El Paso

Ofrece FBI apoyo a víctimas de masacre

A un año del atentado en Walmart, el dolor persiste

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

jueves, 30 julio 2020 | 06:00

A pocos días del primer aniversario del tiroteo masivo ocurrido el 3 de agosto de 2019 en la sucursal de Walmart en Cielo Vista, la Oficina Federal de Investigaciones en El Paso (FBI) recuerda a la comunidad de El Paso que la División de Servicios para Víctimas continúa trabajando con personal capacitado para brindar apoyo a los familiares y seres queridos de las 23 víctimas. En esta ocasión fueron las agentes especiales Jennifer Romero y Kelly Murphy, quienes han trabajado bajo el servicio del FBI en El Paso por más de una década.

De acuerdo con Murphy, la División de Servicios a las Víctimas (VSD) es responsable de garantizar que las víctimas de crímenes investigados por el FBI tengan la oportunidad de recibir los servicios y la notificación según lo requerido por la ley federal.

“Antes del 2002 no había un departamento de víctimas, fue después del ataque del 11 de Septiembre que el FBI se vio en la necesidad de crear esta ayuda necesaria para las comunidades afectadas”, dijo Murphy.

El VSD gestiona los aspectos operativos cotidianos del Programa de Asistencia a Víctimas (VAP) en las 56 oficinas de campo del FBI en todo el país, así como en las oficinas internacionales del FBI. Además, el VSD es responsable de proporcionar capacitación e información que ayuda a equipar a los agentes del FBI y otro personal del FBI para que trabaje eficazmente con las víctimas.

La agente Murphy señaló que el personal de esta división debe ser específicamente capacitado con más de 4 años de estudios y con especialidad en el tratamiento de víctima.

“Lo que hacemos cada día depende de las necesidades de las víctimas, pero en general podemos hacer muchas cosas, como asistencia en la escena de los hechos, atención en momentos te crisis, proporcionar recursos y educación, dar un lugar seguro para tratar a pacientes con enfermedades mentales, proporcionar médicos, ayudar en situaciones migratorias… cualquier servicio que las victimas necesiten”, añadió.

La agente Romero indicó que ser parte de este trabajo es un proceso duro, pero que, finalmente, lo más importante es estar presente para la víctima y apoyar en los momentos más oscuros:

“El mayor reto es estar físicamente ahí. Estar en los momentos más difíciles para las víctimas y apoyarlas emocionalmente. Darle la mayor información que se pueda para que puedan sobrellevarlo”, dijo Romero.

“Sabemos que para las víctimas es muy difícil poder acercarse a las oficinas para poder tratar el problema. Hemos estado muy cerca; mantenemos el contacto con ellas. Muchas veces no se puede hacer por teléfono y es necesario hacerlo más de cerca, pero siempre el 100 por ciento del trabajo es enfocarse en la víctima”, añadió.

Las agentes señalaron que hasta la fecha continúan apoyando a víctimas de sucesos ocurridos hace más de 15 años y que continuarán trabajando para las familias y comunidad de El Paso para sobrellevar el trágico evento ocurrido hace casi un año.  

“Una vez que la gente identifica el problema empezamos a trabajar con ella y saber qué es lo que esta pasando. Durante toda la investigación tratamos de tener contacto con las víctimas y ayudarlos en los procesos legales. Una vez que están ahí no necesitan preguntar, nosotros le damos toda la ayuda necesaria”, finalizó.