Por falta de espacio, envían a migrantes a NM

-

Associated Press
miércoles, 13 marzo 2019 | 06:00
Cortesía

Albuquerque, NM— Cerca de 300 inmigrantes están siendo atendidos en Albuquerque, Nuevo México, después de ser liberados de la custodia federal en El Paso, Texas.

Las organizaciones sin fines de lucro en El Paso que han alojado a solicitantes de asilo se están quedando sin espacio, lo que obligó a hombres, mujeres y niños a ser transportados en autobús el domingo a Albuquerque después de ser liberados de la agencia de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos.

“Cada uno tiene un patrocinador en los Estados Unidos, y el patrocinador paga por su viaje”, dijo el Director de Comunicaciones de Albuquerque, Matt Ross. “Eso es lo que está sucediendo ahora. Están llegando a Albuquerque, donde se quedan por un corto tiempo, un día, una noche, un par de días, mientras que su patrocinador, donde sea que esté esa persona, se encarga del transporte”.

Los inmigrantes se alojan en hoteles mientras son procesados para ser enviados a todo el país para quedarse con sus familias o patrocinadores mientras esperan las audiencias formales, dijo Ross.

La Casa de Anunciación en El Paso llamó el domingo por la mañana para decir que no tenía espacio para 300 migrantes y que serían enviados a Albuquerque en su lugar, dijo el padre Vincent Chávez, de la iglesia católica Santa Teresa del Niño Jesús.

El grupo se hospeda en un par de hoteles de la ciudad. Pero Chávez dijo que están manteniendo los lugares privados para protegerse contra los manifestantes anti-inmigrantes.

“Los inmigrantes, que son de Guatemala, Honduras y El Salvador, se entregaron en la frontera y están solicitando asilo oficialmente”, dijo Ross.

“Los vemos como personas que huyen de la extorsión, la violencia, las razones económicas y que desean esperanza y un futuro”, dijo Chávez.