Miente Trump sobre El Paso en su informe

Asegura que era de las ciudades más inseguras hasta que se construyó el muro

Roberto Carrillo Arteaga
El Diario de El Paso
miércoles, 06 febrero 2019 | 06:00

En su discurso del Estado de la Unión el presidente Donald J. Trump tergiversó datos sobre El Paso, como una manera de justificar su proyecto de erigir un muro en toda la frontera con México.

Paseños de diferentes filiaciones partidistas –incluido el alcalde Dee Margo, registrado como republicano– calificaron como mentiras tales afirmaciones.

“La ciudad fronteriza de El Paso, Texas, solía tener una tasa extremadamente alta de delitos violentos, una de las más altas del país y era considerada una de las ciudades más peligrosas de nuestro país”, dijo Trump en su informe frente al Congreso.
 “Ahora, inmediatamente después de la construcción de una poderosa barrera, El Paso es una de nuestras ciudades más seguras. En pocas palabras, los muros funcionan y los muros salvan vidas”, agregó.

Las reacciones se dejaron escuchar por políticos, empresarios y líderes sociales paseños, quienes atribuyen las declaraciones de Trump a motivos alejados de la verdad.

“Lo que dijo el presidente son puras mentiras, y todos los ciudadanos en El Paso deben estar muy enojados de lo que dijo, y él lo sabe, pero es capaz de mentir con tal de construir su muro”, afirmó Iliana Holguín, presidenta del Partido Demócrata de El Paso.

“El Paso ha sido una de las más seguras del país, mucho antes de que se construyera este muro, mismo que autorizó el presidente Bush, pero que no se construyó hasta el 2008”, agregó Holguín.

Las palabras del Trump se centraron en gran parte de su discurso en cuestionar la migración, y validar el muro como “una barrera de acero inteligente, estratégica y transparente, no sólo un simple muro de hormigón que se desplegará en las áreas identificadas por los agentes fronterizos como las que tienen mayor necesidad, y como estos agentes le dirán, donde los muros suben, los cruces ilegales descienden”, sostuvo el mandatario.

Sin embargo, las reacciones a su dicho no fueron bien recibidas en esta frontera.

“El presidente volvió a mentir sobre El Paso. No repetiré la mentira, pero afirmaré la verdad: El Paso tiene bajos índices de criminalidad y los ha tenido desde principios de los años noventa”, dijo por su parte el senador José Rodríguez.

“Ya es hora de que los funcionarios electos dejen de mentir sobre la frontera y sobre los inmigrantes. Los líderes de Texas tienen la obligación de defender a las comunidades de Texas. El Paso y otras comunidades fronterizas son motores económicos y culturales, que contribuyen a la prosperidad de Texas y los Estados Unidos”, subrayó Rodríguez.

En una parte del discurso del Estado de la Unión, el presidente Trump sostuvo que México juega un papel clave en la llegada de migrantes a la frontera Sur, y se refirió como “Estado sin ley” al vecino del Sur.

“Mientras hablamos, grandes caravanas organizadas están en marcha hacia los Estados Unidos. Acabamos de escuchar que algunas ciudades mexicanas, para eliminar a los inmigrantes ilegales de sus comunidades, están utilizando camiones y autobuses para traerlos a nuestro país en áreas donde hay poca protección fronteriza”, sostuvo Trump.

“He ordenado que otros 3 mil 750 soldados sean desplegados en nuestra frontera Sur para prepararnos para este tremendo ataque. Este es un asunto moral”, sostuvo el presidente.

En tanto Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR), señaló su desacuerdo con las afirmaciones del mandatario estadounidense en dos diferentes planos. 

“Primero es importante notar la descripción tan desastrosa que ha hecho Trump de nuestra frontera y de los migrantes, él ha puesto a los migrantes en una caja y ha generalizado al catalogar a todos como criminales”, apuntó García.

“Con lo que ha dicho (el presidente) está ignorando la naturaleza de la migración, a la misma historia de los Estados Unidos, y continuar con la generación de miedo hacia los migrantes y presentar un caso particular de lo que dijo un inmigrante para generalizar. Eso es muy lamentable y tiene que ver con su visión racista”, afirmó el director de la BNHR.

“La segunda cosa son las mentiras que dijo de El Paso, y es importante decirlo. ¿Cómo se atreve a decirnos a nosotros aquí en El Paso que debido al muro estamos más seguros?

Eso es aberrante ya que de hecho El Paso ha sido más segura mucho antes de los dichosos muros”, sostuvo García.

La representante Verónica Escobar precisó que la seguridad que existe en El Paso data de años atrás de la construcción del muro existente en la frontera con México, y que en el año 2000 ya era la tercera más segura del país, sólo detrás de Hawai y San Diego.

Para el 2003 El Paso era considerada la segunda ciudad más segura, y subió al primer sitio del listado en repetidas ocasiones desde el año 2005 y 2006, antes de la construcción del muro en el año 2008, de acuerdo a datos proporcionados por el Buró Federal de Investigaciones y agencias locales.

“Él miente. El presidente de los Estados Unidos está de nuevo mintiendo y utilizando el Estado de la Unión para esparcir mentiras sobre nuestra amada ciudad de El Paso”, dijo Escobar al finalizar el discurso de Trump.

Confianza que da seguridad

De acuerdo a Fernando García, existe una razón que descansa en la comunidad al momento de explicar el por qué El Paso es considerada una urbe segura.

“El Paso es una ciudad segura por la relación que tiene nuestra comunidad con los agentes policiacos locales, estatales y federales. No tiene nada que ver con los dichosos muros, es una mentira”, sostuvo.

De forma coincidente Iliana Holguín subrayó que la seguridad viene de esa confianza que tienen los paseños en las agencias policiacas.

El Paso es segura porque la comunidad tiene la confianza de reportar un delito, ya que las agencias locales no les importa el status de una persona al momento de que se reporta un crimen, lo que le importa a las agencias locales es combatir los delitos”, sostuvo Holguín.

“La seguridad que tenemos nosotros viene del trabajo de nuestras agencias locales, no por el muro, ya que todos podemos esperar la protección de la Policía y de oficiales como el sheriff Richard Wyles que han repetido que lo más importante es proteger a todo la comunidad sin importar el estado migratorio de una víctima”, afirmó.

[email protected]