El Paso

Luto por Diana Natalicio

Consterna a la comunidad deceso ocurrido ayer; presidió UTEP durante 31 años y dejó huella imborrable

Armando Vélez / El Diario

sábado, 25 septiembre 2021 | 06:00

Archivo

Diana Natalicio, ex presidenta de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), falleció este viernes a la edad de 82 años de causas no reveladas.

Su deceso conmocionó a la región fronteriza de El Paso, Las Cruces y Ciudad Juárez, donde residen miles de egresados de la institución, algunos de los cuales fueron los primeros en sus familias en acceder a un título universitario.

Con la muerte de Natalicio concluye uno de los capítulos más importantes de la institución educativa que presidió durante 31 años, enfocándose a desarrollar el potencial de los estudiantes hispanos, que conforman la mayoría de los habitantes de esta región.

“Es un día triste para El Paso. La doctora Natalicio era un ser humano increíble que dedicó su vida a UTEP y a los miles de estudiantes cuyas vidas cambió para bien”, señaló el alcalde Oscar Leeser. “Puedo imaginarte en el cielo diciendo ‘Go Miners”, agregó en referencia a la frase que define a la universidad. 

Al igual que Leeser, empresarios, políticos, líderes de opinión y académicos externaron su pesar ante la partida de una mujer tenaz que rompió barreras y puso el nombre de UTEP en alto a nivel internacional.

“Lamentamos profundamente el fallecimiento de la doctora Diana Natalicio, gran aliada de México, de la comunidad binacional y de este Consulado General. Durante su época como presidenta de UTEP inspiró y apoyó a miles de estudiantes mexicanos de la región”, publicó la representación consular mexicana en El Paso. 

En 2011, el entonces presidente Felipe Calderón otorgó a la académica la Orden del Águila Azteca, máxima condecoración del Gobierno mexicano a los extranjeros que realizan una labor a favor de México y a los mexicanos.

Enamorada de El Paso y UTEP

Originaria de San Luis, Missouri, Natalicio llegó a El Paso en 1971 en lo que pensaba sería una temporada breve como catedrática del área de Lingüística y se enamoró de la región. 

Graduada de la Universidad de St. Louis, la doctora Natalicio obtuvo una maestría en portugués y un doctorado en Lingüística de la Universidad de Texas en Austin. 

En UTEP escaló puestos hasta convertirse en la primera mujer en presidir –de 1988 a 2019– a la institución que transformó no sólo en términos de crecimiento en edificios, sino en oferta educativa y de investigación. 

Bill Siedhoff, hermano de la doctora Natalicio, emitió la siguiente declaración: “Es con gran tristeza que su familia cercana, amigos y yo compartimos con la comunidad de El Paso el fallecimiento de la presidenta emérita de UTEP Diana S. Natalicio”.

En su comunicado, Siedhoff enfatizó que su hermana amaba a El Paso y a sus estudiantes.

“Ella amaba el clima, las montañas, la comida y la gente maravillosa. Tuvo una gran vida llena de logros. Amaba a UTEP y, sobre todo, amaba a los estudiantes de UTEP. Ellos son lo que guio el trabajo de su vida y lo que le proveyó su más grande satisfacción”, agregó.

 Una labor exitosa

Antes de tomar el mando como presidenta, Natalicio se desempeñó como vicepresidenta de Asuntos Académicos, decana de Artes Liberales, presidenta del Departamento de Idiomas Modernos y profesora de Lingüística. Su compromiso siempre fue brindar a todos los residentes de la región de Paso del Norte acceso a excelentes oportunidades de educación superior.

Cuando se jubiló en 2019, había alcanzado el mandato más prolongado entre los presidentes de las principales universidades públicas de investigación a nivel nacional.

La Junta de Regentes del Sistema de la Universidad de Texas la nombró presidenta emérita en agosto de 2019. Ese año cedió le presidencia de UTEP a Heather Wilson. 

Durante su larga y distinguida gestión, la inscripción de UTEP creció de 15 mil a más de 25 mil estudiantes, cambiando la demografía de la región Paso del Norte, y UTEP fue designada como una universidad Carnegie R1, reconocida a nivel nacional tanto por la excelencia como por la amplitud de sus estudios académicos y programas de investigación. 

El presupuesto anual de UTEP aumentó de $65 millones a casi $450 millones. El número de programas de doctorado aumentó de uno a 22 durante este mismo período. 

Así la recuerdan

Más allá de las ideologías, paseños de diferentes ámbitos coinciden en recordar el impacto que tuvo la académica en sus vidas y en la región de El Paso, siempre impulsando la excelencia educativa como una manera de avanzar socialmente.

“Conocí a la doctora Natalicio cuando se convirtió en presidenta de UTEP, la Universidad de Texas en El Paso. Fue la principal rectora de la universidad y elevó a UTEP a la fama nacional”, señaló el ex alcalde Dee Margo. “El Paso perdió un verdadero ícono y Adair [su esposa] y yo realmente extrañaremos su enorme presencia”.

El juez del Condado, Ricardo Samaniego, lamenta la pérdida y anticipa que su legado permanecerá vivo en la comunidad.

“El liderazgo y la visión de la doctora Natalicio para hacer de UTEP una universidad de primer nivel realmente nos inspiró a todos. Recuerdo que me uní a ella en una gira por todo el condado y me sorprendió la cantidad de exalumnos que estaban ansiosos por compartir sus historias con ella”, precisa Samaniego.

Para Estrella Escobar, asistente del ahora alcalde Oscar Leeser, el deceso tiene un profundo significado, ya que trabajó de manera muy cercana con Natalicio durante 18 años como vicepresidenta de UTEP.

“Ella era todas las cosas maravillosas que la gente sabía de ella y más. No importa cuántos premios o reconocimientos recibió, siempre se mantuvo fiel a lo que era en el fondo. Siempre esforzándonos por hacer de UTEP la mejor, siempre firme en su visión de acceso y excelencia”, dijo Escobar. 

El senador estatal César Blanco destaca el papel clave que Natalicio representó para la comunidad de El Paso.

 “Ella transformó nuestra Universidad, siempre manteniendo su enfoque en el éxito de los estudiantes y la movilidad social. Fue una apasionada defensora de la investigación, el profesorado y el alumnado”, dijo el veterano y político.

La doctora Natalicio formó parte de numerosas juntas directivas, entre ellas el Hispanic Scholarship Fund (HSF), la Fundación Rockefeller, Trinity Industries, Sandia Corporation y la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC). También fue asesora de los presidentes Bill Clinton y George W. Bush.

En 2019, fue nombrada ganadora del Conqueror Award, el más alto honor de la Ciudad de El Paso, por sus importantes contribuciones a la comunidad. En 2017, la revista Fortune la incluyó entre los 50 principales líderes del mundo.

close
search