PUBLICIDAD

El Paso

Lo que debe saber de las vacunas Covid para menores de 5

Autoridades de salud dan a conocer los riegos y beneficios que tiene la dosis contra el coronavirus en los niños

Priscilla Totiyapungrasert / El Paso Matters

lunes, 27 junio 2022 | 06:00

El Paso Matters | Trabajadores de la salud vacunan a una niña contra el Covid

PUBLICIDAD

Varias clínicas de El Paso han empezado a aplicar las vacunas contra el Covid-19 a niños de 6 meses a 4 años, después de ser aprobadas la semana pasada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Texas ordenó previamente las vacunas antes de la tan esperada aprobación para el último grupo de edad que era elegible.

PUBLICIDAD

Los menores de 18 años son mucho menos vulnerables a padecer una severa enfermedad o la muerte por el virus comparado con grupos de mayor edad, los niños pueden desarrollar un largo Covid-19 o un síndrome de inflamación multisistémica, una condición del virus que no es común pero es grave.

Los infantes también pueden infectar a los que tienen un mayor riesgo de contraer el Covid, tales como personas inmunocomprometidas y adultos mayores, señaló el Dr. Héctor Ocaranza, autoridad de Salud del Condado y Ciudad de El Paso.

“Por ejemplo, algunos niños asisten a la escuela, guardería, o preescolar. Cuando regresan a casa pueden estar enfermos y contagiar a sus abuelos”, dijo Ocaranza. “Tenemos muchos hogares que son multigeneracionales”.

Vacunar a los niños y seguir aplicando refuerzos a la población de alto riesgo es lo mejor para evitar la hospitalización, señaló Ocaranza.

El Paso Matters habló con varios profesionales de la salud para responder sus preguntas acerca de las nuevas vacunas.

• ¿Cómo difieren las vacunas para menores de edad de las dosis para adultos?

Dos vacunas fueron aprobadas para niños de 6 meses a 5 años: Pfizer-BioNTech y Moderna. Ambas usan el mRNA, una molécula que enseña a las células cómo reconocer y reaccionar al coronavirus. Ninguna vacuna contiene el virus en sí.

La vacuna Pfizer requiere tres dosis. Los niños menores de 5 años deberán recibir la segunda inyección por lo menos tres semanas después de la primera y la tercera por lo menos dos meses después de la segunda. Cada dosis contiene 3 microgramos de mRNA, comparada con la de adultos que contiene 30 microgramos.

La vacuna de Moderna requiere dos dosis, espaciadas al menos por cuatro semanas. Cada vacuna contiene 25 microgramos de mRNA, comparada con la dosis para adultos que contiene 100 microgramos.

• ¿Qué tan efectivas son las dosis para menores de 5 años?

En ensayos clínicos tanto de Pfizer como de Moderna, la respuesta inmune en el grupo menor de 5 años fue comparable con los adultos, de acuerdo a un análisis realizado por la FDA.

Entre 5 mil 400 niños que no padecieron Covid-19 anteriormente, la dosis de Moderna fue efectiva de un 37 a 51 por ciento para prevenir el coronavirus sintomático. Entre los participantes del ensayo de Pfizer, no hubo suficientes casos de Covid-19 entre los asistentes para determinar su efectividad.

Más de 31 mil casos de coronavirus en el Condado de El Paso fueron de niños de 12 años y menores, o sea el 12.4 por ciento de todos los contagios del Condado desde el inicio de la pandemia, de acuerdo a un reporte del ayuntamiento del 21 de junio.

El CDC aprobó las vacunas contra el coronavirus para niños de 5 a 11 años hasta noviembre del 2021.

El Dr. Jeffrey Schuster, jefe médico del Hospital Infantil de El Paso, comparó el aplicarse la vacuna con usar el cinturón del auto o un casco cuando se pasea en bicicleta: aunque ninguna precaución es una garantía en contra de una lesión si alguien sufre un accidente, pero pueden reducir la posibilidad de sufrir una lesión grave o la muerte.

El punto clave es que las vacunas reducen el riesgo de una enfermedad grave de Covid-19. Aunque el niño ya haya padecido el virus, la información muestra que la inyección sigue proporcionando protección, agregó Schuster.

José Luis Salas, director de control de infecciones del Hospital Infantil de El Paso, dijo que inocular a todos los grupos de edad es un paso hacia adelante para lograr la inmunidad de rebaño, que es cuando una gran parte de una comunidad esta protegido contra la enfermedad, limitando su propagación.

La vacunación es la manera como las comunidades han erradicado otras enfermedades infecciosas como sarampión –que recientemente volvió a aparecer en áreas en donde los padres no han vacunado a sus hijos.

• ¿La vacuna protege a los niños de un Covid-19 largo o el MIS-C?

El síndrome de inflamación multisistémica (MIS-C) en los niños fue reportado por primera vez en la primavera del 2020, de cuatro a seis semanas después de la primera ola de Covid-19 tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, comentó el Dr. Glenn Fennelly, presidente de Pediatría del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Texas Tech en El Paso.

Ha habido 605 casos de MIS-C identificados en el estado hasta el 28 de abril, de acuerdo al Departamento de Servicios de Salud Estatal de Texas. Tres de esos casos ocurrieron en el Oeste del estado.

Aunque esa enfermedad es rara y tratable, también puede ser peligrosa, particularmente si los niños padecen otras condiciones de salud.

La MIS-C involucra la inflamación de dos o más órganos o sistemas, tales como el corazón, riñones, pulmones, cerebro, vasos sanguíneos y sistema digestivo. Usualmente aparece en los niños de dos a cuatro semanas después que han sido infectados de Covid. Los síntomas comunes incluyen fatiga o mareos, ojos rojos, sarpullido, diarrea, vómito y fiebre.

La vacuna protege a los niños contra el MIS-C y si se la aplican es mucho menos severo, dijo Fennelly.

El coronavirus largo es más difícil de identificar porque no existe una serie de parámetros con los que todos estén de acuerdo, agregó Fennelly. El Covid-19 largo tiene síntomas que pueden durar meses después de la infección inicial. Varían desde leves a debilitantes e incluyen falta de aire, palpitaciones del corazón y dolor muscular.

Esta enfermedad afecta tanto a los niños como adultos, de 24 mil a 73 mil personas en El Paso lo han padecido, según reportó El Paso Matters en el mes de mayo.

Estudios varían sobre qué tan efectivas son las vacunas en contra del Covid-19 largo. Sin embargo, Fennelly dijo que la dosis sigue siendo benéfica debido a que disminuye las posibilidades de padecer Covid-19, así como también protege contra los síntomas severos.

• ¿Cuáles son los efectos colaterales de las vacunas en los menores de 5 años?

Los efectos colaterales reportados incluyen enrojecimiento e inflamación en el lugar en donde se aplicó la inyección, además de fiebre.

“En general cuando se tiene una gran población, por supuesto que se tienen efectos colaterales”, dijo Salas. “Por supuesto que va a doler en donde se aplicó la inyección, además de tener enrojecimiento, esos son indicios de que el sistema inmunológico está siendo puesto a prueba y eso es lo que queremos”.

Los reportes de miocarditis, una inflamación del músculo del corazón, han provocado que algunos no se apliquen la vacuna. Sin embargo, las personas tienen un riesgo mucho más alto de sufrir miocarditis si se enferman de Covid-19, dijo Schuster.

En general, el riesgo de sufrir complicaciones de salud por el virus es mucho mayor que los peligros asociados con la vacuna, agregó Schuster.

Él está alentando a los padres de familia cuyos hijos tienen comorbilidades para que le den prioridad a la vacunación de sus hijos para impedir el riesgo de sufrir una enfermedad grave. Eso incluye a niños que viven con familiares de avanzada edad que tienen comorbilidades, tales como diabetes, enfermedades crónicas del pulmón y enfermedades cardiovasculares.

Eso es lo que provocó que Amanda Beltrán tomara la decisión de vacunar a su hija Emory, quien el otoño pasado tenía 5 años, cuando era elegible para vacunarse.

Emory nació con un raro desorden congénito y pasó los primeros seis meses de su vida intubada en el hospital. También padece asma. Los síntomas de un resfrío común para un niño significa que ella pasará un par de días con esa enfermedad, dijo Beltrán, pero para Emory podría significar una batalla de un mes, pérdida de peso y una posible hospitalización.

La madre de Beltrán, quien trabaja como ayudante de enfermera en el Distrito Escolar Independiente de San Elizario, ya había atendido niños con síntomas prolongados de Covid. Aunque algunos de esos pequeños tenían otras enfermedades, como asma, otros no. Beltrán no quería correr el riesgo con Emory.

“Yo respeto la decisión de los demás sobre cómo cuidar a su familia de la manera que ellos crean que es la mejor”, dijo Beltrán. “En nuestro caso, he visto a mi hija en ese frágil estado en el hospital, dependiendo de un ventilador para mantenerla viva. Para nosotros, esa pequeña posibilidad, cualesquiera que sean las estadísticas para los niños, no valía la pena correr el riesgo”.

Emory experimentó un poco de dolor en el brazo en donde le aplicaron la inyección, y tal vez tomó una prolongada siesta esa tarde. Pero al día siguiente, “volvió a la normalidad”, dijo Beltrán.

• La manera en que algunos padres paseños están sopesando el riesgo

El Dr. Schuster del Hospital Infantil de El Paso aconseja a los padres de familia que tienen dudas sobre la vacuna que hablen con su pediatra.

Eso es lo que hizo Verónica Meléndez, quien dijo que planea vacunar a su hijo Xavier de tres años, pero primero realizó una cita con su pediatra para hablar con él.

El hijo de Meléndez ha recibido vacunas recomendadas por el CDC desde que era un bebé, para inmunizarlo contra la polio y sarampión. Xavier es un niño saludable y pasa la mayor parte del tiempo con sus amigos y familiares que ya están vacunados.

“Para ser completamente honesta y trasparente, eso no está aún en mi lista de prioridades”, dijo Meléndez acerca de la vacuna contra el Covid-19. “Él se queda en casa y no asiste a ninguna guardería ni preescolar en este momento. Si lo fuera a enviar a preescolar en el mes de agosto, ya estaría en el consultorio del pediatra para ponerle la vacuna”.

Una motivación que está detrás de vacunar a su hijo es proteger a su padre, quien tiene 70 años y vive con ellos. Tanto ella como su padre están totalmente vacunados.

Meléndez ha visto personalmente cómo el Covid-19 ha afectado a adultos mayores. Ella trabajó como patóloga del habla, en asilos y en un hospital al inicio de la pandemia. Eventualmente decidió trabajar desde casa porque le preocupaba el riesgo que les llevaría a su hijo, que era un bebé en ese momento, y a su padre.

“Esos pacientes estaban muriendo literalmente enfrente de nuestros ojos”, dijo Meléndez.  “Tuve que irme porque era como un campo de batalla. No fue divertido ver ni escuchar eso, nada de esa experiencia fue bueno”.

Beltrán comentó que ahora que Emory va a asistir presencialmente a la escuela, desea que su hija tenga una experiencia completa como cualquier otro niño. Ella confía en que otras personas deseen lo mismo –el mantenerse a salvo a ellas mismas y sus hijos– aunque recordó los comentarios que escuchó al inicio de la pandemia, cuando El Paso estaba cerrado.

“Todos querían tener su libertad habitual y decían “Bueno, al menos podemos mantener en casa a nuestros hijos”, eso me molestaba”, dijo Beltrán. “Yo quería que mi hija recibiera educación, se divirtiera y estuviera en compañía de otros niños –como los hijos de ellos”.

Cuando la gente decía eso, ella sentía como si “estuvieran ignorando a los adultos mayores, a los enfermos y frágiles”.  Sin saber que probablemente uno puede saber mucho acerca de esas personas”.

Para realizar las vacunas las clínicas piden el consentimiento de los padres o tutores del niño. Todos los pacientes no tendrán que pagar nada, independientemente de su seguro médico o estatus de inmigración.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search