PUBLICIDAD

El Paso

Pavo ‘poderoso’, mascota de escuela de Texas

Durante generaciones, a pesar de las risas y las burlas hacia “Roast the Turkey”, los niños de Cuero han crecido soñando con convertirse en Gobblers

The New York Times

jueves, 24 noviembre 2022 | 06:00

The New York Times | Roast the Turkey

PUBLICIDAD

Cuero, Texas– Estados Unidos está inundado de mascotas aviares, sus márgenes superpoblados con bandadas de cuervos, halcones y cardenales, águilas y azules. Pero un pájaro corpulento ha sido casi excluido de la consideración de mascota: el poderoso pavo.

Los pavos son laboriosos, sabrosos, hermosos y tan claramente estadounidenses que se planean unas vacaciones enteras en torno a ellos. También son capaces de perseguir a los intrusos, destrozar autos y colonizar campus universitarios, todas las cualidades que podrían hacer de una mascota temible.

PUBLICIDAD

Sin embargo, en una nación repleta de nombres de equipos alados, los Fightin’ Gobblers de Cuero High School en Texas están casi solos.

Durante generaciones, a pesar de las risas y las burlas hacia “Roast the Turkey” –el nombre de la mascota– por parte de los equipos contrarios, los niños de Cuero han crecido soñando con convertirse en Gobblers. 

Anhelan vestirse de verde Gobbler, jugar bajo las luces en el Estadio Gobbler, donde la capacidad de asientos es ligeramente inferior a la población de Cuero, y ver a Toby el pavo animarlos desde la banca. Con el tiempo, el apodo se ha convertido en una conexión tangible con el pasado agrícola de la región, así como en un motivo de orgullo cívico que es mucho más profundo que una mascota más común.

Este mes viajé a Cuero, la autoproclamada capital mundial de los pavos, mientras los fanáticos de Gobbler celebraban otro campeonato de futbol americano distrital y una plaza en los playoffs. Quería aprender más sobre su inquebrantable abrazo a los pavos, que están pintados en los costados de los edificios del centro e inmortalizados en una estatua afuera de la tienda de comestibles, y preguntarles a los residentes por qué pensaban que tan pocas escuelas habían visto el potencial de una mascota que engulle. 

Motivo de orgullo

Angie Cuellar, quien dirige la cámara de comercio local, sugirió que los forasteros “simplemente no se dan cuenta de que un pavo es un ave bastante dura”.

“Mira a los gobblers”, dijo, “cuando abren la cola, caminan con el pecho hacia fuera, son pájaros muy orgullosos”.

El nombre Gobbler –que significa “devorador”, por la manera en que comen los pavos– comenzó a usarse hace aproximadamente un siglo, cuando el centro-sur de Texas era un centro de cultivo de pavos y el ave impulsaba la economía de Cuero. En los campos cercanos, los granjeros criaban rebaños y luego hacían trotar miles de pavos por la ciudad en su camino al mercado. El espectáculo quedó arraigado en Cuero, y el amor del pueblo por el devorador perduró incluso cuando la producción de pavos se desplazó hacia el norte a mediados del siglo XX y las granjas de pavos de la región fueron reemplazadas por ranchos de ganado.

Aunque casi todos los pavos alrededor de Cuero hoy en día son salvajes, el pasado de la cría de aves de corral sigue vivo a través de la mascota de la escuela preparatoria y el festival anual de pavos, durante el cual el ave más rápida de Cuero compite con otro pavo de Worthington, Minnesota, que ha apostado por ser el “Capital de los Pavos”. El pájaro Cuero, llamado Ruby Begonia, también viaja al norte cada año para enfrentarse a su oponente en las calles de Minnesota.

A pesar de las risas ocasionales de las escuelas rivales, la gente en Cuero insiste en que el pavo está lleno de cualidades dignas de una mascota. Los residentes hablaron con reverencia sobre los lazos comunitarios entre los pavos, su ingenio para desnatar la comida que les dan los comederos para ciervos y la belleza de un tom, un pavo macho, que se abanica la cola.

“Hay carácter en un pavo”, dijo Cory Thamm, quien administra una licorería en Cuero y cuida de un pequeño rebaño que incluye a Ruby Begonia, de quien los lugareños insisten que es el “pavo más rápido del sur”.

Rara avis

Aunque las mascotas de pavo son extremadamente raras, las escuelas de Cuero no son las únicas que abrazan al ave.

Virginia Tech, cuya mascota HokieBird se asemeja a un pavo, solía llamar a sus equipos deportivos Fighting Gobblers y mantenía un pavo vivo al margen. En Broadway High School en Virginia, una mascota llamada Strut anima a los Gobblers. Y en Memphis, Tennessee, los pavos de la Escuela Episcopal de St. Mary ganaron un título estatal de lacrosse el año pasado, aunque el equipo de tiro con trampa de los pavos podría verse como una amenaza directa a su origen aviar.

A diferencia de algunos pueblos rurales, la población de Cuero, a unas 85 millas al sureste de San Antonio, ha aumentado constantemente en las últimas décadas, a aproximadamente 8 mil 200 residentes hoy en día de 6 mil 700 en 1990. El centro de la ciudad está ocupado y tiene una arquitectura distinta, y el Whataburger en la explanada atrae una multitud después de los partidos de futbol Gobbler. Pero los auges y caídas de la industria energética, combinados con el cierre de una antigua planta textil hace unos años, han creado incertidumbre en la economía local. Alrededor de una cuarta parte de los residentes de Cuero viven en la pobreza, más del doble de la tasa nacional.

Las escuelas públicas, donde los estudiantes de todos los grados son conocidos como Gobblers, han servido como una fuerza estabilizadora, dijeron los residentes. Los contribuyentes aprobaron las renovaciones de las instalaciones académicas y deportivas en los últimos años, y los aficionados se reúnen en grandes cantidades para los partidos en casa en el Gobbler Stadium, una instalación reluciente con una estatua de pavo de bronce que es más agradable que los campos de algunas universidades pequeñas.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search