El Paso

Por fin: ya no vierten aguas negras al río

Planta tratadora opera al cien por ciento, tras reparación de colectores que inició en agosto

Ivanna Leos/El Diario de El Paso

miércoles, 12 enero 2022 | 06:00

Desde agosto, las aguas residuales de dos tuberías rotas en el lado Oeste de El Paso han causado malos olores en el área frustrando a los lugareños. Sin embargo, la empresa pública El Paso Water (EPW) anunció el martes que ya ha parado de desviar esta agua al Rio Grande –conocido como Bravo del lado mexicano– y la planta tratadora ha comenzado a limpiarla. 

Gilbert Trejo, director de operaciones interino de producción y tratamiento de EPW dijo que desde el lunes 10 de enero, se completó el paso final para reparar el sistema de alcantarillado del lado oeste: operar completamente la instalación de recuperación John T. Hickerson.

Antes del lunes, la Instalación de Hickerson estaba trabajando a capacidad parcial, recolectando alrededor de 4 millones de galones por día. Una instalación de recuperación es donde las aguas residuales se recolectan y se tratan nuevamente para convertirlas en agua corriente limpia y segura.

“Hoy la planta de tratamiento de aguas residuales ya está en operación, ya esta limpiando el agua residual que se estaba descargando al rio. Ahora ya toda el agua se está entregando aquí a la planta y se esta tratando y regresando al rio, pero ya limpia”, dijo Trejo.

“En diciembre se terminó la tubería nueva y a está trabajando. Ya el flujo del lado oeste, los 10 millones de galones de agua por día se están trayendo a la planta de tratamiento y ya la planta también está trabajando para limpiar el agua”, añadió. 

Trejo dijo que, de agosto a diciembre, el contratista “trabajo más rápido debido a la emergencia”. 

“El proyecto no estaba planeado hasta que estuviera completo hasta marzo del 2022, pero como fue una emergencia se agilizo” comento.

Agregó que los malos olores continuaran en un lapso de cuatro a seis semanas, tiempo en que tarda en “mezclarse” con otros flujos y salir limpia de la planta.

“Esperamos que los olores se vayan del rio. Estamos hablando de 25 millas hasta Socorro. Van a seguir por unas semanas, pero como ya no hay nuevo descargas de aguas, los otros flujos de agua van a ayudar con la reducción de los olores”, explico. 

“De cuatro a seis semanas, esperamos. Y esto también depende mucho si llueve o si nieva. Si hay una buena lluvia que llega al rio va a ayudar bastante con los olores”, añadió. 

El director preciso que lo que causa los olores son las bacterias y microorganismos provenientes de los residuos en el agua.

“Lo bueno es que el agua de el paso no tiene muchos químicos. El Paso no es una ciudad con micha industria que causa descargos de químicos, ni tóxicos. Es agua residual de agua y negocios”, señaló. 

Aunque el funcionamiento de las tuberías y la planta tratadora representa un impacto positivo en la comunidad, aún queda trabajo que hacer para EPW.

“Estamos enfocados en terminar el proyecto. Ahora es reponer las calles y los pavimentos que se destruyeron para poner la tubería nueva”, dijo Trejo.

“La siguiente etapa es seguir reemplazando la tubería de 5 millas; vamos a terminar de instalarla en este año, esperamos que para el fin de este año. Una tercera etapa es la limpieza del rio y la limpieza de los estanques que tuvieron en contacto con las aguas residuales. También los estudios y los danos que causo al sistema de agua. 

Trejo precisó que el costo de las tuberías nuevas de la primera etapa fue de 20 millones de dólares. Para segunda etapa se esperan otros 15 millones para continuar con el reemplazo de tubería de 36 pulgadas. 

close
search