PUBLICIDAD

El Paso

Peleará El Paso Water multa de Nuevo México

En carta, asegura que argumentos de autoridades ecológicas del vecino estado son falsas

Danielle Prokop/El Paso Matters

miércoles, 15 junio 2022 | 06:00

Omar Morales/El Diario de Juárez | Aguas negras en el río

PUBLICIDAD

El Paso Water luchará contra la multa de $1.2 millones emitida a la empresa de servicios públicos por un regulador ambiental de Nuevo México por derramar mil 100 millones de galones de aguas residuales al Río Grande a principios de este año.

La semana pasada, el Departamento de Medio Ambiente de Nuevo México (NMED) anunció que buscaba sancionar económicamente a El Paso Water por el promedio de 10 millones de galones que se derramaron diariamente debido a tuberías de alcantarillado rotas en el lado Oeste de El Paso. Las aguas residuales se bombearon al lecho del río cerca del puente Courchesne al Este de Sunland Park, Nuevo México. Desde ese punto, el río entrecruza la frontera de Texas y Nuevo México durante casi dos millas río abajo.

PUBLICIDAD

En una declaración escrita la semana pasada, el secretario del Gabinete de Medio Ambiente de Nuevo México, James Kenney, dijo que la empresa de servicios públicos de El Paso violó las leyes de agua de Nuevo México porque el derrame no se informó a NMED. Dijo que la agencia estaba “responsabilizando a este contaminador por su actividad ilícita y no dejará de hacerlo hasta que se corrija el daño y El Paso Water pueda asegurarle al Departamento de Medio Ambiente de Nuevo México que tal descarga no volverá a ocurrir”.

El Paso Water rechazó las afirmaciones de NMED la semana pasada y amplió su refutación ayer martes.

En una declaración escrita, el director ejecutivo de El Paso Water, John Balliew, dijo que el comunicado de prensa de NMED, que contenía información sobre la contaminación de las aguas residuales y un llamado a la empresa de servicios públicos para que presente planes de remediación a los funcionarios de Nuevo México, requería una “corrección pública”.

“Dada la naturaleza grave de la emergencia, informamos al Concejo municipal el año pasado que se esperaban violaciones y acciones de cumplimiento por parte de los reguladores”, dijo Balliew. “Lo que no esperábamos eran afirmaciones falsas y engañosas de una organización con una misión de servicio público”.

La empresa de servicios públicos reiteró en su propio comunicado de prensa el martes que ningún pozo de agua potable estaba en riesgo de contaminación en Sunland Park. Una revisión ambiental realizada por el contratista Arcadis, que fue contratado por El Paso Water, encontró que “no hubo muerte de peces, muerte de aves y ninguna otra vida silvestre que resultó dañada” por el derrame. En febrero, las pruebas de calidad del agua no mostraron metales pesados u otras toxinas.

“La empresa de servicios públicos encontró niveles más altos de E. coli, nitrógeno y fósforo, pero no hubo exposición directa de nuestros residentes a esta agua”, dijo el comunicado de El Paso Water.

La empresa de servicios públicos contrarrestará las “inexactitudes” publicadas por NMED al disputar la multa, dijo Rubén Rodríguez, gerente de cumplimiento ambiental de El Paso Water.

“Fue decepcionante saber que Nuevo México adoptaría este enfoque”, dijo Rodríguez. “Nos aseguramos de que supieran sobre esto desde el principio”, y agregó que NMED fue notificado junto con TCEQ en agosto.

El Paso Matters ha presentado una solicitud de registros públicos para conocer esas notificaciones.

Rodríguez dijo que la empresa de servicios públicos enfatizó la salud pública durante el derrame y la limpieza.

“Cuando recibimos un comunicado de prensa de una agencia externa, lo hacen parecer como que no lo hemos intentado o no lo hemos hecho”, dijo Rodríguez. “Hemos completado lo que están diciendo que debemos hacer”.

Rodríguez dijo que 71 mil toneladas de tierra del lecho del río y la llanura aluvial circundante fueron removidas justo antes de la llegada del agua del río Bravo el 3 de junio desde el embalse Elephant Butte, conocido también como Presa del Elefante.

El Paso Water solicita permisos para descargar aguas residuales tratadas en el Río Grande a la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ), pero no tiene ningún permiso de NMED.

“NMED no necesariamente tiene la autoridad para emitir nuestros permisos”, dijo Rodríguez. “La EPA no le ha otorgado la autoridad delegada como lo ha hecho con la TCEQ”.

TCEQ aún no ha completado su investigación sobre el derrame y el proceso de mitigación, pero Rodríguez dijo que la agencia “está al final” de la investigación y espera resultados dentro de los próximos meses.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search