El Paso

No suspenderán escaneos faciales aquí

Si un ciudadano se niega a ser fotografiado, se le tomarán sus huellas digitales, advierten

Archivo / La agencia busca detectar a quienes usan documentos de otras personas

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

lunes, 09 diciembre 2019 | 06:00

Aunque la administración del presidente Donald Trump anunció que ya no planea dar pie a la regulación de que todas las personas que entran a los Estados Unidos sean fotografiadas digitalmente mediante un escaneo de rostro hecho por Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) como parte de protocolos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), en esta región la iniciativa seguirá conforme a lo planeado, se informó.

La regulación propuesta estaba programada para ser emitida en julio por CBP como parte de la agenda regulatoria de la administración. La agencia dijo el jueves pasado que, después de consultar al Congreso y a expertos en privacidad, dicha medida ya no se implementaría.

Sin embargo, localmente hace dos semanas CBP inició con el escaneo facial en los puentes internacionales en sus filas peatonales. Las personas que intentan ingresar al país presentan su documento de entrada y se paran justo detrás de una línea en el piso en espera de que un oficial aduanal tome una fotografía de rostro para ‘comparar digitalmente’ con la imagen en sus archivos.

“Aquí seguiremos con el proceso de escaneo y fotografía”, dijo Rubén Jáuregui, vocero de CBP en El Paso. “La diferencia es que la agencia busca dar con los impostores, con las personas que se hacen pasar por otros con documentos legales. Es simplemente una comparación”, expresó en entrevista a El Diario de El Paso.

El sistema tiene un poco más del 97 por ciento de efectividad. CBP instaló esta tecnología de comparación facial biométrica a principios de noviembre en los 14 carriles peatonales en el puente internacional Paso del Norte.

Al igual que la regulación en aeropuertos –que se planeaba implementar obligatoriamente el siguiente año–, CBP informó que la excepción puede ser aplicada para aquellos ciudadanos estadounidenses que no deseen ser fotografiados.

“Esta norma de escaneo es para las personas con visa de turista y los residentes, pero los ciudadanos que no quieran ser fotografiados pueden decirlo y luego ya es procesado, digamos mediante huellas”, comentó.

Agregó que CBP busca comparar la fotografía actual de una persona que cruza la frontera por los puentes peatonales, con la imagen que la agencia tiene en archivo.

Cuando un ciudadano estadounidense ingresa a los Estados Unidos con un acta o una licencia, CBP no cuenta con ‘una imagen que comparar’.

“Es por eso que, si se toma la imagen, pueden ahorrar tiempo a los agentes de estar ingresando los datos de una persona manualmente siempre que cruza”, comentó el vocero.

A nivel nacional, CBP dijo que ‘no hay planes actuales para exigir a los ciudadanos estadounidenses que proporcionen fotografías a la entrada y salida de los Estados Unidos’, sin embargo, Jáuregui señaló que este sistema ‘cuenta con un énfasis en materia de seguridad nacional’.

“CBP tiene la intención de que la acción regulatoria planificada con respecto a los ciudadanos estadounidenses sea eliminada de la agenda unificada la próxima vez que se publique”, dijo la agencia.

“Localmente CBP busca asegurarse de dar con impostores, nada más. En caso de que un ciudadano no quiera tomarse foto, verificamos con huellas electrónicas”, manifestó Jáuregui.

Proliferan impostores

De acuerdo con datos de CBP, cada mes en promedio se detectan poco más de cien casos de violaciones de migración en los puentes internacionales del Sector de El Paso, que incluye Santa Teresa, Paso del Norte, Córdova-De las Américas, Zaragoza y Marcelino Serna, este en Tornillo, Texas.

A mediados de abril –cuando la crisis migratoria llegaba a su punto máximo– el Departamento de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) envió más oficiales a esta frontera con la intención de iniciar investigaciones de tráfico humano y el uso de documentos falsos.

“Esta iniciativa comenzó aquí en El Paso el 16 de abril, fuimos la primera oficina en todo el país que empezó a identificar fraudes en los documentos que presentan los solicitantes de asilo”, expresó entonces Leticia Zamarripa, vocera de ICE en El Paso.

Cuando inició la llegada de caravanas migrantes, se empezaron a presentar múltiples casos en que las familias presentaban documentos apócrifos, e incluso crearon ‘parentescos falsos’ para tomar ventaja de las leyes de inmigración de Estados Unidos, según informa ICE.

Desde el uso de actas de nacimiento falsas o reclamar a menores para establecer un parentesco, los documentos falsificados también están siendo usados por adultos extranjeros indocumentados para decir que son menores de 18 años.

“Es un riesgo”, expresó Zamarripa. “Por ejemplo, un adulto de 20 ó 25 años presenta un acta alterada por la fecha de nacimiento y se hace pasar por menor de edad, entonces es puesto con los que sí son menores y se puede prestar a algo peligroso. Un adulto no debe estar con menores”, añadió.

Al ingresar de manera fraudulenta como menores no acompañados, los individuos pueden explotar los huecos que existen en las leyes de inmigración para ingresar a Estados Unidos y evitar su detención. (Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso)