¿Podría tiroteo en El Paso dar un impulso a Beto O'Rourke?

El precandidato presidencial paseño visitó su ciudad natal para honrar a las víctimas de la masacre y fue bien recibido por los ciudadanos

The New York Times
domingo, 11 agosto 2019 | 17:08
|

El Paso.- Mientras Beto O'Rourke se abría paso entre una multitud que se había reunido el jueves por la noche para honrar a las víctimas del tiroteo masivo en El Paso, el candidato presidencial fue recibido como un héroe de su ciudad natal.

“¡Beto!”, Gritó alguien, dirigiéndose al excongresista “¡Gracias por ser nuestra voz!”

O'Rourke saludó a los presentes y rindió sus respetos en el monumento a las víctimas de la masacre del 3 de agosto en un Walmart en la que murieron 22 personas. Luego se alejó varios metros para posar para fotografías con admiradores. Muchos lo elogiaron por comunicar el dolor y la ira de El Paso en la televisión nacional, y algunos expresaron su apoyo a su candidatura a la Casa Blanca.

O'Rourke, un candidato presidencial cuya campaña seestancó repentinamente volvió a ser el centro de atención —pero solo debido a una tragedia en una ciudad que es esencial para su vida personal e identidad política.

O'Rourke pasó la semana fuera de la campaña, luego que muchos de sus competidores se dirgieron a Iowa para la feria estatal y otras actividades, y su decisión de quedarse en casa fue ampliamente elogiada por los activistas del partido.

Sin embargo, también recibió un claro recordatorio de los importantes desafíos que enfrentará en la contienda del 2020. Una nueva encuesta de la Universidad de Monmouth, realizada del 1 al 4 de agosto, encontró a O'Rourke con menos del 1 por ciento de apoyo de los votantes demócratas en Iowa, luego de haber amasado un 6 por ciento en la encuesta de Monmouth en abril.

Pero los aliados y asesores de O'Rourke esperan que su apasionada respuesta a la masacre en su ciudad natal, con destellos de ira que coinciden con el estado de ánimo de muchos demócratas, incite a los votantes a nivel nacional a darle otra mirada. Sus comentarios llamando al presidente Trump un supremacista blanco, y su insulto a los medios de comunicación al instar a los periodistas a que "aten los cabos sueltos" entre los asesinatos de El Paso, el lenguaje antiinmigrante de Trump y la explotación del racismo, recibieron elogios tando de demócratas liberales como de moderados.

En una entrevista en su casa el viernes por la tarde, O'Rourke dijo que después del tiroteo, está ahora más decidido a buscar la nominación demócrata para enfrentarse a Trump.