El Paso

Ordena juez a ciudad frenar demoliciones en Duranguito

Fallo la obliga también a pagar gastos de Corte de demandante

Roberto Carrillo/El Diario de El Paso

jueves, 11 noviembre 2021 | 06:00

Archivo | El historiador Max Grossman

En un nuevo revés judicial para la Ciudad de El Paso, el Octavo Tribunal de Apelaciones de Texas dictaminó que se otorgue al historiador Max Grossman una orden judicial temporal con la que se detendrá, de manera efectiva, la demolición o construcción alguna en el área del Barrio Duranguito hasta que den por terminado los litigios.

Por medio de una orden dirigida al juez Patrick García, de la Corte de Distrito 384, el tribunal de apelaciones votó mayoritariamente a favor de Grossman al decir que el magistrado se equivocó cando negó al preservacionista una orden judicial temporal.

El Tribunal de Apelaciones decidió el miércoles que era necesario dar una nueva consideración al reclamo legal que Grossman ha hecho contra la ciudad de El Paso, en un esfuerzo por bloquear la construcción de una arena multiusos propuesta para asentarse en el Barrio Duranguito.

En la apelación, las magistradas Yvonne Rodríguez y Gina Palafox se mostraron a favor de dicho dictamen, que fue votado 2-1, pues el magistrado Jeff Alley se manifestó en desacuerdo.

De hecho, la juez Palafox sostuvo que Grossman no solamente tenía derecho a una orden judicial temporal, sino que incluso tenía derecho a que la ciudad le reembolsara los costos de su apelación.

En el mismo dictamen, se reconsideró el reclamo de Grossman y se pidió a la Corte de Distrito 384 considerar las acusaciones sobre el estudio arqueológico encargado por la ciudad de El Paso, sobre el área donde se proyecta construir la arena de usos múltiples.

De acuerdo con el dictamen, respecto al señalamiento de Grossman, dicho estudio arqueológico no cumple con el Código de Antigüedades de Texas (TAC).

La acusación de Grossman establece que el estudio arqueológico no contempla el hecho histórico del asentamiento en la zona del Barrio Duranguito, en su momento, de cerca de mil hombres, mujeres y niños mescaleros apaches, quienes vivieron en lo que se conoce como “campamentos de paz”.

Grossman, historiador y catedrático de la Universidad de Texas en El Paso, argumentó ante la corte de apelaciones que la ciudad y su contratista, Moore Archaeological Consulting, no han considerado dicho capítulo de la historia de la localidad en sus esfuerzos de inspección y, por lo tanto, están en violación del TAC. 

close
search