Llevan 10 semanas en huelga de hambre

Se considera crítico el estado de salud de los detenidos

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso
sábado, 09 marzo 2019 | 06:00


 La huelga de hambre en el Centro de Proceso de Servicios de El Paso entró a su décima semana. La huelga continúa aun después que dos hombres que dejaron de comer fueron deportados el pasado jueves 28 de febrero, se informó. 

El estado de salud del resto de los hombres parece estar empeorando, de acuerdo con Nathan Craig, representante de Defensores de Visitantes que tienen Inmigrantes Detenidos (AVID), quienes visitaron el domingo pasado a uno de los hombres que estaban en huelga de hambre en esas instalaciones. 

“Al final de la conversación no pudo ni siquiera levantar la cabeza. Cuando se levantó e intentó regresar a su barraca, se tambaleó momentáneamente y cayó al piso, dobló sus piernas torpemente debajo de su delgado y frágil cuerpo. Seis guardias de seguridad privada del lugar que estuvieron parados junto a él durante unos cinco minutos no hicieron más que jalarlo del overol para mantenerlo de pie e impedir que cayera”, comentó Craig en un editorial que escribió acerca de la travesía de los huelguistas. 

Nadie fue a ver cómo estaba. Después de cierta discusión y de flexionar los músculos, los seis guardias levantaron al hombre por las axilas y lo llevaron a la habitación, agregó. 

“El Paso 9” —como se conoce el objetivo de los migrantes—, ha estado sujeto a una dolorosa y abusiva alimentación forzada desde el mes de enero. 

Los defensores del hecho, informaron que también se han confinado de manera solitaria a los involucrados de manera de represalia por su huelga de hambre. 

Los hombres hicieron la huelga de hambre para protestar por el retraso en sus audiencias ante la corte, su prolongada detención y el abuso verbal y físico de los guardias. 

“La naturaleza vengativa de las deportaciones y el trato que han soportado esas personas en El Paso no es algo nuevo, sino que es una táctica probada y verdadera que el Departamento de Inmigración y Aduanas emplea vergonzosamente con la intención no sólo de dañar a esos individuos sino también para silenciar a otros que se encuentran detenidos”, comentó Jennifer Apodaca, miembro del Comité de Solidaridad con los Migrantes Detenidos. 

El 8 de febrero, 27 inmigrantes y grupos de derechos civiles enviaron una carta a la secretaria Kirstjen Nielsen del Departamento de Seguridad Interna, (DHS), exigiendo la liberación inmediata de los nueve hombres que han estado en huelga de hambre y para que se haga una investigación en las instalaciones. 

De acuerdo con el Comité de Solidaridad con los Migrantes Detenidos, hasta la fecha DHS no ha respondido a la carta, por lo que activistas han estado llamando a la Oficina de ICE en El Paso durante todo el mes para detener las deportaciones, sin embargo, al parecer fueron desconectadas las líneas telefónicas. 

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, (ICE), informó esta semana que dos hombres indios que fueron alimentados a la fuerza mientras estaban en huelga de hambre fueron deportados. 

La portavoz de ICE, Leticia Zamarripa, dijo el lunes que hay nueve detenidos de India, Nigeria, Turquía, Bissau-Guinea, Pakistán y Croacia que se han negado a comer en centros de detención en las áreas de responsabilidad de El Paso, Atlanta, San Diego, Miami y Seattle. 

A principios de este año, los jueces federales autorizaron la alimentación forzada de nueve a detenidos en El Paso. En respuesta, la oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas dijo que Estados Unidos podría estar violando la Convención contra la Tortura porque considera que la alimentación forzada es un posible ‘maltrato’.