PUBLICIDAD

El Paso

‘Nunca se digan a sí mismos que no pueden’

La primera mexicana en viajar al espacio motiva a estudiantes de Bowie HS

Jaime Torres/El Diario de El Paso

lunes, 23 enero 2023 | 06:00

Cortesía EPISD | Katya Echazarreta

PUBLICIDAD

La tapatía Katya Echazarreta, la primera mujer mexicana en ir al espacio visitó El Paso para compartir sus vivencias y experiencias de vida con estudiantes de la Bowie High, una de las escuelas icónicas de la ciudad, pero que también ha pasado a lo largo de tiempo por bajas tasas de graduación y de acceso a la universidad para sus egresados.

“Nunca se digan así mismos que no pueden, lo más importante siempre va ser que tú como persona decidas darte el sí, seguir adelante y luchar por tus sueños”, fue el mensaje que dio a los cientos de estudiantes de diversas preparatorias reunidos en el auditorio del plantel, pertenecientes al Distrito Escolar Independiente de El Paso (EPISD).

PUBLICIDAD

Nacida en Guadalajara en 1995, Katya  es una ingeniera electrónica y divulgadora científica mexicana nacionalizada estadounidense. 

En junio de 2022 tuvo la experiencia de estar en el espacio exterior como parte de la misión Blue Origin NS-21 a bordo de una nave espacial New Shepard, que despegó de Van Horn.

La tapatía ha declarado que visitar el espacio fue un deseo de toda la vida para ella y se siente orgullosa de representar a todas las niñas y mujeres que sueñan con lograr algo más grande.

La visita de Karla tuvo como propósito motivar a los estudiantes a alcanzar las estrellas con la Beca Nacional HACER, promovida por el empresario Richard Castro, propietario/operador de McDonald’s en esta ciudad.

Con el inicio de la temporada de solicitudes universitarias, McDonald’s USA está ayudando a los alumnos hispanos, además de otorgar medio millón de dólares en fondos de becas a 30 solicitantes estelares este 2023 con el apoyo de la exitosa oradora mexicana Echazarreta, quien gracias al sistema de becas logró concluir sus estudios universitarios y graduarse como ingeniera eléctrica.

“Esta beca es muy importante porque le estamos dando una oportunidad única a los estudiantes hispanos de este país, por lo que quiero pedirles a todos que apliquen a esta beca a más tardar el 6 de febrero”, dijo la profesionista espacial que se ha convertido en el orgullo de los mexicanos.

En su intervención la mexicana establecida en San Diego, California, narró las adversidades que sufrió en sus primeros años de vida así como las carencias económicas como muchos de sus compañeros, al provenir de una familia de escasos recursos.

“Cuando una persona atraviesa por una situación complicada, es muy difícil hablar de esas situaciones… uno sigue con su vida, con su carrera, y los compañeros nunca supieron de esas batallas, por eso es importante compartir lo que yo sufrí cuando tenía su edad, porque sé que muchos estudiantes están viviendo lo mismo”, dijo tras contextualizar parte de su vida.

Sufrir para salir adelante

Rodeada de los alumnos fronterizos dijo recordar esos días amargos cuando sentía que no iba a poder salir adelante, que su familia se iba a quedar estancada y seguir en la misma situación. “No teníamos ni para pagar la renta”, manifestó la mexicoamericana que emigró con sus padres a Tijuana, México, para luego cruzar la frontera y establecerse en Estados Unidos cuando tenía 8 años de edad. 

Nos obstante ese sufrimiento, estaba ávida por salir adelante; manifestó que la clave fue estar juntos y unidos como familia y sobre todo no esperar a que sus vidas cambiaran sin hacer nada para lograrlo.

“No hacer un cambio no resolvería nada”, expresó tras agradecer a sus padres Iliana y Jaime y a sus tres hermanos: Madai, Lily y Alan.

“Agradecida con mi familia y conmigo misma porque sí logramos cambiar nuestras vidas, porque sí hicimos algo diferente para cambiar nuestra situación al trabajar y al mismo tiempo estudiar”, dijo quien gracias a una beca logró continuar sus estudios superiores en la Universidad de California en Los Angeles, California.

“Durante mi carrera tuve la oportunidad de ingresar a la NASA diseñando circuitos para los ingenieros que no tenían tiempo para terminar sus trabajos y proyectos. Me encargaba de avanzar y preparar sus proyectos para que ellos pudieran avanzar si no se los terminaba…” indicó tras resaltar que adquirió experiencia profesional en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, ubicado en Pasadena, California, antes de concluir sus estudios.

Rememoró que su pasión por conquistar el cosmos empezó a los siete años cuando se dijo así misma que iba a ir al espacio, “a los siete años tomé esa decisión y no cambié para nada hasta no lograrlo hasta los 26”, dijo visiblemente emocionada al resaltar que desde esa edad siempre tuvo amor por el firmamento, la ciencia y la tecnología.

“Yo digo que desde que nací siempre he sido … no es que vi una película o alguien me platicó yo siempre he sentido esa pasión por el espacio y más que nada cuando tuve momentos difíciles. A mí me ayudaba mucho salir a ver las estrellas, ver la luna y pensar en lo chiquitos que somos nosotros y los problemas que en ese momento estaba viviendo…”.

Dijo que la única persona que creyó en ella cuando externó su aspiración fue su madre, quien en todo momento sintió el mismo amor que ella tenía en sus pensamientos: el Universo. 

“Era algo muy personal porque cuando tuve esa experiencia lo primero que pensé fue darle las gracias al Universo, ese espacio que tanto me había ayudado…”, apuntó Echazarreta.

“Mi mamá siempre me apoyó e impulsó en todo lo que yo quería ser que después de los siete años, esa respuesta siempre fue la misma pero la verdad que nadie más creía que yo realmente lo iba a lograr especialmente cuando yo sentía que no iba a ser posible, pero ella me impulsa y motiva, y es gracias a ella que lo logré”.

Sin embargo dijo que como en todo hay experiencias amargas y tristes como la separación de sus padres, tiempo en el cual prácticamente s vino todo abajo y volvieron los tiempos difíciles, dijo la mujer de 28 años de edad.

“Fue un momento muy difícil mi mamá, mis hermanos y yo terminamos perdiendo todo porque ya no teníamos esa casa en la que crecimos y ya no teníamos esos autos en los que mis padres nos llevaban a la escuela…. por lo que prácticamente tuvimos que comenzar desde cero al mismo tiempo que yo también estaba tratando de comenzar mi vida con mi educación, así que si no fuera por las becas, no lo hubiera logrado. 

Otro de los tragos amargos que padeció en su vida fue el sexismo y la discriminación de que fue objeto durante su carrera y su trayectoria profesional, al ser una persona de origen hispano. Como mujer mexicana dijo fue muy difícil el estudiar una carrera universitaria y trabajar con personas que no son de la misma nacionalidad o de la misma raza.

“Definitivamente fueron situaciones muy difíciles cuando compañeros, maestros y profesionistas me decían que yo no debería estar ahí, que no merecía estar ahí. Sin embargo aprendí que lo más importante es entender quién eres tú, qué es los que quieres hacer, qué quieres lograr y no hacer caso a esos comentarios u opiniones”, expresó quien se siente orgullosa de sus raíces mexicanas.  

Agregó que con el tiempo se fue dando cuenta de cómo reaccionar ante esas situaciones y experiencias, y que se debería hacer o cuando no vale la pena responder .

“El trabajo de tus sueños es absolutamente alcanzable, pero debes aprender a amarte a ti mismo, ser amable contigo mismo y, sin importar lo difícil que sea, nunca permitir que nadie te convenza de que no perteneces a donde estás o a donde quieres estar”, fue el mensaje que compartió en su presentación. 

Fuerza y madurez

A pesar de ello ahora se considera una mujer fuerte y con madurez analiza las cosas que tal vez le afectaron y dolieron… pero que afortunadamente esas experiencias le han enseñado a vivir en este mundo como mujer en la ciencia.

El haberse convertido en la primera mujer en viajar al espacio dijo que desde un principio esta experiencia no era solamente para ella sino para todos los mexicanos, especialmente para las mujeres que no se veían representadas en estas carreras y en estas experiencias.

Expresó que para ella es muy importante compartir su historia con los estudiantes de manera abierta abierta y honesta al saber que muchos padres no lo son con sus hijos al no enfrentar los problemas como son. 

“No entienden el trasfondo de lo que está sucediendo, así que poder compartir esa historia ahora como un adulto que entiendo lo que viví cuando tenía su edad es realmente importante”, dijo.

“Es tan increíble para mí poder hablar con los estudiantes porque creo que una de las cosas más hermosas que puedo experimentar como orador es escuchar a un grupo silencioso que cuando miras a tu alrededor y todos sus ojos están fijos en ti a veces ves un poco de enrojecimiento en sus ojos cuando comienzan a llorar”, agregó.

Reacciones positivas

Las palabras de Katya tuvieron impacto entre los asistentes.

“Su historia se me hizo muy interesante ya que pesar de los obstáculos y sufrimientos que tuvo ella aprovechó todas las oportunidades que se le prestaron. Es un gran ejemplo”, dijo Kimberly Trujillo, alumna Senior de Bowie HS, quien sueña en desarrollarse en el campo médico.

A su vez David Compán, al igual que el resto de sus compañeros dijo estar convencido que todo es posible en la vida y que el mensaje dado por Echazarreta fue muy inspirador. Y al igual que Kimberly seguir los sueños es algo motivante. “Yo quiero ser veterinario y estudiar ya sea en UTEP o en la universidad de Chicago”, manifestó quien dijo vivir con su madre y su gato.     

“Así que para mí fue muy importante compartir todas la experiencia desde el principio porque yo quería que todas las mujeres y todos los latinos supieran  que uno de nosotros estamos haciendo esto y que voy a trabajar muchísimo para asegurarme que ellos también puedan lograrlo”, dijo Katya.

“He tenido varias misiones como ingeniera y he trabajado en cinco misiones de esas planetarias robóticas y mi primera misión al espacio fue una que se llama NS21, una misión psicológica donde estamos investigando el efecto de algo que se llama el efecto perspectiva, un efecto psicológico que le sucede a las personas cuando ven el planeta desde afuera”.

Katya se unió a la Gira Educativa HACER de McDonald’s en su décimo año consecutivo. Tuvo tres paradas de la gira en escuelas seleccionadas en Las Vegas, Nevada, Los Ángeles, California y El Paso, Texas, para arrojar luz sobre cómo la perseverancia y la pasión por el aprendizaje ayudaron a dar forma a su viaje para convertirse en ingeniera eléctrica de la NASA.

Richard Castro resaltó la importancia y el impacto que tiene la educación en los jóvenes al seguir los estudios después de la high school. 

“Los trabajos hoy en día requieren de estudios técnicos y profesionales  y al mismo tiempo  hay estudios que nos dicen que entre más escuela tengan los alumnos más posibilidades tienen de alcanzar el éxito profesional y mejores salarios para ellos y sus familias”, concluyó.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search