El Paso

Pone Nuevo México ejemplo en vacunas

Pese a nivel de pobreza, lidera a nivel nacional en inmunizaciones

Cortesía

Simón Romero / The New York Times

jueves, 22 abril 2021 | 06:00

Albuquerque– A pesar de tener una de las tasas de pobreza más altas del país, Nuevo México está superando a los estados con muchos más recursos en la carrera por lograr la inmunidad colectiva contra el coronavirus.

Después de que Nuevo México puso en marcha una de las campañas de vacunas más eficientes en Estados Unidos, más del 57 por ciento de su población adulta ha recibido al menos una dosis de la vacuna, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). New Hampshire es el único estado con una tasa de vacunación más alta. Casi el 38 por ciento de los adultos de Nuevo México están completamente vacunados, más que cualquier otro estado.

La hazaña está brindando cierto alivio en un estado donde los residentes hispanos y nativos americanos, grupos que han estado entre los más afectados por el coronavirus, representan en conjunto el 60 por ciento de la población. Al entrar en la pandemia con escasez de recursos financieros en comparación con los estados más ricos, y vulnerabilidades como tener menos camas de hospital per cápita que casi todos los demás estados, las autoridades de Nuevo México vieron la vacuna como su arma más poderosa para evitar una situación aún más desgarradora.

“Fue muy importante para nosotros hacerlo bien porque somos un lugar con recursos limitados”, dijo la doctora Meghan Brett, epidemióloga del Hospital de la Universidad de Nuevo México.

Los expertos en enfermedades infecciosas atribuyen el éxito de la vacuna de Nuevo México a una combinación de experiencia tecnológica propia, cooperación entre agencias estatales y locales y un enfoque de los funcionarios electos en la lucha contra el virus.

Desde que las vacunas comenzaron a implementarse en diciembre, los nuevos casos del coronavirus en Nuevo México se han desplomado de casi 2 mil a menos de 200 por día. Las muertes se han reducido de un promedio de 35 a menos de cinco por día. En los hogares de ancianos y las instalaciones de atención asistida del estado, el número promedio de muertes por día ha disminuido de 10 a menos de uno.

La gobernadora Michelle Lujan Grisham, demócrata y exsecretaria de Salud estatal, marcó el tono de la respuesta a la pandemia de Nuevo México durante el año pasado al adoptar importantes medidas de distanciamiento social desde el inicio de la crisis, a pesar de la feroz oposición de los críticos. Muchas de esas restricciones, como los mandatos de cubrebocas, permanecen vigentes.

Las encuestas de opinión han mostrado un amplio apoyo a las acciones de la gobernadora. Las protestas contra sus políticas no han sido tan polémicas como las de otros estados, aunque se han convertido en una característica recurrente de la política de Nuevo México durante el año pasado. Es común pasar frente a los escaparates de las tiendas en algunas partes del estado con carteles que proclaman “No a MLG” (Michelle Lujan Grisham).

“Ha hecho un muy buen trabajo en el manejo de su óptica, y eso es lo que hacen los políticos en estos días”, dijo Matt Simonds, fundador de una destilería y cervecería de Albuquerque que cerró después de que se introdujeron restricciones de distanciamiento social, lo que costó el trabajo a 11 personas. Simonds dijo que culpó a Lujan Grisham y su administración por políticas que han afectado su bienestar.

“Aumenté 14 kilos en el último año debido al estrés alimenticio; mi presión arterial y el colesterol no están donde deberían estar y psicológicamente no estoy en un buen lugar”, dijo Simonds.

Lujan Grisham ha dicho que no tenía más remedio que actuar de manera agresiva contra el virus, citando vulnerabilidades como el rápido envejecimiento de la población de Nuevo México, la escasez de camas de hospital y la gran cantidad de residentes con afecciones médicas subyacentes, como enfermedades hepáticas crónicas.

“Las disparidades de salud fundamentales de Nuevo México nos obligan a pensar de manera diferente a otros estados con respecto a la respuesta a una pandemia”, dijo Lujan Grisham en un comunicado. “Creo plenamente que Nuevo México puede ser el primer estado en alcanzar la inmunidad colectiva y ser el primero en comenzar a operar en la nueva ‘normalidad’ pospandémica de una manera correcta y segura”.

Al diseñar su plan de distribución de vacunas hace muchos meses, el Departamento de Salud también recurrió a Real Time Solutions, una pequeña empresa de software en Albuquerque. Mientras que otros estados adoptaron enfoques de registro por etapas, lo que resultó en campañas caóticas, Real Time estableció un portal de vacunas centralizado para que todos los residentes se inscribieran para recibir vacunas.

Persisten grandes desafíos durante una pandemia, incluida la amenaza de nuevas variantes y disparidades en la aceptación de la vacuna en algunas comunidades. Según el Departamento de Salud, los hispanos y afroamericanos en Nuevo México siguen siendo menos propensos a recibir la vacuna que los anglos, como se conoce a los blancos no hispanos en el estado.

Pero los nativos americanos en Nuevo México, que han sufrido algunos de los brotes rurales más severos durante la pandemia, están recibiendo la vacuna casi al mismo ritmo que los blancos en el estado. En algunos casos, las naciones tribales han hecho un trabajo tan minucioso de vacunar a sus propios ciudadanos que han comenzado a administrar dosis a personas de las comunidades vecinas, proporcionando otro impulso a la tasa general de vacunación de Nuevo México.

Los expertos en salud dicen que entre el 70 y el 90 por ciento de las personas de una sociedad deben vacunarse para alcanzar la inmunidad colectiva, una situación en la que la mayoría de la población es inmune a una enfermedad infecciosa, lo que brinda protección indirecta a quienes no son inmunes. Con menos del 40 por ciento de sus residentes completamente vacunados, Nuevo México todavía tiene un largo camino por recorrer para llegar a ese punto.

A medida que continúan las vacunas (el estado recientemente hizo elegible a cualquier persona de 16 años o más), los epidemiólogos de Nuevo México están debatiendo si se podría lograr alguna forma de inmunidad colectiva en el estado en los próximos meses, y cómo podría verse.

“Todavía es muy pronto para saber cuándo podría ocurrir la inmunidad colectiva en el estado”, dijo Sara del Valle, epidemióloga matemática del Laboratorio Nacional de Los Alamos, que forma parte de un equipo que se reúne semanalmente con el departamento de salud del estado.

Del Valle dijo estar impresionada por la forma en que los funcionarios de salud pública se tomaron las recomendaciones del equipo “muy en serio”, sin embargo, citó desafíos futuros como las disparidades en la aceptación de vacunas en partes del estado.

Pero, al comparar la lucha contra el Covid-19 con la batalla para erradicar la viruela, Del Valle dijo que “las islas de inmunidad colectiva” en Nuevo México podrían comenzar a emerger en lugares con tasas de vacunación excepcionalmente altas, acompañadas de “islas de brotes” en áreas donde las autoridades podrían actuar rápidamente para evitar que el virus se propague.

Algunas de las discrepancias reflejan las fisuras políticas y culturales del estado. Las tasas de vacunación son mucho más altas en algunas partes del estado fuertemente demócratas que en los bastiones conservadores, como el sureste de Nuevo México, rico en petróleo y que se inclina por los republicanos.