El Paso

Perdona Trump a agentes que balearon a juarense

Cumplían sentencias reducidas por ataque de 2005 a migrante en el Sector El Paso

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

sábado, 26 diciembre 2020 | 06:00

El final del mandato de Donald Trump ha estado marcado por un interés en los perdones y conmutaciones de sentencias, en especial de personas que cometieron delitos que por cuestiones ideológicas serían perseguidos por el gabinete de Joe Biden, una vez que asuma el cargo.

Cuando un presidente concluye su mandato, es una práctica común que otorgue perdones. Entre los más recientes, Trump ha concedido que dos ex agentes paseños de la Patrulla Fronteriza gocen de libertad, luego de permanecer tras las rejas desde la década pasada.

Ignacio Ramos y José Compeán, recibieron sentencias de formal prisión de 11 y 12 años respectivamente, por su participación en un tiroteo ocurrido en el 2005. Sus sentencias ya habían sido reducidas por el presidente George W. Bush. Ambos, fueron liberados de la cárcel el pasado martes 22 de diciembre, según declaró uno de sus abogados a medios nacionales.

El tiroteo ocurrió el 17 de febrero de 2005 en la frontera al sur de El Paso. Durante el incidente, Ramos y Compeán aseguraron que un inmigrante indocumentado, Osvaldo Aldrete Dávila, los había amenazado con una supuesta pistola mientras resistía el ser arrestado.

Aldrete, originario de Ciudad Juárez, aseguró por su parte que iba desarmado e intentaba rendirse cuando Compeán intentó golpearlo con una escopeta. Al final, el migrante fue baleado cuando huía hacía el Río Grande.

Los agentes fueron encontrados culpables de ataque con arma peligrosa, así como de mentir sobre el incidente y de violar los derechos de la Cuarta Enmienda de Aldrete, al realizarle un cateo y decomiso ilegal.

Aldrete recibió inmunidad para testificar en contra de sus agresores. Posteriormente, en 2007 fue detenido y acusado por intento de introducir más de 750 libras de mariguana a Estados Unidos.

Lamentan activistas liberación

La noticia de la liberación de Ramos y Compeán ha causado indignación entre los activistas locales, quienes han calificado la decisión como lamentable e indignante.

“Es lamentable tener un presidente que protege criminales”, dijo Gabriela Castañeda, activista de El Paso.

“Trump nos demuestra una vez más que él, como presidente, piensa que puede pasar por encima de la Constitución. Estos dos agentes mintieron y violaron los derechos constitucionales de Osvaldo Aldrete Dávila, fueron encontrados culpables por una corte y el presidente con estos perdones, sólo fomenta aún más la violación a nuestros derechos y da entrada a que esto vuelva a ocurrir en un futuro”, señaló Castañeda.

Pedro Ríos, director del Programa México-Estados Unidos del Comité del Servicio de Amigos Americanos y miembro del Comité Directivo de la Coalición de Comunidades de la Frontera Suroeste (SBCC), dijo que el indulto de Trump a estos agentes, que no solo le dispararon a un hombre desarmado por la espalda, sino que mintieron al respecto y llegaron a recoger sus casquillos de bala, refuerza la cultura de impunidad y la falta de responsabilidad generalizada entre la Patrulla Fronteriza.

“Los 20 millones de personas que viven y trabajan en la región de la Frontera Sur merecen una seguridad pública que defienda los derechos humanos y la dignidad, no la violencia y el abuso de los que agentes como Ignacio Ramos y José Compean son emblemáticos.

“Condenamos este indulto en los términos más estrictos e instamos al presidente electo Biden a que mejore las comunidades fronterizas y avance hacia políticas que defiendan los derechos humanos y la dignidad de todas las personas que viven, trabajan y visitan nuestra región fronteriza”, agregó.

Justifica la Casa Blanca

La Casa Blanca emitió el miércoles un comunicado diciendo que Trump indultó a los ex agentes basándose en el apoyo de 100 miembros del Congreso. La declaración destacó cómo Ramos y Compeán estaban activos en sus comunidades y en la iglesia.

“Ambos hombres sirvieron como agentes de la Patrulla Fronteriza y se pusieron en peligro para ayudar a asegurar nuestra frontera sur con México”, dijo el comunicado de la Casa Blanca. “Detuvieron a un extranjero ilegal que traficaba 700 libras de mariguana. Cuando el extranjero ilegal, que se creía armado, se resistió al arresto, Ramos le disparó al sospechoso, quien huyó al otro lado de la frontera”.

Un presidente tiene la autoridad exclusiva para otorgar indulto a quien elija, aunque una oficina del Departamento de Justicia generalmente revisa las solicitudes y hace recomendaciones después de considerar estándares como el grado de remordimiento de una persona y la capacidad de llevar una vida responsable y productiva después de la liberación.

En total, Trump indultó a 15 personas y redujo las sentencias de otros cinco.

Aquellos que solicitan un indulto a través del Departamento de Justicia deben esperar al menos cinco años después de su condena o liberación del confinamiento.