El Paso

Migrantes venezolanos, nuevo desafío para Biden

El aumento de personas interceptadas a lo largo de la frontera con México ha generado preocupación al Gobierno

Nick Miroff / The Washington Post

viernes, 03 diciembre 2021 | 06:00

The New York Times | Migrantes venezolanos en muro fronterizo de Yuma, Arizona

Un número récord de migrantes venezolanos ha estado cruzando a Estados Unidos en los últimos meses, lo que plantea un nuevo desafío fronterizo para la administración de Biden y genera preocupaciones de que más de los casi 6 millones de personas desplazadas de la nación sudamericana podrían dirigirse hacia el Norte.

Las autoridades estadounidenses interceptaron a 13 mil 406 migrantes venezolanos a lo largo de la frontera con México en octubre, el total más alto en un mes y más del doble del número de detenidos en agosto. La afluencia incluye a venezolanos que dejaron sus hogares hace años hacia Colombia y otros países de la región, así como a emigrantes más recientes que huyen de la violencia, el colapso económico y el régimen autoritario.

El Gobierno de Estados Unidos no reconoce al líder venezolano Nicolás Maduro como el presidente legítimo del país, lo que limita la capacidad del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos para enviar migrantes de regreso.

Como resultado, casi todos los venezolanos que cruzan la frontera con México están siendo liberados en EU. ICE llevó a cabo sólo 150 deportaciones a Venezuela entre octubre de 2020 y agosto de 2021, un período en el que casi 40 mil venezolanos cruzaron la frontera de Estados Unidos ilegalmente, según estadísticas de la agencia.

Esas cifras contrastan con el trato a los migrantes haitianos, a quienes la administración de Biden ha expulsado en masa desde septiembre utilizando la ley de salud pública de emergencia del Título 42. El mes pasado, menos del 1 por ciento de los venezolanos fueron expulsados bajo el Título 42, mientras que el 48 por ciento de los haitianos fueron devueltos.

“Este es un asunto difícil para la administración”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria no partidista en Washington. “No quieren enviar gente de regreso a Venezuela. Al mismo tiempo, si se permite la entrada a ciudadanos venezolanos, se crean incentivos para que otros lo intenten”.

El nuevo patrón de migración es diferente de las oleadas anteriores de venezolanos, porque ocurre a lo largo de la frontera Sur de Estados Unidos e incluye una gran proporción de migrantes que abandonaron su país hace años. Estos “desplazamientos secundarios” abarcan un rango social y económico mucho más amplio que el de los venezolanos más ricos y de clase media que han llegado durante las últimas dos décadas, a menudo reasentados en el Sur de Florida después de volar a Estados Unidos, muchos con visas.

La nueva afluencia venezolana también es una prueba para los políticos republicanos que históricamente han dado la bienvenida a refugiados de estados socialistas y comunistas, pero cuyas opiniones sobre inmigración se endurecieron bajo el presidente Donald Trump. 

Mark Krikorian, director del Centro de Estudios sobre Inmigración, cuyas propuestas para reducir la inmigración han sido ampliamente aceptadas en el Partido Republicano, sostiene que los venezolanos deberían buscar refugio más cerca de casa o del primer país al que llegan.

“No hay excusa para que la gente de Venezuela vuele a México y solicite asilo en Estados Unidos”, dijo Krikorian. “Los republicanos sentirán una simpatía instintiva por las personas que huyen de los regímenes socialistas, pero tampoco querrán liberar a un gran número de personas en Estados Unidos fuera de los límites del sistema de inmigración, y eso podría hacer avanzar la discusión sobre el asilo”, para que podamos participar en una reevaluación fundamental de cómo funciona el sistema”.

Los venezolanos no requieren una visa de turista para visitar México, por lo que muchos han estado volando a las ciudades fronterizas mexicanas y cruzando la frontera hacia Del Río, Texas, o Yuma, Arizona. Ambos lugares tienen la reputación de ser puntos de cruce más fáciles y con menos secuestros por parte de las organizaciones criminales, y esos dos sectores de la Patrulla Fronteriza representaron más del 95 por ciento de las llegadas venezolanas el mes pasado.

Los funcionarios estadounidenses le han pedido a México que endurezca los requisitos de entrada para los venezolanos, pero el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ha cultivado lazos más amigables con el gobierno de Maduro. Las aerolíneas que operan entre Caracas, Venezuela y Cancún, México, informan de un gran número de pasajeros que no se registran para sus vuelos de regreso.

Los funcionarios estadounidenses también instan a Colombia, Ecuador y otros países de la región a recuperar a los venezolanos que se establecieron en esos países antes de emprender el viaje a Estados Unidos. El secretario de Estado Antony Blinken encabezó una delegación de EU en una cumbre el mes pasado en Colombia, para promover la coordinación regional en la gestión de la migración.

Eduardo Maia Silva, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, dijo que los funcionarios estadounidenses están trabajando para “garantizar procesos de inmigración seguros, ordenados y humanos”.

close
search