Película investiga la historia de los nativoamericanos en el U.S. Army

Varios veteranos pertenecientes a tribus americanas narran como fue su servicio militar

Associated Press
domingo, 10 noviembre 2019 | 06:00
Associated Press |

Albuquerque, NM– Antes de que Chuck Boers se uniera al Ejército de los Estados Unidos, miembro de la tribu Lipan Apache le dieron las plumas de águila de su familia. Las plumas habían sido portadas por su tatara-tatarabuelo en su rifle cuando era un explorador apache.
 También fueron portados por familiares que lucharon en la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, Corea y Vietnam. En 2004, Boers tuvo las plumas con él durante la Batalla de Fallujah en Irak. “Sentí que tenía a mi familia conmigo para protegerme”, dijo.
 “The Warrior Tradition”, una nueva película que se emitirá en PBS, examina la compleja historia de los nativoamericanos en el Ejército de los Estados Unidos desde la Primera Guerra Mundial y cómo su servicio transformó las vidas de los nativoamericanos de varias tribus. A través de entrevistas con veteranos y el uso de imágenes de archivo, el documental prueba la complicada relación que los nativos americanos tenían con el servicio militar y cómo lo usaban para presionar por los derechos civiles.
 El documental exhibe los sentimientos encontrados que algunos nativoamericanos sintieron hacia el Ejército de los Estados Unidos y cómo los miembros de grupos tribales acogieron a aquellos que sirvieron como “guerreros”.
 “Desde el comienzo de los Estados Unidos, el Gobierno ha librado varias guerras contra las naciones nativas. Y esa es la ironía”, dijo en la película Patty Loew, directora del Centro de Investigación de Indígenas y Nativoamericanos de la Universidad Northwestern.
 Pero los nativoamericanos, desde tribus en Oklahoma hasta naciones en Washington, se unieron al Ejército de los Estados Unidos para honrar el “fin del tratado” que el Gobierno de los Estados Unidos rompió anteriormente, dijo Loew.
 Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, la primera generación de nativoamericanos después de las llamadas Guerras Indias comenzó a unirse al Ejército de los Estados Unidos, a pesar de que no se los consideraba ciudadanos ni se les permitía votar. Los veteranos que regresaron, y también los de la Segunda Guerra Mundial, obtuvieron elogios por su servicio. Por ejemplo, a los “locutores de clave” –code talkers– de las tribus comanche y navajo en la Segunda Guerra Mundial se les utilizó para transmitir mensajes secretos en medio de combates hostiles.
 Los veteranos que regresaron comenzaron a exigir el derecho al voto y lucharon contra la discriminación. Por ejemplo, Miguel Trujillo Sr., un sargento de la Marina en la Segunda Guerra Mundial y miembro de la tribu Isleta Pueblo en Nuevo México, regresó y libró una batalla legal para revocar la ley de ese estado que prohibía a los indios estadounidenses que vivían en las reservas participar en las elecciones.
 El director Larry Hott dijo que los veteranos en la película creían que el servicio militar era parte de su historia familiar y que no se trataba solo de una forma de escapar de la pobreza. Es parte de un legado que se remonta a generaciones, dijo.
 “Muchos han esperado mucho tiempo para hablar de esto”, dijo Hott. “Un veterano me dijo que ni siquiera le había contado a su esposa sobre sus experiencias”.
 El sargento mayor retirado del Ejército Lanny Asepermy, que es comanche y kiowa, dijo que después de que los comanches se rindieron a Estados Unidos en 1875, la tradición guerrera de la tribu se vio afectada. Luego, algunos comanches se unieron a las Fuerzas Armadas a la Primera Guerra Mundial.
 “Nos convertimos en guerreros de nuevo”, dijo Asepermy, quien creció viendo fotos de familiares en el ejército en la casa de sus abuelos. “Siempre quise ser un soldado. No quería ser otra cosa”.
 Pelearía un año en Vietnam. Antes de irse, su abuela rezó por él en el idioma kiowa y le puso medicina. “Un par de veces en Vietnam, podría haberme matado. ¿Fue suerte?” Asepermy dijo. “Creo que fue por las oraciones que me dio mi abuela”.
 El documental de una hora coproducido por WNED-TV Buffalo Toronto y Florentine Films / Hott Productions, Inc., está programado para emitirse en la mayoría de las estaciones de PBS este lunes.