El Paso

Nuevo reto: vencer miedo a vacunarse

Aunque El Paso presenta las tasas más altas del estado, queda mucho por recorrer, advierten

Archivo

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

martes, 27 abril 2021 | 06:00

A pesar de que en esta región la vacunación masiva contra Covid-19 ha tenido resultados favorables, la vacilación ante la inmunización ha preocupado a las autoridades por ser uno de los obstáculos para alcanzar la inmunidad colectiva y volver a la “normalidad”.

Las estadísticas del Departamento de Salud Pública (DPH) de El Paso muestran que el 38.9 por ciento de los habitantes de El Paso mayores de 16 años han completado el esquema de vacunación mientras que el 61.2 por ciento ha recibido al menos una vacuna.

De acuerdo con las autoridades de Salud, a pesar de que los números son favorables, aún queda mucho camino por recorrer por lo que se ha instado constantemente a los residentes de El Paso a acercarse a los sitios de inmunización.

“La vacilación y las negativas a las vacunas son una gran preocupación, ya que este es uno de los obstáculos que enfrentamos en nuestra búsqueda para alcanzar la inmunidad colectiva contra el Covid-19”, dijo el Dr. Héctor Ocaranza, Autoridad de Salud de la Ciudad y el Condado.

“Es un problema creciente no sólo con Covid-19, sino también con todas las demás vacunas disponibles, en particular aquellas que se han relacionado erróneamente con el autismo y otras afecciones médicas”, señaló.

A nivel estatal, después de meses en que no había vacunas suficientes para atender la demanda, Texas parece que tiene el número necesario de inyecciones.

Ahora no hay gente suficiente haciendo fila para recibirlas, a pesar de que no se ha logrado vacunar a más de tres cuartos de la población del estado, lo cual generaría la inmunidad de manada.

Casi siete millones de texanos han sido vacunados contra Covid-19 –un 23 por ciento de la población, una proporción mucho menor que en El Paso– pero en todo el estado los funcionarios de Salud han visto un decremento en el número de personas que acuden a los sitios de vacunación. Las dosis han disminuido: de un millón de personas en la semana que concluyó el 14 de abril a 660 mil la semana siguiente a nivel estatal.

Tras este comparativo, Ocaranza dijo que El Paso es afortunado de que su comunidad “sea y haya sido muy acogedora con las vacunas”.

“Esto se demuestra por la demanda de la vacuna Covid-19 y también las tasas de inmunización para otras vacunas que son las más altas del estado. Somos conscientes de que los adultos jóvenes tienen el mayor porcentaje de vacilación”, precisó.

La autoridad de Salud dijo que la vacilación sobre la vacuna se ha debido, en parte, a la información errónea sobre los efectos secundarios de la vacuna o “el tiempo que tardó en recibir la autorización de uso de emergencia y la distribución de la vacuna dando la impresión de que se produjo demasiado rápido”, explicó Ocaranza.

No obstante, una encuesta reciente de National Public Radio (NPR) encontró que uno de cada cuatro estadounidenses dijo que rechazaría una vacuna contra el coronavirus si se le ofreciera, mientras que el 5 por ciento está “indeciso” sobre si recibiría la vacuna. 

“Aunque los números fueron más altos para los hombres republicanos y los residentes de áreas rurales, todavía había un número significativo de personas de todas las edades y grupos demográficos que afirman que dirán no”, se lee en el informe de la encuesta.

Elías Valverde, un paseño egresado de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), dijo que la principal razón para vacunarse fue para “sentirse más relajado” y proteger a sus familiares.

“Me vacuné el 17 de abril en el Centro de Convenciones y mi próxima dosis será pronto. Lo hice para proteger a mi mamá y a mi familia a través de mí”, explicó.

Valverde considera que no recibir la vacuna es un “acto egoísta” y que afecta no sólo a sí mismo, sino a la comunidad en general.

“Debemos informarnos y dejar de ser tan egoístas. El no vacunarse no sólo afecta a sí mismo, sino también a las personas que están a su alrededor. Es muy desconsiderado teniendo en cuenta que en otros países la vacuna aún no es una realidad y aquí hay personas que la están rechazando”, comentó.

Aunque desde principios de abril, el gobernador Greg Abbott dijo que las vacunas serán siempre voluntarias y nunca obligadas”, las autoridades locales han insistido en que la comunidad se informe para tomar una decisión que lleve al bien colectivo.

“Estamos utilizando diferentes estrategias destinadas a educar adecuadamente a los residentes y, por lo tanto, a reducir las dudas sobre las vacunas, aumentando las tasas de aceptación y vacunación en nuestra comunidad”, dijo Ocaranza.

El doctor dijo que el DPH continúa en su labor para disipar la información errónea al poner a disposición materiales basados en evidencia y desplegar un grupo de trabajo educativo en toda nuestra comunidad.

“Seguimos posicionándonos como una de las principales fuentes de información confiables”, finalizó.