El Paso

Masacre de EP eleva crímenes de odio

En 2019, hubo 51 asesinatos por este motivo; 23 de ellos en Walmart de Cielo Vista

Associated Press / Patrick Crusius, acusado del tiroteo

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

martes, 17 noviembre 2020 | 06:00

El Paso está de nuevo bajo la lupa nacional, esta vez al ser revelado un reporte del Buró Federal de Investigaciones (FBI) sobre los crímenes de odio a nivel nacional en 2019.

El documento, que concluye que el año pasado se presentó la mayor cifra de esta clase de delitos en los últimos diez años, señala además que El Paso registró el 45 por ciento de los asesinatos instados por el odio a nivel nacional durante el 2019.

Según el informe del 2019 Crimen en los Estados Unidos, se cometieron 51 asesinatos en delitos de odio, que incluyen a 23 personas que murieron en el tiroteo que tuvo como objetivo a mexicanos en Walmart en El Paso. Hubo además 23 heridos a consecuencia del ataque que rompió la calma de un sábado en una de las tiendas Walmart más visitadas a nivel nacional.

Patrick Crusius, el presunto responsable del tiroteo del 3 agosto de 2019, fue acusado de delitos estatales y federales en lo que las autoridades dijeron “fue un intento de asustar a los hispanos” para instarlos a huir del país.

Crusius, quien se encuentra bajo vigilancia especial en la Cárcel del Condado de El Paso, viajó unas diez horas desde un suburbio de Dallas con el objetivo expreso de “matar mexicanos”, según señaló en un manifiesto que publicó en Internet poco antes de cometer el mayor atentado terrorista en la historia de esta región.

Luego de esa fecha fatídica, El Paso es el claro ejemplo frente al país que los delitos de odio contra los hispanos aumentaron significativamente.

De acuerdo con el informe del FBI, en el 2019 se reportaron 527 delitos de odio en contra de la comunidad hispana, mientras que en el 2018 cerró con 485.

De acuerdo con el reporte anual del crimen del FBI, en 2019 también se registró el mayor número de asesinatos motivados por el odio desde que la agencia comenzó a recopilar esos datos a principios de la década de 1990.

El Paso, cuenta ante el Gobierno federal con 686 mil 793 habitantes, según los registros del Censo. Durante el 2019, en esta frontera se registraron 2 mil 422 crímenes violentos y 40 asesinatos, 17 más que los registrados en el 2018, que cerró con 23 asesinatos.

“Estas ofensas representan únicamente las reportadas ante autoridades y las agencias de la ley”, establece el FBI.

Además, se reportaron localmente 310 violaciones sexuales, 338 robos y mil 734 ataques agraviados, así como mil 734 casos de robo a propiedad, 10 mil 378 por robo de pertenencias y 851 robos de vehículos.

Durante el año pasado, la Oficina de Campo del FBI en El Paso realizó 182 arrestos, siendo los crímenes de narcóticos y el tráfico humano las categorías con más detenciones.

Más por religión y orientación sexual

Los datos también muestran que hubo un aumento de casi un 7 por ciento a nivel nacional en los delitos de odio basados en la religión, con 953 informes de delitos contra instituciones religiosas el año pasado, frente a los 835 del año anterior.

El número total de delitos de odio basados en la orientación sexual de una persona se mantuvo relativamente estable, con un delito menos denunciado el año pasado, en comparación con el año anterior, aunque se informaron 20 delitos de odio más contra hombres homosexuales.

El aumento de crímenes con violencia y ataques de odio durante el 2019 pueden ser el resultado de mayores reportes hechos ante de los departamentos de Policía, pero funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y los grupos de defensa no descartan ni dudan de que los delitos de odio están aumentando.

El FBI recopila el número de delitos que llegan a las fuerzas del orden por delitos violentos y delitos contra la propiedad.

El año pasado, sólo 2 mil 172 agencias de aplicación de la ley, de las 15 mil agencias participantes en todo el país, reportaron datos sobre delitos de odio al FBI.

Y aunque aumentó la cantidad de agencias que informaron sobre delitos de odio, la cantidad de agencias que participaron en el programa disminuyó con respecto al año anterior. Un gran número de agencias policiales pareció no enviar datos sobre delitos de odio, lo que ha sido una lucha constante para los funcionarios del Departamento de Justicia.