El Paso

Negocios paseños, entre fuego cruzado

Enfrentan órdenes contradictorias del Condado y Ciudad para responder a pandemia

Julián Aguilar/The Texas Tribune

domingo, 01 noviembre 2020 | 08:23

El Diario

El Paso— Eddie Camargo no abrió su restaurante en el Centro de El Paso el viernes por la tarde como protesta en contra de la orden que giró el juez del Condado de que los negocios no esenciales debían cerrar para ayudar a detener la propagación del nuevo coronavirus.

En vez de eso Camargo comentó que iba a hacer lo necesario para cuidar a su familia mientras esperaba en el Rockstar Burger Bar, un restaurante situado en el Centro de la ciudad, justo a unas cuadras del Ayuntamiento.

Negocios como el de Camargo quedaron atrapados en una guerra que se suscitó este viernes entre el alcalde Dee Margo y el juez del Condado Ricardo Samaniego, que están en lados opuestos de la disputa sobre si las autoridades locales tienen que emitir la orden de quedarse en casa durante la pandemia.

Samaniego emitió la orden el jueves debido a que el condado sigue registrando casos récord de Covid-19. El condado tuvo más de 5 mil nuevos casos desde el lunes, los pacientes que no padecen Covid están siendo trasladados vía aérea a hospitales fuera de la ciudad para liberar espacio y el Centro de Convenciones, situado en el Centro de la ciudad, fue transformado en un hospital improvisado.

Margo comentó que la orden del juez del Condado iba en contra del mandato del gobernador Greg Abbott a nivel estatal que ha permitido que los negocios no esenciales reabran al 75 por ciento de su capacidad.  

El procurador general de Texas, Ken Paxton, estuvo del lado de Margo después que el alcalde solicitó una opinión legal sobre la orden; el viernes, Paxton se unió a un grupo de restaurantes que están demandando al Condado por esas restricciones.

“El juez Samaniego del Condado de El Paso no tiene autoridad para cerrar los negocios en el Condado de El Paso. Esa es una directa violación a la orden ejecutiva del gobernador Greg Abbott”, dijo en un comunicado. 

“Las recomendaciones no deben ser confundidas con los requisitos, especialmente los que representan una carga ilegal para los ciudadanos y los negocios privados”.

Sin embargo, la tarde del viernes, quedó claro que el estancamiento iba a terminar pronto después que el juez del Condado reforzara su orden.

“Esa orden es válida, legal y es aplicable. Le hago un llamado al público para que acate esa orden”, dijo Samaniego a través de un comunicado. “Le hago un llamado a las autoridades para que hagan cumplir la orden. Le hago un llamado al alcalde y al Concejo de la Ciudad para que se unan a mí y que esta orden sea cumplida”.

Samaniego comentó que daría a conocer una opinión para demostrar que está en un terreno legal. Sin embargo, en una conferencia de prensa de este viernes, Margo comentó que los negocios deben permanecer abiertos para ayudar a los paseños a obtener sus ingresos.

“Yo soy el alcalde de El Paso y soy el alcalde de todos los que están enfermos de este virus letal”, dijo. “Pero también soy el alcalde de los 32 mil paseños desempleados y soy el alcalde de los 148 mil paseños que necesitan alimentarse a través de los bancos de comida”.

El forcejeo tiene a algunos negocios preguntándose qué tienen permitido hacer, comentó Cindy Ramos Davidson, directora general de la Cámara de Comercio Hispana de El Paso.

“Hemos recibido 119 llamadas en las últimas 24 horas acerca de qué pueden hacer los negocios y qué significan esas directrices”, dijo. “¿Cuál debe ser mi capacidad? ¿Cómo voy a pagar la renta? Hemos recibido todas esas llamadas y ha sido un desgaste emocional para nosotros”.

El problema se convirtió en un futbol político en menos de 24 horas en donde el demócrata César Blanco, representante estatal, que está luchando por el Senado estatal, y la representante Verónica Escobar apoyan al juez. Mientras tanto, Margo fue acompañado en su conferencia de prensa por oficiales de alto rango del Departamento de Policía que dicen que su prioridad es la seguridad pública y están aplicando las restricciones establecidas por el gobernador.

El Departamento había estado a favor de Margo anteriormente y dijo que no haría cumplir la orden de Samaniego. Así como están las cosas, paseños como Camargo esperan que los líderes locales puedan unirse y tener en mente lo que más conviene a los ciudadanos.

“Es importante que arreglen las cosas para que El Paso sea fuerte nuevamente”, comentó Camargo, refiriéndose al slogan que la comunidad adoptó después de la masacre ocurrida en un Walmart en el 2019 que dejó a 23 personas muertas.

Mientras tomaba un descanso y el sol de la tarde en la Plaza San Jacinto del Centro de la ciudad, la paseña Lexi Martínez estuvo de acuerdo con eso. “Es una locura que haya una pelea entre el Condado y la Ciudad”, dijo. “Las personas están muriendo. Algo se tiene que hacer, algún tipo de defensa”.

close
search