El Paso

Obtiene Texas 2 escaños más en el Congreso

Crecimiento poblacional de hispanos y otras minorías, la causa

Associated Press

Alexa Ura / The Texas Tribune

martes, 27 abril 2021 | 06:00

Austin— Texas seguirá viendo crecer su influencia política al ganar dos escaños adicionales en el Congreso –la mayor cantidad de cualquier estado de la nación–, después del conteo de población de 2020, anunció el lunes la Oficina del Censo de Estados Unidos.

Gracias a su población de rápido crecimiento, en gran parte debido a un aumento en los residentes de minorías, particularmente los hispanos, la proporción de votos del estado en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aumentará a 38 durante la próxima década. 

Los nuevos conteos reflejan una década de crecimiento demográfico desde el último censo, que determina cuántos escaños en el Congreso se asignan a cada estado. Texas es uno de los seis estados que han ganado representación después del censo. Los otros cinco estados han ganado un escaño cada uno.

El censo de 2020 sitúa la población del estado en 29 millones 145 mil 505, en comparación con los 25.1 millones en 2010, después de obtener la mayor cantidad de residentes de cualquier estado en la última década. 

Datos más detallados, que los legisladores necesitan para volver a trazar los distritos legislativos y del Congreso para reflejar ese crecimiento, se esperan hasta principios del otoño. Pero las estimaciones del censo han demostrado que ha sido impulsado por personas de minorías.

Hasta 2019, los hispanos representaron más de la mitad del crecimiento de la población del estado desde 2010, una ganancia de más de 2 millones de residentes. Y aunque representa una pequeña parte de la población total, las estimaciones mostraron que la población asiática del estado ha crecido más rápido desde 2010. 

Las estimaciones también han demostrado que el crecimiento del estado se ha concentrado en diversos centros urbanos y comunidades suburbanas.

Con su ganancia de dos escaños, la huella del estado en el Colegio Electoral aumentará a 40 votos. Pero Texas se mantendrá en el segundo lugar detrás de California por la mayor delegación del Congreso y participación en los votos del Colegio Electoral.

California perdió un escaño en el Congreso, pero se mantendrá en la cima con 52 escaños y 54 votos en el Colegio Electoral. Los otros estados que pierden escaños son Illinois, Michigan, Nueva York, Ohio, Pensilvania y Virginia Occidental. Florida, Colorado, Montana, Carolina del Norte y Oregon obtendrán un asiento cada uno.

El peso político del estado ha ido creciendo de manera constante durante décadas. Texas ha ganado al menos un escaño en el Congreso después de cada censo desde 1950, según la Oficina del Censo. Ha ganado dos o más escaños después de cada censo desde 1980.

Texas finalmente no alcanzó los tres escaños en el Congreso que se proyectaba que obtendría según las estimaciones de población. Los funcionarios de la Oficina del Censo indicaron el lunes que el recuento de la población del estado en 2020 fue ligeramente más bajo, una diferencia de alrededor del 1%, que las estimaciones.

En el período previo al censo, los legisladores republicanos de Texas rechazaron cualquier financiamiento significativo para los esfuerzos estatales para evitar un conteo insuficiente en el censo de 2020, dejando el trabajo de perseguir un conteo preciso a los gobiernos locales, organizaciones sin fines de lucro, e incluso iglesias.

Texas es el hogar de una gran cantidad de residentes: hispanos, personas que no hablan inglés, personas que viven en la pobreza e inmigrantes, por nombrar algunos, que tenían el mayor riesgo de ser omitidos en el recuento.

Antes del conteo, los funcionarios locales, demógrafos, organizadores comunitarios y defensores también expresaron su preocupación de que la medida de la administración Trump de preguntar sobre la ciudadanía en el censo podría reducir las tasas de respuesta. (Ese esfuerzo finalmente fue bloqueado por los tribunales). 

Con sólo un mes de conteo para el final, y con la tasa de respuesta del estado al censo que fue menor que en varios estados y del promedio nacional, Texas lanzó abruptamente una campaña publicitaria de último minuto de $15 millones.

La delegación del Congreso del estado está formada por 22 republicanos y 13 demócratas, con un escaño vacante tras la reciente muerte del republicano Ron Wright.

Los distritos del Congreso y de la Cámara de Representantes y el Senado del estado deben reconfigurarse antes de las elecciones de 2022 para tener en cuenta las nuevas cifras de población y para distribuir a los residentes entre los distritos que se dibujaron para ser casi iguales en población hace 10 años pero que ahora están significativamente fuera de equilibrio.

Pero la Oficina del Censo se está retrasando mucho en informar resultados detallados debido a las demoras forzadas por la pandemia del coronavirus y la interferencia de la administración Trump. 

Los números de población detallados que los legisladores necesitan para volver a trazar los distritos para reflejar el crecimiento del estado se entregarán antes del 30 de septiembre, mucho más allá del final de la sesión legislativa de 2021, que termina el próximo mes.

Es casi seguro que esto requerirá que el gobernador Greg Abbott llame a los legisladores al Capitolio para una rara sesión especial en el otoño para dibujar nuevos mapas políticos. 

Es probable que el litigio que seguirá inevitablemente altere el calendario electoral de las primarias de 2022, cuando los votantes eligen a los ganadores de cada partido para enfrentarse en las elecciones generales.

Década tras década, los tribunales federales han descubierto que los legisladores de Texas discriminaron a los votantes no blancos durante la elaboración de mapas al trabajar para diluir intencionalmente el poder de sus votos, y los mapas de los legisladores han violado regularmente la Constitución de los Estados Unidos y la Ley Federal de Derecho al Voto. 

La ronda 2021 de elaboración de mapas políticos será la primera en casi medio siglo sin supervisión federal que tenía como objetivo proteger a los votantes de minorías que viven en estados con una larga historia de discriminación, como Texas, de los mapas discriminatorios.

Como lo hicieron en 2011, los republicanos tendrán el control total del proceso, manteniendo mayorías tanto en las cámaras legislativas como en la oficina del gobernador.

Los mapas originales de Texas de 2011 fueron finalmente declarados inconstitucionales, y los jueces federales encontraron que los legisladores disminuyeron intencionalmente la fuerza de voto de los ciudadanos no blancos en la Cámara de Representantes de Texas y en varios distritos del Congreso. 

Las peleas judiciales por los mapas dieron como resultado que las elecciones primarias de 2012 se retrasaran más de dos meses, incluso sin retrasos relacionados con el censo en ese momento. Según el calendario actual del estado, la fecha límite para la presentación de candidatos que esperan estar en la boleta primaria de 2022 es el 13 de diciembre.