El Paso

Preocupa impacto de pandemia en salud mental

Aunque en El Paso se han registrado menos muertes por suicidio desde la aparición del Covid-19, los intentos de suicidio han ido al alza

Cortesía / La línea directa de crisis de Emergence Health Network brinda ayuda a las personas que están pensando en suicidarse

Élida S. Pérez / El Paso Matters

lunes, 28 septiembre 2020 | 06:00

No sólo los intentos de suicidio en adultos se ha incrementado en los últimos meses, sino que las poblaciones habituales que están en riesgo han cambiado, comentó el Dr. Fabrizzio Delgado, jefe divisional del Servicio de Consulta Psiquiátrica de Médicos de Texas Tech en El Paso.

Delgado comentó que la información sobre el número de intentos de suicidio no ha sido recolectada, aunque como asesor psiquiátrico del Centro Médico de la Universidad (University Medical Center, UMC), ha visto un incremento en el número de pacientes que acuden a consulta como resultado de un intento de suicidio.

Delgado comentó que las poblaciones que usualmente están en riesgo por suicidio incluyen personas que no están casadas y hombres anglosajones de edad avanzada, aunque el incremento en los intentos de suicidio no está siguiendo los patrones habituales.

“Lo que estamos viendo en este punto son más factores de riesgo. Son jóvenes, personas de más edad, mujeres y hombres y personas casadas, solteros, personas divorciadas”, comentó Delgado. “Durante este tiempo de pandemia hemos detectado un incremento generalizado”.

Delgado también señaló que ha detectado un incremento de métodos más letales en los intentos de suicidio, tales como disparos de arma de fuego o químicos cáusticos, en los últimos meses.

También está preocupado por el incremento en la venta de armas.

“Uno puede intentar suicidarse de muchas maneras, pero el tener acceso a un arma de fuego puede ser más letal”, dijo Delgado.

Mayor ansiedad y depresión

Señaló que recientes estudios han encontrado que la pandemia ha creado una “tormenta perfecta” debido a los factores de estrés que han dado lugar a un incremento en la ansiedad y depresión.

“Podemos contar cientos y probablemente miles de personas que han perdido sus empleos y ése es un factor importante debido a que la gente siente que es una carga o cree que no hay esperanza”, aseguró Delgado. “Eso ha pasado una factura significativa en el estado de ánimo y bienestar de la gente”.

Agregó que además del estrés económico, la sensación de aislamiento y pérdida de la conexión humana debido a la distancia social puede exacerbar el nivel de riesgo que tiene una persona de desarrollar pensamientos suicidas.

De acuerdo a un sondeo realizado en junio por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC por sus siglas en inglés, los adultos más jóvenes, minorías, trabajadores esenciales y adultos que no reciben un sueldo por cuidar a otros reportaron una elevada condición mental adversa asociada con el Covid-19, incluyendo síntomas del desorden de ansiedad y depresión. El CDC reportó que esos grupos han experimentado resultados de salud mental desproporcionadamente peor, incremento en el uso de sustancias y un elevado pensamiento de suicidio.

Sarah Martin, jefa de la División de Niños y Adolescentes de Médicos de Texas Tech en El Paso, comentó que los intentos de suicidio en niños menores de 18 años no han cambiado mucho desde la pandemia.

Martin señaló que en los primeros meses de la pandemia, menos pacientes presentaron intentos de suicidio en el Hospital Infantil de El Paso.

“Un intento de suicidio significa que uno ha hecho algo para estar más cerca de morir, aunque el temor de morir de Covid tuvo el efecto de que menos personas acudieran a una Sala de Emergencia, especialmente en el primer mes”, comentó Martin. “Para el tercer mes todo pareció estar más cerca de lo acostumbrado”.

Muertes por suicidio 

bajan a la mitad

Martin comentó que la Oficina del Médico Forense del Condado de El Paso reportó dos muertes por suicidio en niños en los meses de marzo a junio, lo cual es comparable con el año pasado.

Noventa y cinco adultos de El Paso se suicidaron en el 2019. Martin comentó que El Paso ha tenido menos de la mitad de ese número de muertes por suicidio en este año.

Aunque dijo que no se sabe por qué ha habido un decremento durante la pandemia.

Delgado comentó que el descenso total en muertes por suicidio en este año podría ser atribuido al incremento de recursos de salud mental que han estado disponibles para la comunidad después del ataque terrorista del 3 de agosto del 2019, en donde fueron asesinadas 23 personas en el Walmart de Cielo Vista.

También mencionó que a pesar de los recursos adicionales, algunas personas aún tienen dificultad para tener acceso a los servicios de salud mental debido a un incremento en la carga de pacientes que tienen los psiquiatras, dando lugar a largas listas de espera. Muchas personas también han perdido su seguro médico después de haber sido despedidos de su trabajo debido a la pandemia.

“Hay muchas personas que tienen dificultad para tener acceso a los psiquiatras”, dijo Delgado.

Ayuda de salud

mental está disponible

La Red de Emergencia de Salud está proporcionando asesoría gratuita a través de la Línea Telefónica de Salud Mental contra el Covid-19 –(915) 779-1800– para los residentes de El Paso y el área de Midland y Odessa, que tienen preocupaciones emocionales relacionadas con la pandemia.

El programa está financiado a través de un subsidio otorgado por la Agencia Federal de Manejo de Emergencias y los Servicios de Salud y Humanos de Texas.

Gomecindo López, director del Centro de Recuperación Comunitario y asesor profesional con licencia de la Red de Emergencia de Salud, supervisa el programa de asesoría de la crisis.

López comentó que el programa ofrece servicios de asesoría gratuita y anónima para cualquiera que lo necesite. Hasta ahora, el programa ha ayudado a unas 200 personas con servicios de asesoría. López comentó que la frecuencia de las sesiones varía y está basada en las necesidades individuales.

“Realmente están diseñadas para ayudar a lidiar con las desafiantes emociones que estos tiempos han provocado”, dijo López.

Tara Blunk, encargada del programa de servicios de emergencia y crisis de la Red de Emergencia de Salud, comentó que la línea telefónica y programa también están diseñados para disminuir los posibles intentos de suicidio y proporcionar habilidades y recursos para enfrentarlos.

Durante los meses de abril a agosto, la línea telefónica para atender crisis recibió mil 187 llamadas. Durante los cinco meses antes de la pandemia, la línea telefónica respondió a 913 llamadas de crisis.

La Red de Emergencia también recibió 11 mil 462 llamadas solicitando información y casos de abril a agosto.

Dijo que esperan ayudar a la gente antes de que intenten suicidarse, la Red de Emergencia desplegó su Equipo Móvil de Contacto de Crisis para atender 777 llamadas de abril a agosto y para realizar 36 rescates de emergencia.

Blunk dijo que el rescate de emergencia significa que la persona empezó un intento de suicidio o que el especialista en crisis no considera que la situación pueda disminuir a través de la llamada telefónica. Agregó que otros despliegues se relacionan con personas en donde hubo una crisis de salud mental y las personas podrían dañarse a sí mismas o a otras inadvertidamente.

Cinco meses antes de la emergencia del Covid-19, se desplegó el equipo de contacto para 918 llamadas y 36 rescates de emergencia y respondió 8 mil 229 llamadas para solicitar información y casos.

“Nuestro objetivo es llevarles algún tipo de servicio antes de que escale y se convierta en un intento”, dijo Blunk.

Los especialistas que responden las llamadas están entrenados para hacer esa conexión, obtener información y empezar el proceso de asesoría y terapia para ayudarlos a sentirse involucrados con otro ser humano.

“Yo creo que con esta pandemia, realmente ha sido un problema para muchas personas que se sienten desconectadas y no sólo se sienten solas con preocupaciones de salud mental y del trabajo, sino una preocupación potencial acerca de cómo van a pagar los servicios o sus alimentos”, dijo Blunk.

También agregó que la Red de Emergencia, además de responder las llamadas locales, también responde llamadas de la Línea Nacional de Vida para la Prevención del Suicidio.

Agregó que ha habido 908 llamadas a la línea nacional de emergencia de la región de El Paso, de abril a agosto, comparada con 356 del período anterior de cinco meses.

Blunk comentó que es importante que la gente entienda que si llaman a la línea telefónica de crisis, o a la Línea Nacional para la Prevención del Suicidio y conversan con alguien, van a darse cuenta que hay recursos disponibles.

Es correcto hablar 

acerca del tema

Delgado comentó que las familias que están preocupadas por la salud mental de un ser querido durante la pandemia no deberían tener miedo de preguntarles directamente si están teniendo pensamientos de suicidio.

“Es peor eliminar el tema y ocultarlo que hablar abiertamente sin tratar de juzgar e intentar descifrar si hay algo que podamos hacer acerca de eso”, dijo Delgado.

Señaló que muchas personas evitan el tema del suicidio debido a una mala concepción de que puede provocar que haya más probabilidades que una persona intente suicidarse.

Martin comentó que preguntarle a una persona si es suicida disminuye la posibilidad de que vayan a querer hacerlo.

Las señales de alerta de que un ser querido podría estar en riesgo de desarrollar ideas suicidas, incluye ser retraído socialmente, evitar las llamadas telefónicas o la interacción social y no disfrutar de las cosas que usualmente les gustaban.

Martin comentó que si alguien está preocupado de que un ser querido vaya a intentar suicidarse, también pueden llamar a las líneas telefónicas de crisis.

“Usted no tiene que ser la persona que piensa suicidarse para llamar a la línea de crisis, ya que puede ser la persona que desea ayudar”, dijo Martin.

Delgado comentó que la pandemia ha sido difícil para todos.

“Es normal que todos tengamos esa sensación –es normal– pero si se convierte en algo inquebrantable o inmanejable definitivamente necesita recibir ayuda”.

Pida ayuda

La Línea de Apoyo a la Salud Mental contra el Covid-19 de la Red de Emergencia de Salud es el (915) 779-1800.

La Línea Nacional de Prevención de Suicidios es (800) 273-8255.

FRASES

“Nuestro objetivo es llevarles algún tipo de servicio antes de que escale y se convierta en un intento”

Tara Blunk, 

encargada del programa de servicios de emergencia y crisis de la Red de Emergencia de Salud

“Usted no tiene que ser la persona que piensa suicidarse para llamar a la línea de crisis, puede ser la persona que desea ayudar”

Sarah Martin, 

jefa de la División de Niños y Adolescentes de Médicos de Texas Tech en El Paso