El Paso

Por contagios, escasean ahora los maestros

Enfrentan distritos escolares de El Paso retos para cubrir incapacidades de docentes

Molly Smith/El Paso Matters

viernes, 14 enero 2022 | 06:00

Cortesía

Sam Ingram tuvo a alguien inesperado enseñando su clase de Matemáticas de sexto grado la semana pasada: el subdirector de la escuela secundaria Morehead estaba reemplazando al maestro ausente.

Las escuelas de El Paso tienen pocos maestros y sustitutos, ya que el aumento de las infecciones de Covid-19, impulsadas por la variante ómicron altamente contagiosa, ha provocado más ausencias del personal de lo habitual.

El Distrito Escolar Independiente de El Paso (EPISD) reportó 806 ausencias de empleados, casi el 10 por ciento del personal total, el 4 de enero, el primer día de clases después de las vacaciones de invierno. De ellos, 338 eran maestros, un número mayor al habitual, dijo el vocero Gustavo Reveles. EPISD tiene un total de 8 mil 300 empleados.

Aunque el aumento de maestros enfermos ha creado desafíos de personal, durante un año escolar en el que ya era difícil encontrar sustitutos, EPISD no corre el riesgo de tener que cancelar las clases debido a la escasez de personal, dijo Reveles. Un puñado de distritos rurales del Norte de Texas están cancelando clases por este motivo, al igual que Marfa ISD en el Oeste de Texas.

“Hemos pedido a los padres que sean pacientes mientras lo enfrentamos”, dijo Reveles. “Estamos siendo creativos para llenar los vacíos”.

El distrito más grande de El Paso está mandando empleados de la oficina central con certificación de maestros a las aulas y ha combinado algunas clases, dijo.

Aun así, la situación no es ideal.

“Mis compañeros de clase y yo no aprendemos tanto como cuando estamos con nuestro maestro, y definitivamente es más disruptivo porque muchos piensan que simplemente pueden jugar cuando hay un sustituto”, dijo Ingram. “Nuestro maestro tiene una mejor manera de enseñar que muchos de los suplentes”.

Y las interrupciones no se han limitado al salón de clases. La ruta regular de autobús de Ingram se combinó con otra ruta debido a la escasez de conductores, lo que resultó en que el estudiante de sexto grado llegara a casa de la escuela 40 minutos más tarde de lo habitual.

Los otros distritos grandes de El Paso también están luchando con aproximadamente el 10 por ciento del personal enfermo. Socorro ISD tuvo 784 ausencias del personal de un total de 7,113 empleados el 5 de enero, el primer día de clases. Ese mismo día, Ysleta ISD tuvo 776 empleados ausentes de 6 mil 825 empleados de tiempo completo.

Los tres distritos proporcionaron pocas o ninguna cifra de ausencia de empleados para esta semana o desde el otoño como comparación, pero todos dijeron que las cifras actuales de personal enfermo son más altas de lo habitual. SISD y YISD no tuvieron a alguien disponible para una entrevista.

Cerrar una escuela es un último recurso absoluto, dijo Reveles.

“Creemos firmemente que las escuelas siguen siendo uno de los lugares más seguros para los estudiantes”, dijo. “Nuestra superintendente (Diana Sayavedra) ha expresado claramente su creencia de que las escuelas brindan no sólo servicios educativos a las familias, sino también servicios nutricionales, emocionales y muchos otros servicios sociales. Cerrar una escuela puede tener un impacto muy negativo en la comunidad”.

Los distritos de Texas no pueden mover temporalmente a todos los estudiantes a instrucción remota, una opción disponible para ellos al comienzo de la pandemia. La Legislatura de Texas sólo aprobó el aprendizaje remoto para hasta el 10 por ciento de los estudiantes de un distrito, y los distritos deben permanecer abiertos para la instrucción en persona para recibir fondos estatales completos.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió órdenes ejecutivas que prohíben que los distritos exijan que el personal y los estudiantes usen máscaras o se vacunen. Algunos distritos han ignorado su prohibición obligatoria de máscaras, pero los distritos del área de El Paso sólo están “alentando encarecidamente” a sus estudiantes, maestros y personal a usar máscaras en el campus.

Ingram, que usa una máscara en la escuela, estimó que entre un cuarto y la mitad de sus compañeros de clase de Morehead hacen lo mismo. “Mucha gente todavía no usa máscaras, incluso las personas que ya han contraído Covid antes”, dijo sobre el campus de la escuela secundaria en el Oeste de El Paso.

EPISD ha visto una caída en la tasa de asistencia de los estudiantes desde que se reanudaron las clases este mes. Una buena tasa de asistencia suele ser de los medios noventas, dijo Reveles. En el primer día de regreso, fue del 87 por ciento.

La tasa de asistencia de SISD fue del 81 por ciento el 7 de enero y un poco menos del 83 por ciento este miércoles, con más de 8 mil estudiantes ausentes.

Los distritos están presionando para que los estudiantes se vacunen y han organizado clínicas de vacunación en las instalaciones de sus escuelas.

La vacuna contra Covid-19 ha estado disponible para niños de 5 años en adelante desde principios de noviembre. La Ciudad de El Paso y las farmacias del área ahora están administrando el refuerzo de la vacuna a niños de 12 a 15 años luego de la aprobación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) la semana pasada.

“La inmunización es una de las cosas más importantes que los padres pueden hacer para proteger la salud de sus hijos”, dijo el doctor Héctor Ocaranza, quien es pediatra además de desempeñarse como autoridad de Salud de El Paso.

Sólo el 26 por ciento de los niños del Condado de El Paso de 5 a 11 años están completamente vacunados, lo que significa que han recibido dos dosis de la vacuna, según datos estatales.

La vacunación completa más una inyección de refuerzo proporciona una fuerte protección contra la infección por la variante ómicron. Aunque las personas vacunadas aún pueden infectarse, la vacuna reduce en gran medida la posibilidad de una enfermedad grave.

En un esfuerzo por reducir la transmisión en el campus, los distritos instan al personal y a los estudiantes a quedarse en casa si se sienten enfermos o presentan síntomas potenciales.

“Tenemos que asegurarnos de no crear entornos inseguros en la escuela”, dijo Reveles. “Por lo tanto, mantener a su hijo en casa si se siente enfermo es una prioridad para nosotros”.

close
search