, dijo Perla Galindo en representación de Planned Parenthood of Greater El Paso.

“Actualmente hay muchos ataques a los derechos de las personas, pero no solamente en Texas, sino también en Ohio, Kansas, Missouri y otros estados, donde los derechos de hombres, mujeres e incluso miembros de la comunidad LGBT son vulnerados”, sostuvo Galindo.

La demostración que tuvo lugar frente a la Corte del Condado de El Paso se llevó de manera simultanea a otras protestas que tuvieron lugar en diferentes ciudades y capitales del país, donde el color rosa de playeras, pancartas y pendonas identificaron el rechazo a las leyes que penalizan la labor de Planned Parenthood.

“Con todas las restricciones que se están aprobando, y las leyes que impactan a Texas, Planned Parenthood, como siempre, está en el frente peleando por el cuidado médico de la mujer”, dijo por su parte Lyda Ness García, del movimiento Womens March.

La ley SB 22, propuesta por la senadora republicana Donna Campbell, establece la prohibición para que entidades gubernamentales locales (ciudades, condados, departamentos de salud, colegios comunitarios y posiblemente universidades públicas) se asocien con Planned Parenthood. 

Dentro de la legislatura se ha percibido que la aprobación de este proyecto de ley es una prioridad para el vicegobernador Dan Patrick, y las organizaciones Texas to Right to Life y Texas Alliance for Life.

“Estamos aquí hoy para decir que estas leyes no están bien, para decirle a la mujeres la importancia que tienen sus derechos, y de nuevo, no solamente para las mujeres, sino para todos, y por supuesto para las generaciones que vienen detrás de nosotros”, sostuvo Galindo.

Al momento de tomar la palabra, Galindo sostuvo que estas leyes son contrarios a “los derechos de la comunidad gay, son ataques racistas, xenofóbicos, homofóbicos y en general son ataques contra las mujeres y sus derechos”.

Planned Parenthood mantiene sus esfuerzos de proporcionar cuidados médicos y educación a la población en general, incluso sin la necesidad de contar con un seguro médico.

La postura de una mayoría en el congreso de Texas logró pasar la iniciativa de ley SB22, que ahora espera la firma del gobernador Greg Abott para entrar en vigor, dentro de un ambiente de rechazo en diferentes puntos del estado, entre ellos El Paso.

“Esta situación nos preocupa porque la SB22 no solamente legisla la prohibición del aborto, sino que es contraria incluso al bienestar de nuestra comunidad”, dijo por su parte Alexsandra Annello representante del Distrito 2 en el Cabildo de El Paso.