Preocupa a residentes invasión de homeless

Personas en situación de pobreza tienen derecho a vivir en calles, a menos de que comenta algún delito, afirman autoridades

Jaime Torres / El Diario de El Paso
martes, 03 diciembre 2019 | 06:00
|

Vecinos de un sector del área Sur El Paso, asentados entre las calles Noble (entre Magoffin y Myrtle) exigieron a las autoridades su atención ante la ‘invasión’ de que han sido objeto en sus viviendas por parte de indigentes que acuden a solicitar ayuda al Centro de Oportunidades para Personas sin Hogar (OP).
De acuerdo con los residentes, en los últimos meses han sufrido por la presencia de los menesterosos que han convertido las banquetas contiguas a sus casas en áreas de descanso violentando su privacidad.
“Ya no podemos salir de nuestras casas con confianza porque tenemos a estos hombres todo el día aquí y la verdad me da miedo”, dijo una de las vecinas que prefirió mantenerse en el anonimato.
A decir de los padres de familia los vagabundos inspiran temor en el vecindario porque en ocasiones actúan de manera violenta contra ellos sin motivo alguno.
“Aquí escuchamos y vemos de todo: peleas, gente drogándose, tomado licor e incluso parejas cometiendo actos inmorales”, comentó otro de los residentes tras denunciar el espectáculo urbano que se registra a diario en ese sector.
Aunque ya han denunciado la irregularidad ante las autoridades policiacas no han recibido respuesta a pesar del peligro que les representa en su seguridad.
Los habitantes denunciaron que a diario decenas de personas, tanto hombres  como mujeres, deambulan y se asientan en los alrededores de sus casas.
Para ellos su presencia es nociva y de mal ejemplo, en especial para los niños que tienen que permanecer encerrados en casa para no ver los desfiguros que protagonizan en las calles.
“Hemos estado lidiando con ellos durante un tiempo pero ya es insoportable y estamos considerando mudarnos de casa”, dijo otro de los huéspedes de una de las casas invadidas.
Es común ver la acumulación de basura, ropa y otros objetos en los alrededores resultando difícil mantener limpia el área, aseguran los afectados.
Para Manuel Sánchez Varela, propietario de un par de viviendas, ubicadas sobre la calle Noble, el problema se ha agudizado al grado que sus inquilinos le han externado la decisión de rescindir el contrato ante la inseguridad y molestias que sufren por parte de los invasores.  
“La verdad es que necesitamos ayuda y una respuesta de nuestras autoridades porque esto es insoportable”, señaló tras afirmar que el auxilio solicitado a la Policía no ha tenido éxito.
Añadió que en su desesperación ha hablado a la Policía pero la respuesta ha sido negativa ya que mientras no haya denuncias de peleas, lesiones o alteraciones al orden público no es necesario actuar.
“Se supone que el llamado es un acto de prevención o esperan que pase algo grave para actuar”, dijo el arrendatario quien a su vez pidió el auxilio a la Representante de la Ciudad Cissy Lizarraga, responsable del Distrito 8, el cual comprende ese sector ubicado en las inmediaciones del Segundo Barrio.
Los manifestantes expresaron que la invasión durante todo el día. Por las noches tienden sus cobijas para dormir mientras que otros escandalizan al estar ebrios, afirman.
Sánchez Varela pidió a las autoridades escuchar sus súplicas y darles una respuesta inmediata. “Creo que tenemos todo el derecho de pedir la ayuda puesto que como ciudadanos cumplidos pagamos nuestros impuestos anuales que suman 2 mil dólares”, imploró el quejoso.

Están en su derecho:
titular del refugio

Para John Martin, director adjunto del Centro de Oportunidad para Personas sin Hogar, las personas que optan por permanecer afuera de los albergues, en las zonas aledañas al refugio, tienen derecho de hacerlo, a menos de que cometa algún delito.
“La misión del Centro de Oportunidades es brindar apoyo a los necesitados, independientemente de su condición o si enfrentan desafíos de abuso de sustancias o enfermedades mentales”, dijo Martin a través de un comunicado por escrito.