El Paso

Lucha por salvar la vida del tirador de Walmart

No puedes combatir el odio con el odio, asegura su defensor vs cargos federales

Armando Vela/El Diario de El Paso / Tiene el miércoles audiencia federal
Armando Vela/El Diario de El Paso / Tiene el miércoles audiencia federal

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

sábado, 08 febrero 2020 | 06:00

Patrick Crusius, el presunto autor de la masacre de Walmart de Cielo Vista se presentará este miércoles 12 de febrero en punto de las 10 de la mañana  en lo que será su primera audiencia ante un juez federal en la Corte Federal del Distrito Oeste de Texas, ubicada en el 525 Magoffin Avenue, en el Centro de El Paso.

David Lane, abogado defensor del acusado, confirmó que la primera audiencia de Crusius será presidida por el juez de Distrito Miguel Torres, pero que el caso había sido asignado al juez magistrado David Guaderrama.

Para Lane, un abogado con sede en Denver, Colorado, con una reputación de luchar para salvar a sus clientes de la pena  máxima, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos está olvidando los derechos básicos humanos.

Este jueves se presentó una acusación de los 90 cargos federales en contra de Crusius. La Fiscalía federal para el Oeste de Texas señaló la posibilidad de buscar la pena de muerte para el presunto asesino, por los más de cuarenta cargos por terrorismo doméstico que se castigan con la ejecución. 

“Al buscar la pena de muerte, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos está olvidando las bases humanas con las que todos nos dirigimos y tenemos derecho”, señaló Lane en exclusiva con El Diario de El Paso.

No puedes combatir odio con odio, punto”, dijo Lane a través de una llamada telefónica.

Gran expectativa

Autoridades confirmaron que la audiencia del pistolero será celebrada en la el miércoles Corte Ceremonial, la corte más grande del edificio, por lo que se espera una basta asistencia.

La información de la primera audiencia de Crusius, acusado de 90 cargos federales en su contra, fue confirmada por autoridades federales minutos antes del inicio de la conferencia de prensa llevada a cabo el jueves por la tarde.

Un total de 90 cargos federales han sido adjuntados al sospecho, quien es señalado de perpetrar uno de los ataques armados más mortales de la historia moderna de los Estados Unidos.

La acusación fue dada a conocer el jueves, en donde se incluye lo siguiente: 22 cargos por crimen de odio que resultó en muerte; 22 cargos por uso de un arma de fuego para cometer asesinato con relación a un crimen de violencia, 23 cargos por crimen de odio que incluye intento de asesinato; 23 cargos por uso de arma de fuego durante y en relación de un crimen violento.

“Estos cargos son diferentes a la acusación realizada en septiembre pasado, de homicidio en primer grado, que será procesada por el fiscal estatal”, dijo John F. Bash, procurador federal del Distrito Oeste de Texas, en conferencia de prensa que realizó en inglés y en español.

Además de la audiencia federal, Crusius cuenta con una segunda audiencia en donde sus abogados escucharán del juez Sam Medrano de la Corte 409 del Condado de El Paso el estatus del caso. Esta, será celebrada el día después (jueves 13 de febrero) a la 1:30 de la tarde. A diferencia de la audiencia federal, se prevé que Crusius no se presente en corte.

Arma era versión rumana

Crusius es un hombre blanco originario de Allen, Texas, quien, de acuerdo con la acusación formal, manejó toda la madrugada del 3 de agosto con destino a la tienda Walmart del 7101 Gateway West Boulevard, en El Paso, lugar descargó su arma en contra de los clientes matando a 22 personas e hiriendo a 24 más.

La acusación formal señala a Crusius como el responsable de “causar intencionalmente lesiones corporales a las víctimas, debido a la nacionalidad de origen real y percibida de cualquier persona”, suscribe el documento.

Se agrega que el 19 de junio del 2019 -dos meses antes del ataque- Patrick Wood Crusius compró por medio de Internet un rifle semiautomático GP WASR 10, un arma de fabricación rumana que es una variante del fusil de asalto AK-47, mismo que se había descrito anteriormente como el arma que el tirador usó.

Se destaca el hecho de que el acusado compró 1 mil 100 proyectiles calibre 7.62 x 39mm, munición con la que se estima realizó el ataque.

Sobrevivientes del ataque han expresado anteriormente que Crusius probablemente dejó de disparar debido a que ‘tuvo problemas con su arma’.

Incluso, en la acusación sostiene además que, en la misma fecha del tiroteo, Crusius publicó en Internet un documento que había redactado y titulado “La verdad incómoda”, en donde se mencionan parte de los ‘problemas de sobrecalentado’ que un arma semiautomática podría presentar.

En dicho documento, llamado también manifiesto, el autor sostuvo: “Este ataque es una respuesta a la invasión hispana de Texas. Ellos son los instigadores, no yo. Simplemente estoy defendiendo a mi país del reemplazo cultural y étnico provocado por la invasión”, constata el documento legal.

El documento citaba, como inspiración, un tiroteo masivo en Christchurch, Nueva Zelanda, que mató a decenas de residentes musulmanes de ese país.

A seis meses de la tragedia

La acusación federal sale a la luz siendo medio año transcurrido desde el mortal tiroteo que marcó la comunidad binacional de El Paso.

El fin de semana pasado, cerca de la ciudad de San Elizario, se plantaron 22 robles en honor de las víctimas.

La Diócesis Católica de El Paso entregó 50 rosarios bendecidos a las familias de las víctimas, mismos que fueron un regalo del Papa Francisco, traídos desde Roma especialmente para los afectados. Una misa fue celebrada el jueves también en memoria de los fallecidos.

‘Yo soy el tirador’

El cargo federal sucede a la acusación estatal de Crusius interpuesta en octubre del 2019 con cargos de asesinato capital, que también, en caso de ser condenado, podría conllevar una sentencia de muerte.

En la audiencia celebrada en octubre, Crusius se declaró ‘no culpable’ ante el juez Sam Medrano.

Ha estado recluido sin fianza desde el tiroteo y mantenido aislado de otros prisioneros, bajo vigilancia suicida después del tiroteo.

Crusius se entregó a la Policía después del ataque en Walmart, diciendo: "Soy el tirador", y que su objetivo eran los mexicanos, según una orden de arresto. szuniga@diariousa.com