PUBLICIDAD

El Paso

Niegan albergue a cientos de migrantes venezolanos

Quienes entraron a EU sin ser procesados por la Patrulla Fronteriza no pueden entrar a refugios que reciben fondos federales

Cindy Ramírez/ El Paso Matters

viernes, 23 diciembre 2022 | 18:27

Corrie Bodreaux/ El Paso Matters Corrie Bodreaux/ El Paso Matters Corrie Bodreaux/ El Paso Matters

PUBLICIDAD

El Paso.- Cientos de migrantes que ingresaron al país sin ser procesados por la Patrulla Fronteriza no pueden ingresar a los refugios de El Paso que reciben fondos federales, incluido el centro de convenciones de la ciudad.

La Diócesis Católica de El Paso y Casa Anunciación –Annunciation House– están abriendo dos instalaciones para ayudar a los migrantes que provienen principalmente de Venezuela, pero solo por unos pocos días a partir del jueves por la noche.

PUBLICIDAD

Esos dos refugios temporales se abrirán a todos los migrantes, independientemente de su estado migratorio o de procesamiento, durante las próximas noches, cuando las temperaturas bajen a 24 grados, confirmó un funcionario de la diócesis. El funcionario no dijo cuántas personas albergarían los refugios.

La ciudad abrió el Centro de Convenciones Judson F. Williams en el Centro a los inmigrantes el miércoles, con unas 200 personas pasando la noche. Establecido como un refugio temporal por la Oficina de Manejo de Emergencias y la Cruz Roja Estadounidense, el centro de convenciones tiene alrededor de mil   catres instalados. Se puede ampliar para albergar hasta mil 500 personas.

“Todas las personas de nuestra comunidad deben cumplir con las políticas y leyes locales, estatales y federales”, se lee en un comunicado por correo electrónico de la ciudad. “También debemos seguir las mismas políticas y leyes”.

El comunicado decía que los funcionarios de la ciudad podrían “conectar” a los inmigrantes indocumentados con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). “para comenzar los procesos para ingresar a nuestra comunidad”. La portavoz no respondió a las preguntas de seguimiento sobre cómo se estaba haciendo eso.

La mayoría de los migrantes que cruzaron sin ser procesados por la Patrulla Fronteriza son venezolanos que esperaban que el miércoles se levantara el Título 42, la política de salud pública que permite a Estados Unidos expulsar migrantes. La Corte Suprema extendió el lunes la política, que de haber sido levantada habría permitido a los venezolanos solicitar asilo legalmente.

Si los venezolanos y los migrantes de otros países se entregan a la Patrulla Fronteriza después de cruzar sin procesar, es probable que sean expulsados bajo el Título 42.

Las personas que han sido procesadas por los agentes de la Patrulla Fronteriza y a las que se les ha permitido ingresar a los refugios a menudo son migrantes excluidos de las expulsiones del Título 42 porque son de Nicaragua y otros países que no están sujetos a esa orden de salud pública. Los venezolanos fueron generalmente excluidos hasta octubre, cuando la administración de Biden amplió la política para cubrir a los ciudadanos de ese país.

'La necesidad es abrumadora'

La diócesis tiene cuatro refugios para migrantes, pero solo reciben migrantes que han sido procesados por la Patrulla Fronteriza.

La Iglesia Católica del Sagrado Corazón en Segundo Barrio, a pocas cuadras de la frontera, no se considera uno de los cuatro refugios oficiales de la diócesis. Pero en los últimos días, se ha visto inundado de inmigrantes en busca de una comida caliente y un lugar donde quedarse. La iglesia abrió su gimnasio a los inmigrantes el 13 de diciembre.

“Trataremos de acomodar a tantos como sea posible mientras mantenemos las cosas seguras y cómodas”, dijo el reverendo Rafael García, pastor de la iglesia.

Entre ellos se encuentran Jesús y su esposa, Miriam, quienes llegaron el miércoles a Estados Unidos. Se arrastraron a través de un agujero en la valla fronteriza. Ambos durmieron en la calle esa noche.

“Hacía mucho frío”, dijo Miriam, de 33 años, el jueves por la tarde, y agregó que esperaba que estuvieran entre los pocos que pueden dormir dentro del gimnasio de la iglesia.

La iglesia abre las puertas a las 6 p.m. todas las noches y los invitados deben irse a las 8 a.m. de la mañana siguiente, dijo García. Los migrantes son alimentados con la cena y el desayuno. La iglesia se llenó al máximo, con capacidad para unas 130 personas, pero es posible que haya más si es necesario.

“Este es un momento agitado para nosotros. Espero que otras instituciones hagan algo similar”, dijo Garia mientras cientos de migrantes rodeaban la iglesia. “La necesidad es abrumadora. No sé cuánto tiempo podemos ayudar”.

'Política a un lado'

Esa frustración la sentían otras organizaciones que intentaban ayudar.

“Estamos en fuerte desacuerdo con la ciudad sobre esto”, dijo John Martin, director ejecutivo del Opportunity Center for the Homeless, refiriéndose a que la ciudad rechazó a los inmigrantes que ingresaron al país sin ser procesados por la Patrulla Fronteriza. “La necesidad en este momento es para los indocumentados”.

Martin dijo que entiende que es probable que la ciudad solo ofrezca refugio a los migrantes con el papeleo de la Patrulla Fronteriza para que el gobierno federal les reembolse sus gastos.

Muchos de los refugios para migrantes, principalmente los administrados por la ciudad y la Oficina de Manejo de Emergencias, reciben fondos adelantados de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias o se les reembolsan sus gastos.

Esos fondos, parte del Programa de Alimentos y Refugio de Emergencia de FEMA, solo se pueden usar para ayudar a los migrantes que se encuentran legalmente en el país.

Martin dijo que tuvo que rechazar a los inmigrantes que llegaban a las puertas tanto del Centro de Oportunidades como del Centro de Bienvenida, anteriormente un refugio para trabajadores agrícolas que este agosto se estaba transformando en un refugio para personas sin hogar.

Alrededor de 140 personas sin hogar, principalmente inmigrantes, pasaron la noche del miércoles en el Centro de Bienvenida, cuya capacidad suele ser de 85 personas, dijo Martin. El Opportunity Center tiene espacio para 120 pero Martin djo que acomodó a más de 290.

Alrededor de 140 personas sin hogar, principalmente inmigrantes, pasaron la noche del miércoles en el Centro de Bienvenida, cuya capacidad suele ser de 85 personas, dijo Martin. El Opportunity Center tiene espacio para 120, pero Martin dijo que acomodó a más de 290.

“Dejando de lado la política, estas personas deben estar adentro las próximas noches”, dijo Martin, y agregó que teme que cualquiera que duerma al aire libre a temperaturas bajo cero no se despierte al día siguiente.

‘Pero, ¿por qué?’

El personal de la Oficina de Manejo de Emergencias (OEM) escoltó a los migrantes, muchos de ellos familias con bebés y niños pequeños, unas pocas cuadras hacia la parte trasera del centro de convenciones.

Aquellos que ingresaron al país sin autorización de la Patrulla Fronteriza y no se les permitió ingresar al refugio trataron de sobrellevar emocionalmente lo que algunos esperaban que sucedería.

“Ni modo”, dijo un hombre en español. "Oh bien."

“Pero, ¿por qué?” otro dijo angustiado, preguntando “Pero, ¿por qué?” mientras otros lo consolaban.

El pastor Joel Palomino de la Iglesia Roca y Potencia, una iglesia cristiana en el centro-sur de El Paso, oró por los migrantes. Bendijo especialmente a los venezolanos que estaban en El Paso “sin papeles”.

“Dios les abrió el camino aquí”, dijo, instando a los migrantes a no desanimarse en esta etapa de su viaje. También les dijo que no se desesperen tanto como para hacer “cosas malas y malas”. En cambio, dijo, deberían orar y recordar por qué dejaron todo lo que tenían para venir aquí.

Migrantes de diferentes nacionalidades se arrodillaron a su alrededor y levantaron sus manos en oración, algunos mientras las lágrimas corrían por sus rostros.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search