El Paso

Oculta UMC datos sobre distribución de vacunas

A diferencia de otras ciudades, el nosocomio local asegura que es ilegal divulgar información que incluya edad, raza y código postal de los beneficiados

Archivo / UMC ha recibido 32 mil 400 dosis del Estado desde el 11 de enero

Molly Smith / El Paso Matters

domingo, 14 febrero 2021 | 06:00

University Medical Center se ha negado a divulgar datos demográficos de las personas a las que ha vacunado contra Covid-19, lo que hace imposible que el público sepa si el hospital propiedad del Condado está protegiendo a los residentes más vulnerables de El Paso.

UMC dice que está legalmente prohibido divulgar datos que incluyan la edad, la raza y el origen étnico y el código postal de los beneficiarios de la vacuna, aunque las ciudades de todo el estado han hecho pública dicha información.

Uno de los principales médicos de enfermedades infecciosas de la ciudad dijo que la transparencia es importante.

“Siempre he creído en la transparencia”, dijo el Dr. Ogechika Alozie, copresidente del Grupo de Trabajo de Transición Covid-19 de El Paso United, que crea recomendaciones para guiar la respuesta al coronavirus de la Ciudad y el Condado. “En medio de una pandemia, donde estamos tratando de entender cómo se hacen las políticas y cómo se distribuyen los recursos, creo que es más que justo y necesario que las organizaciones sean abiertas y honestas sobre cómo distribuyen las cosas”.

Si una organización está legalmente autorizada a divulgar dichos datos, Alozie cree que debería hacerlo. “Eso es lo que la comunidad necesita saber: a quién le ha dado esta vacuna”, dijo.

En una carta del 4 de febrero en respuesta a una solicitud de edad, raza, etnia y código postal de residencia de los beneficiarios de la vacuna de UMC, el fiscal asistente del Condado, Ryan Kerr, escribió que “los registros de investigaciones epidemiológicas, que incluyen registros de vacunación, no son información pública”.

Citó el Capítulo 81 del Código de Salud y Seguridad de Texas como la razón para retener esta información. Ese capítulo le da a una entidad gubernamental la discreción de decidir si divulga información médica o epidemiológica “con fines estadísticos si se divulga de una manera que impida la identificación de cualquier persona”.

La Ciudad de El Paso utilizó el mismo argumento durante el verano para ocultar los nombres de los lugares vinculados a los conglomerados de Covid-19. La Oficina del Fiscal General de Texas apoyó la posición de la Ciudad.

Kerr también citó el Capítulo 161 del Código de Salud y Seguridad, que establece que los registros de vacunación individuales sólo pueden divulgarse con el consentimiento de una persona. El Paso Matters no buscó registros de vacunación individuales en su solicitud.

El hospital administrado por el Condado ha recibido la mayor cantidad de dosis de vacuna contra el coronavirus del Estado entre todos los proveedores del Condado de El Paso. Como uno de los dos “centros” designados en el Condado, UMC ha recibido 32 mil 400 dosis del Estado desde el 11 de enero.

A diferencia del centro administrado por la Ciudad, UMC no usa una lista de espera y, en cambio, abre su registro de citas en línea cuando las dosis están disponibles.

Aunque UMC se ha asociado con un puñado de agencias, como la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de El Paso, para vacunar a las poblaciones en riesgo, la mayor parte de sus dosis se asignan a la comunidad por orden de llegada.

Una solicitud de registros del 19 de enero con la Ciudad de El Paso para la misma información demográfica, está pendiente. El centro administrado por la Ciudad ha recibido 26 mil vacunas del Estado.

La Oficina del Fiscal de la Ciudad dice que ha estado trabajando con un “equipo básico” desde marzo de 2020, lo que le permite demorar más de los 10 días hábiles requeridos para responder a las solicitudes de información. El personal del abogado de la Ciudad no ha proporcionado una estimación de cuándo estarán listos los registros. El portal de registros en línea de la Ciudad señala que la solicitud está a la espera de un “análisis del abogado”.

Otras grandes ciudades de Texas han publicado datos de edad, sexo, raza, etnia y código postal en las últimas semanas, incluidas Dallas, Houston, San Antonio y Austin. Esos datos revelaron disparidades en su distribución, y los residentes de los códigos postales más ricos recibieron una mayor proporción de la vacuna.

Cuando se le preguntó el viernes si la Ciudad planea publicar datos similares, el jefe de Bomberos, Mario D’Agostino, que dirige la Oficina de Gestión de Emergencias de la Ciudad, dijo que el personal está “trabajando en algunos mapas que nos gustaría agregar” al panel de datos de epstrong.org.

D’Agostino no dio un período de tiempo en el que estarán disponibles los mapas, sólo dijo “esperamos que lo veamos en un futuro cercano”.

En su primera conferencia de prensa desde que ganó la segunda vuelta de las elecciones de diciembre, el alcalde Oscar Leeser no respondió directamente el lunes si pensaba que la distribución de vacunas de El Paso había sido equitativa. En cambio, señaló a las más de 90 mil personas en el condado que han recibido su primera dosis.

El Paso tiene la tasa de vacunación más alta entre los 10 condados más grandes del estado.

“¿Somos equitativos? Continuaremos siguiendo las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC); eso es tan importante” , dijo Leeser.

“¿Continuaremos ajustándonos y seguiremos viendo cómo podemos hacerlo mejor y de manera diferente? absolutamente”, dijo, y agregó que el administrador de la Ciudad ha hecho ajustes en función de las preocupaciones de los miembros del Concejo municipal.

Los miembros del Concejo, sin embargo, no han recibido datos que muestren quién ha sido vacunado. Sus preocupaciones se han basado en las preocupaciones de los residentes más que en datos concretos.

Sin los datos, no hay forma de saber si las dosis se destinarán a las personas de 75 años o más, que tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave por el virus, dijo Alozie. Los datos también revelarían si los residentes de los códigos postales más ricos de la ciudad tienen más probabilidades de ser vacunados que los de los vecindarios de menores ingresos, que en general han sido más afectados por el virus.

La distribución eficiente de El Paso debe ser alabada, dijo Alozie.

“Pero al mismo tiempo, la arrogancia y los elogios no ganan ningún premio. Tenemos que seguir asegurándonos de que, si bien hemos hecho un gran trabajo, seguimos esforzándonos por mejorar. Y ahí es donde los datos pueden guiarnos para decir, dónde nos falta: ¿Qué grupo de edad nos falta? ¿Qué ubicación geográfica nos falta?”.