PUBLICIDAD

El Paso

Practica Texas en Eagle Pass control estatal de la frontera

.

The New York Times

sábado, 30 marzo 2024 | 06:00

The New York Times | Elementos de la Guardia Nacional vigilan la frontera

PUBLICIDAD

Eagle Pass– En una franja de la frontera Sur, en Eagle Pass, Texas, el gobernador Greg Abbott ha estado poniendo a prueba los límites de la aplicación de las leyes de inmigración a nivel estatal.

Abbott ha ordenado a la Guardia Nacional de Texas y la Policía Estatal que agreguen nuevos cercos y alambre concertina y aprehendan a migrantes que cruzan el Río Grande desde México.

Esta área vio enormes oleadas de cruces de migrantes durante el año pasado, algunos días llegaron a miles de personas.

En enero, el Estado se apoderó del Parque Shelby, un espacio público municipal y lo declaró como propiedad privada para que cualquiera que entrara pudiera ser arrestado por invadir un lugar privado.

El Estado también impidió la entrada a los agentes de la Patrulla Fronteriza y les prohibió que patrullen en ese lugar.

Ahora, los migrantes que cruzan en esta sección de la frontera y usualmente buscan asilo en Estados Unidos, podrían enfrentar una política fronteriza que es básicamente aplicada por el Estado, que Abbott espera expandir a todo Texas.

Esa expansión casi ocurrió esta semana cuando una nueva ley de Texas entró en vigor brevemente antes de que fuera detenida por una Corte federal de Apelaciones. La ley autorizaba a la Policía Estatal y local a arrestar migrantes que ingresan al estado sin autorización.

La administración Biden ha dicho que esa ley podría trastocar la autoridad del Gobierno federal para establecer y aplicar la política fronteriza.

La política federal actual permite que los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza procesen y detengan a los migrantes que desean buscar asilo en Estados Unidos.

En muchos casos, la agencia puede admitirlos en el país y entregarles una notificación para que se presenten posteriormente ante la Corte, en donde un juez determinará si pueden quedarse.

Los migrantes que son atrapados en la frontera en algunas partes de Eagle Pass, sin embargo, incluyendo el Parque Shelby y áreas en donde los dueños han firmado acuerdos con el Estado, pueden ser arrestados y encarcelados por invadir una propiedad ajena, ya sea que busquen asilo o no.

El resultado para los migrantes arrestados de acuerdo a la nueva ley estatal, conocida como Propuesta 4 del Senado (SB4), podría ser similar, aunque esos arrestos podrían provocar eventualmente una orden de deportación de una Corte estatal.

La batalla en la Corte sobre la ley es sólo una de varias peleas legales entre Texas y la administración Biden, centrándose mayormente en Eagle Pass.

El verano pasado, el Departamento de Justicia demandó a Texas por una barrera que incluía boyas en medio del Río Grande, justo al Sur del Parque Shelby en Eagle Pass.

Vanita Gupta, ex procuradora general, dijo en un comunicado en ese momento que el Estado “desobedeció la ley federal” instalando la barrera, lo cual “genera preocupaciones humanitarias”.

Abarcando 1 mil pies, las boyas fueron instaladas en una sección del Río Grande que ha sido un punto común de cruce para los migrantes, la oficina de Abbott dijo que necesitaba luchar contra el incremento de cruces ilegales.

El alambre concertina ha estado sujeto a otra batalla legal. El Estado ha colocado el alambre a lo largo de ciertas secciones de la frontera, y las autoridades federales en repetidas ocasiones lo han cortado o movido antes que les prohibieran estar en ese lugar.

Una Corte federal de Apelaciones decidió el año pasado que los agentes de la Patrulla Fronteriza no pueden cortar ni mover el alambre a menos que haya una emergencia médica.

La Administración Biden le pidió a la Suprema Corte en enero que interviniera e hizo notar que el Estado había instalado más cercos y alambre concertina en un documento informativo enviado a la Corte después que el Estado tomó control del área.

Durante un recorrido por Eagle Pass durante este mes, el teniente Christopher Olivarez, portavoz del Departamento de Seguridad Pública del Estado, señaló que Texas también ha agregado el alambre con navajas, que es más filoso y más peligroso que el concertina, en algunos cercos.

El 22 de enero, la Corte Suprema levantó la orden que impidió a los oficiales de la Patrulla Fronteriza mover o remover el alambre concertina. Sin embargo, para ese momento, a los oficiales federales ya no les permitieron estar en ese lugar.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search