El Paso

Por la nariz y amarrados, alimentan a 9 huelguistas de hambre en EP

Detenido originario de la India, narra trato que les da ICE

Garance Burke/ Martha Mendoza
Associated Press
domingo, 03 febrero 2019 | 06:00

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) confirmó que ya hay nueve hombres ­­–después de que fueran sólo seis a comienzos de la semana– que están siendo alimentados a la fuerza en apego a una orden de la corte en un centro de detención en El Paso.

Uno de los huelguistas que se rehúsan a comer, un hombre de 22 años, originario de la India y quien llamó a la Associated Press el viernes, describió haber sido sacado a la fuerza de su celda tres veces al día y amarrado a una cama. Un grupo de personas lo alimentaron vertiendo un líquido por medio de tubos que fueron introducidos por su nariz.

El hombre, a quien la AP sólo identificó por su apellido, Singh, por seguridad hacia su familia, dejó de comer hace más de un mes. A mediados de enero, ICE obtuvo órdenes de la corte para iniciar la alimentación obligada y la hidratación no-consensual, por lo que desde hace semanas a los huelguistas les fueron insertados tubos nasales por la nariz y agujas intravenosas en sus brazos. 

La AP reportó por primera vez sobre la alimentación forzada el miércoles.

“Nos amarran a una cama para alimentarnos por la fuerza, y luego vierten una gran cantidad de líquido por los tubos, y la presión es inmensa, por lo que terminamos vomitando”, dijo Singh. “No podemos hablar bien, y no podemos respirar adecuadamente. No es un proceso sencillo, pero intentan alimentarnos  por nuestra nariz y gargantas”.

Por medio de un intérprete, Singh dijo que había perdido hasta 50 libras (23 kilogramos) desde que comenzó su huelga de hambre. Dijo que se rehusaba a comer en protesta por el trato injusto que él y otros detenidos originarios de Punjab han recibido de los guardias. Dijo también que se les había negado salir bajo fianza, mientras que a los detenidos de otros países son liberados.

En un comunicado, ICE dijo que respeta los derechos de todas las personas que quieren expresar sus opiniones sin interferencia alguna.

“ICE no toma represalias de manera alguna contra los huelguistas. ICE les ha explicado los efectos negativos hacia la salud por no comer a los detenidos. Por su salud y seguridad, ICE monitorea muy de cerca la comida y el agua que se les suministra a estos detenidos, quienes se encuentran en huelga de hambre”, según dijo la dependencia.

Los reportes de la AP sobre la alimentación forzada han llenado los encabezados a nivel internacional y han recibido respuestas de enojo por parte de legisladores y defensores de los derechos humanos.

Práctica inhumana

La representante federal, Verónica Escobar, una demócrata de El Paso, visitó a algunos de los hombres después de los reportes iniciales, tuiteando después que la situación de los detenidos es “inaceptable”.

El Paso y nuestro país son mejores que esto”, dijo.

Human Rights Watch publicó un comunicado el viernes describiendo la alimentación forzada como “cruel, inhumana y degradante”.

Las huelgas de hambre entre los inmigrantes detenidos son muy inusuales, y las órdenes de la corte que autorizan la alimentación forzada, son muy poco comunes, según dijo un oficial de ICE, señalando que una vez que la alimentación forzada es aprobada, los detenidos que en el pasado han impuesto huelgas de hambre pronto abandonan sus protestas. El oficial habló bajo condición de anonimato debido a que no estaba autorizado para hablar del asunto de manera pública.

Aunque la dependencia no mantiene estadísticas de esto, abogados, defensores y miembros del personal de ICE con los que la AP ha hablado no recordaron una situación en un centro de detención inmigratorio en el que las cosas hayan llegado a esto.

Los detenidos, sus abogados y defensores han dicho que hasta 30 hombres han estado en huelga de hambre por el transcurso del mes pasado. De acuerdo con ICE, 10 detenidos de la India y Nicaragua que se encuentran bajo custodia en el centro de detención en El Paso han rechazado nueve meriendas consecutivas —justo el punto de referencia que la dependencia toma a consideración cuando se trata de una huelga de hambre.

También protestan cubanos

La semana pasada, la AP se enteró sobre unos inmigrantes cubanos en el centro de detención que también se rehusaban a comer.

Otros cuatro detenidos están en huelga de hambre en las áreas bajo responsabilidad de la dependencia en Miami, Phoenix, San Diego y San Francisco, según dijo la vocera de la dependencia Leticia Zamarripa. Zamarripa no dijo si estos detenidos están siendo alimentados de manera obligada.

Singh dijo que vino a Estados Unidos en agosto del año pasado junto con su primo, buscando escapar de la violencia en su estado natal de Punjab en India. Los archivos de la corte muestran que fue arrestado por entrar de manera ilegal a Estados Unidos cerca de El Paso y se declaró culpable de un delito menor. Su tío, Amrit Singh, dijo que su solicitud de asilo político le había sido negada.

Práctica dolorosa

Un voluntario que visitó el centro dijo que los hombres habían pedido almohadas para levantar sus cabezas cuando la nutrición líquida les era administrada por su nariz debido que en veces el material se regresa y les ocasiona dolor.

Nathan Craig, un voluntario del grupo no lucrativo Advocate Visitors with Inmigrants in Detention, dijo a la AP que uno de los hombres con el que habló tiene una condición en la tiroides y no ha recibido su medicamento.

“Los dos hombres con los que hablé personalmente tienen problemas para caminar, se encuentran débiles y están recibiendo líquidos por vía intravenosa, alrededor de unas tres veces al día”, según dijo Craig después de su visita.

Singh dijo que ellos no están recibiendo la ayuda que solicitaron.

Les seguimos pidiendo todos los días que nos proporcionen almohadas, pero no nos las han dado”, dijo Singh. “No nos dan sillas de ruedas, a pesar del hecho de que estamos muy débiles. Nos arrastran jalándonos de los pies”.

 Rechazo a nivel mundial

La alimentación forzada de los detenidos por medio de tubos nasales en la Bahía de Guantánamo amasó un rechazo internacional. Las huelgas de hambre comenzaron al poco tiempo después de que la prisión militar fuera abierta en el 2002, con la alimentación forzada siendo implementada a comienzos del 2006 después de masivas huelgas de hambre por parte de los reos. También ha habido casos de alto perfil en una prisión federal de alta seguridad. 

La Cruz Roja Internacional, la Asociación Médica Americana y la Asociación Médica Mundial condenan la alimentación forzada de los huelguistas, catalogándola como una práctica inmoral.