PUBLICIDAD

El Paso

Por fin, concluye Biden ‘Permanecer en México’

Suspende EU envío de solicitantes de asilo a esperar fuera del país su cita con jueces migratorios

Jaime Torres/El Diario de El Paso

miércoles, 10 agosto 2022 | 06:00

The New York Times | El programa también conocido como Protocolos de Protección al Migrante (MPP) comenzó a operar en la administración de Trump

PUBLICIDAD

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) puso fin a una política de la era Trump que obligaba a los solicitantes de asilo a esperar en México para audiencias en cortes de inmigración de Estados Unidos. 

El levantamiento de la política –conocida como “Permanecer en México”– había estado en duda desde que la Corte Suprema dictaminó el 30 de junio que la administración Biden podrían abolirla.

PUBLICIDAD

No obstante, funcionarios de DHS mantuvieron cautela y esperaron a que la Corte certificara el fallo y que un juez designado por Trump, Matthew Kacsmaryk en Amarillo, Texas, levantara su orden judicial. 

“¡Por fin terminó la pesadilla!, afirmó complacido y categórico Carlos Marentes, líder de la organización de Trabajadores Agrícolas Fronterizos, al conocer el anuncio de DHS.

Tan sólo en el Sector El Paso de la Patrulla Fronteriza, más de 18 mil personas se inscribieron en el programa y regresaron a Juárez, la mayoría en los años fiscales 2019 y 2020, según datos recopilados por Transactional Records Access Clearinghouse en la Universidad de Syracuse.

Con la promulgación del presidente Joe Biden ahora los migrantes y sus familias solicitantes de asilo podrán ingresar al país y esperar su audiencia en territorio norteamericano.

El programa se desmantelará de “manera rápida y ordenada”, dio a conocer DHS en un comunicado de prensa. No se inscribirán más personas y las que comparezcan en la Corte no serán devueltas a México cuando se presenten en Estados Unidos para sus próximas audiencias.

La política “tiene fallas endémicas, impone costos humanos injustificables y quita recursos y personal de otros esfuerzos prioritarios para asegurar nuestra frontera”, dijo el departamento.

La noticia, que causó beneplácito entre la comunidad migrante y líderes promotores de los derechos civiles y humanos de las personas, ahora enfrenta retos para el Gobierno y las propias organizaciones dedicadas a atender a los refugiados y sus familias.

“Con el cierre de refugios por la falta de recursos y personal, ahora enfrentamos desafíos pero las organizaciones tienen la experiencia y van a encontrar solución para proteger a estas personas de las inclemencias del clima y los peligros que hay en la calle”, expresó Marentes al apuntar que es triste reconocer que se cierren refugios por falta de recursos y aún más por falta de voluntarios.

“Pienso que finalmente se reconoce que todos estos aplicantes tienen que tener un proceso justo, independientemente de la opinión que tengan las autoridades en su petición social”, indicó el activista paseño al tiempo que albergó la esperanza de que las cortes den celeridad a las peticiones de asilo debido a la lentitud que existe y ha existido en los procesos.

No obstante quedan muchas preguntas, incluso si aquellos cuyos reclamos han sido denegados o desestimados tendrán una segunda oportunidad o si aquellos cuyas próximas fechas en la Corte están a meses de distancia podrán regresar a los Estados Unidos antes. Seguridad Nacional dijo que proporcionará información adicional en los próximos días.

De acuerdo a las autoridades, cerca de 70 mil migrantes estuvieron sujetos a la política, conocida oficialmente como “Protocolos de Protección de Migrantes” (MPP), desde que el presidente Donald Trump la introdujo en enero de 2019 hasta que el presidente Joe Biden la suspendió en su primer día en el cargo en enero de 2021, cumpliendo una promesa de campaña. 

A muchos se les permitió regresar a los Estados Unidos para continuar con sus casos durante los primeros meses de la presidencia de Biden.

Según la estadística, casi 5 mil 800 personas estuvieron sujetas a la política de diciembre a junio, un número modesto. Los nicaragüenses representan el mayor número, con otros de Cuba, Colombia y Venezuela.

Detractores del ex presidente denunciaron que Trump hizo de la política una pieza central de la vigilancia fronteriza, que los críticos dijeron que era inhumana por exponer a los migrantes a la violencia extrema en México y dificultar mucho el acceso a abogados.

Para Carlos Marentes el revés a la política trumpista se dio gracias al movimiento y presión de los grupos de activistas que desde un inicio condenaron la iniciativa que coartaba el derecho de los migrantes.

“Solamente hay una contradicción mientras se empieza a ver un poco de posibilidades de apertura para los solicitantes: seguimos teniendo al gobernador Greg Abbott empeñado con su campaña antiinmigrante, incluso más radical que Trump… hay una batalla qué continuar”, declaró al condenar las acciones del mandatario al llevar a los migrantes en camiones a la capital del país.

En su mensaje se pronunció para que se mejore la situación de los refugiados y que las autoridades les otorguen un permiso para que puedan subsistir… “una vez que alguien somete una solicitud está bajo discreción de las autoridades dar un permiso de trabajo mientras dura su caso”. 

Agregó que muchos de los solicitantes padecen una angustia severa debido a que no saben qué va  pasar con sus casos, si finalmente serán aceptados o serán deportados. Esa angustia en las familias debe ser comprendida con un poco de compasión por parte de las autoridades migratorias, apuntó.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search