Ninguna excusa para asesinato: Policía de Fort Worth

Dan a conocer que la mujer sacó un arma; están tratando de desviar la atención e inculpar a víctima, reclama comunidad afroamericana

Associated Press
miércoles, 16 octubre 2019 | 06:00

Fort Worth— El furor por el asesinato de una mujer afroamericana por un oficial blanco de Fort Worth creció ayer haciendo cada vez más incapié en un arma apuntada a la ventana de una habitación. Pero el jefe de Policía y los activistas dijeron que la atención estaba en el arma equivocada.

El oficial Aaron Dean fue arrestado el lunes por un cargo de asesinato en su contra por la muerte de Atatiana Jefferson. Ayer la Policía emitió una orden de arresto, en la que incluyó declaraciones del sobrino de 8 años de la víctima en la que decía que Jefferson había sacado un arma después de escuchar ruidos sospechosos detrás de su casa.

Los políticos afroamericanos y otros criticaron a la Policía y a los medios de comunicación por sacar el arma de Jefferson, acusando con ira al departamento de tratar de desviar la culpa a una víctima inocente.

“El Departamento de Policía de Fort Worth está haciendo la tarea de proporcionar una defensa para este oficial”, dijo Lee Merritt, un abogado de la familia Jefferson.

El mismo jefe de Policía interino, Ed Kraus, declaró que no había “absolutamente ninguna excusa” para el asesinato y dijo que Jefferson se comportó como cualquier dueño de una casa en Texas si hubiera escuchado a un merodeador. No estaba claro en la orden si Dean incluso vio su arma a través del cristal.

El asesinato del sábado temprano conmocionó a las personas en todo Estados Unidos y llevó a muchas personas afroamericanas a preguntarse una vez más si ya no están a salvo de la Policía en sus hogares. A principios de este mes, una ex oficial blanca de Dallas fue condenada a 10 años de prisión por matar a un vecino afroamericano en su propio departamento. Ella dijo que confundió su lugar con el de ella y pensó que era un intruso.

Dean, de 34 años, renunció y fue arrestado el lunes por disparar una bala a través de un cristal de una ventana mientras investigaba el informe de un vecino sobre la puerta abierta en la casa de Jefferson. Jefferson se quedaba despierta hasta tarde, jugando videojuegos con su sobrino.

El video de la cámara del cuerpo de la policía mostró a Dean caminando por el costado de la casa hacia el patio trasero en la oscuridad y abriendo fuego una fracción de segundo después de gritarle a Jefferson, de 28 años, que le mostrara las manos. No se identificó como un oficial de Policía.

En la orden de arresto, el sobrino de Jefferson dijo que su tía había sacado un arma de su bolso y apuntó a la ventana. Durante el fin de semana, el Departamento de Policía también agitó la ira al lanzar imágenes de la pistola dentro de la casa.

El representante estatal Harold Dutton, un demócrata afroamericano de Houston, culpó en parte a los medios.

“¿Por qué publicitarías que la señora Jefferson tenía una pistola en su casa?” preguntó. “Estoy seguro de que la Policía te dijo eso. Pero ese era su derecho de la Segunda Enmienda, e igualmente importante, no tenía nada que ver con el incidente por el que estamos aquí. Con demasiada frecuencia, ustedes, los medios, han sido cómplices en arrojar tierra a la víctima mientras ignoran al verdadero culpable, la aplicación de la ley actual”.

La representante estatal Nicole Collier, una demócrata afroamericana de Fort Worth, también se quejó de la tendencia a concentrarse en cosas que tenderían a exonerar a los agentes de Policía, “como mostrar marihuana o una pistola cuando la gente está en su propia casa”.

Después del tiroteo mortal el año pasado en Dallas, la Policía informó haber encontrado marihuana en el departamento del muerto en lo que algunos denunciaron como un intento de difamar a la víctima.

En el caso de Fort Worth, la orden de arresto señala que el otro oficial en la escena le dijo a las autoridades que solo podía ver la cara de Jefferson por la ventana cuando Dean disparó. El propio video de la cámara corporal de Dean mostró que la vista a través del cristal estaba obstruida por el reflejo de su linterna.

Merritt preguntó si Dean vio un arma en absoluto, notando que la ventana estaba cubierta por persianas, estaba oscuro afuera, y Dean nunca dijo “arma” antes de disparar, como los oficiales están entrenados para hacerlo.

“¿Por qué la gente guarda armas en sus hogares? Bueno, tal vez, cuando hay alguien rondando por la parte de atrás a las 2 a.m. de la mañana, es posible que necesites armarte”, dijo Merritt. “Era apropiado que la señorita Jefferson tuviera un arma en esa situación”.

Dean renunció sin hablar con los investigadores de Asuntos Internos, y lo que vio y por qué abrió fuego no quedó claro. Su abogado no responde de inmediato los mensajes para hacer comentarios.

Dean fue liberado de la cárcel con una fianza de 200 mil dólares menos de cuatro horas después de su arresto. El jefe de Policía dijo que lo habrían despedido si no hubiera renunciado primero. La Policía también remitió el caso al FBI por posibles cargos federales de derechos civiles.

Aparentemente cerca de las lágrimas, Kraus suplicó a la ciudad de casi 900 mil no permitir que el asesinato se refleje mal en todo el departamento.

“Los oficiales están sufriendo”, dijo. “Se esfuerzan cada día para intentar mejorar esta ciudad”. Añadió: “Lo compararé con un montón de hormigas que construyen un hormiguero, y luego alguien viene con una manguera y la lava. Y solo tienen que empezar de cero”.