El Paso

Los vendedores minoristas, otra víctima de la pandemia

Las restricciones de viajes a causa del coronavirus mantienen a sus mayores consumidores al otro lado de la frontera

El Paso Matters

Angela Kocherga / El Paso Matters

sábado, 26 diciembre 2020 | 06:00

Las luces navideñas centelleantes emiten un brillo cálido y los villancicos resuenan por los altavoces en Outlet Shoppes de El Paso. Pero en estos tiempos de pandemia, algo falta en la escena tradicional de las fiestas en la frontera: los compradores de México.

“Sí, nos ha afectado. Normalmente, en esta época del año el centro comercial está más concurrido”, dijo Lawnie Lazalde, empleada de Mr. C’s Toys, un negocio local con un quiosco en el centro comercial al aire libre.

Antes de Covid-19, Lazalde estima que los compradores mexicanos representaron la mitad de las ventas de Mr. C’s Toys. La pandemia está devastando las economías de ambos lados de la frontera durante el momento más crítico para los minoristas: las vacaciones. 

La frontera ha estado cerrada a todos los cruces excepto los esenciales desde marzo, y la entrada a Estados Unidos está restringida en gran medida a sus ciudadanos y residentes legales permanentes.

El profesor de Economía de la Universidad de Texas en El Paso, Tom Fullerton, estima que los compradores de México representan mil millones de dólares en actividad minorista anual en El Paso. “También hay grandes cifras en Laredo, McAllen y Brownsville”, dijo.

“Los viajes casuales de un día a través de la frontera hacia Texas no se realizarán en 2020”, dijo Fullerton. Las pérdidas tendrán consecuencias en el nuevo año. “Habrá un mayor número de cierres de negocios minoristas en enero de lo que suele ser el caso en El Paso”, dijo Fullerton. Eso también elevará el desempleo por encima de lo que generalmente ocurre estacionalmente después de las vacaciones, dijo.

El impacto de los compradores mexicanos es evidente en el informe “Perspectivas económicas de Borderplex hasta 2021”, elaborado por Fullerton en enero, antes de la pandemia. Se proyectaba que el total de cruces fronterizos de peatones hacia El Paso llegaría a casi 7.5 millones y se pronosticaba que el total de cruces de vehículos personales excedería los 11.8 millones antes de la pandemia.

Pero las restricciones de viaje pandémicas impuestas en marzo por los Gobiernos de Estados Unidos y México y extendidas hasta el 21 de enero, han llevado a un cierre virtual de la frontera la mayor parte de este año. 

Las restricciones en los cruces fronterizos terrestres sólo permiten viajar por razones esenciales, como citas médicas, actividades académicas y trabajo. Las compras no están en la lista.

Eso se tradujo en una Navidad sombría para los minoristas de El Paso que tradicionalmente dependen de los compradores de México. El impacto es evidente en los Outlets de El Paso. Normalmente, hay un estacionamiento desbordado lleno de vehículos con matrículas de Chihuahua, Durango, Coahuila y otros estados del Norte de México durante la ajetreada temporada navideña que se extiende hasta el Día de Reyes, el 6 de enero, en México.

La calle South El Paso depende en gran medida de los compradores mexicanos que cruzan el puente del Centro. En estos días, hay algunas compras incidentales por parte de los residentes mexicanos que recogen algunas cosas mientras están en El Paso por razones esenciales.

Otras familias mexicanas dependen de parientes que viven en el lado texano de la frontera, como Herlinda Santillana. Un sábado reciente, la residente de Fabens estaba de compras con su nieta por videochat. Usó su teléfono para mostrarle a la joven diferentes estilos de botas a la venta en una tienda del Sur de El Paso, a sólo una cuadra del puente internacional.

“¿Son buenos?” Preguntó Santillana. “No”, respondió su nieta. “¿Qué tal esto?” Santillana agitó su teléfono sobre media docena de botas diferentes antes de que su nieta viera un par que le gustaba. “Sólo tienen ese estilo en un color”, le dijo después de preguntarle a un empleado de ventas.

La nieta quisquillosa al otro lado del teléfono estaba en Torreón, casi 600 millas al Sur de la frontera entre Texas y México. Como residente legal, Santillana todavía puede ir y venir a México, ya que las autoridades no pueden evitar que los ciudadanos estadounidenses y los residentes legales regresen a casa, pero sus familiares en México no pueden visitar El Paso.

“Gran parte de mi familia no puede cruzar en este momento. No pueden venir a comprar nada”, dijo antes de reanudar su búsqueda del par de botas perfectas al precio adecuado.

En el lado mexicano de la frontera, el panorama económico es aún peor. Al otro lado del puente Paso del Norte, en la avenida Juárez, las tiendas y los vendedores ambulantes que atienden a los visitantes de Texas están sufriendo.

“No hay nada. No hay ventas”, dice Alberto Moreno, un vendedor ambulante. Lleva una mascarilla que parece una pequeña bandera mexicana y lleva hermosos manteles tejidos a mano, por lo general muy vendidos para las reuniones navideñas. Estima que las ventas han bajado hasta en un 90 por ciento.

Los ciudadanos estadounidenses pueden cruzar a México por razones esenciales, pero nuevamente no para ir de compras. Muchos pequeños vendedores penden de un hilo. “O me muero por el virus o me muero de hambre”, dijo María Velásquez. Ella vende bocadillos desde un pequeño cochecito de bebé que usa como carrito.

Si no trabaja, su familia no come, dijo. Velásquez está agradecida de poder trabajar otro día y confía en su fe para seguir adelante.

“Es duro. Dios tendrá que ayudarnos a todos”, dijo.