El Paso

Ligan testigos a policías con el Cártel de Sinaloa

Enjuician a dos presuntos miembros de la organización por secuestros y asesinato de recién casados en 2010

Staff / El Diario de El Paso

viernes, 08 octubre 2021 | 06:00

Cortesía | Arturo Shows Urquidi Cortesía | Mario Alberto Iglesias Villegas

Dos presuntos miembros del Cártel de Sinaloa están siendo juzgados esta semana la Corte Federal de El Paso por el secuestro y muerte de una pareja de recién casados ocurridos en Ciudad Juárez en 2010. 

En testimonios presentados en la Corte, ex miembros de la organización delictiva han señalado presuntos vínculos entre el cártel y corporaciones policiacas estatales y municipales.

Mario Alberto Iglesias Villegas y Arturo Shows Urquidi (alias “Chous”) son acusados de actividad delictiva en la organización criminal más grande de México, según fiscales federales de EU.

El lunes comenzó la selección del jurado ante la Corte que preside el juez federal Frank Montalvo y el martes comenzaron los testimonios.

Conocidos como “Los Asesinos de la Boda”, Iglesias y Urquidi son parte de una gran acusación de un enorme jurado federal que incluyó a los líderes del Cartel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “Mayo” Zambada García. 

El 24 de abril de 2012, los líderes del cártel y otros 22 miembros del cartel fueron acusados de actividades delictivas que van desde el tráfico de drogas hasta la conspiración para matar en un país extranjero.

Iglesias enfrenta cargos de conspiración para matar en un Gobierno extranjero y secuestro, así como cargos de continuar una empresa criminal y lavar dinero.

Está acusado de ayudar y conspirar con otros para secuestrar a tres personas, entre ellas un ciudadano estadounidense. Las víctimas posteriormente fueron encontradas asesinadas el 10 de mayo de 2010 en Ciudad Juárez.

Urquidi enfrenta cargos de conspiración para poseer narcóticos, lavado de dinero, conspiración para poseer y traficar armas de fuego y drogas y crimen organizado.

Está acusado de participar en la descarga y carga de cocaína, incluidas las ganancias de la droga y las armas de fuego, en un almacén en Juárez.

{DESC}

Describen vínculos con policías

En el juicio, el miércoles, Ricardo Rodríguez, un ex miembro del cártel apodado “Yogi” describió una relación de trabajo entre el cártel de Sinaloa y la Policía municipal y estatal de Juárez. Dijo que David Sánchez-Hernández, un ex sargento de la Policía municipal, ayudó a guardar cocaína y dinero de la droga en una casa segura en el barrio Campestre de dicha ciudad.

Señaló que los miembros del cártel envolverían 10 mil dólares en fajos de billetes de 100 y que serían etiquetados con números que se correlacionaran con los pagos.

El testimonio de Rodríguez proporcionó un relato más detallado de las operaciones diarias del cartel en sus operaciones antes de su guerra con el cartel de Juárez.

Urquidi, vestido con un traje gris, observaba desde su asiento.

Rodríguez le dijo a la corte que un hombre llamado Sergio Garduño Escobedo era un líder del cartel de Sinaloa a mediados de la década de 2000. Garduño, ex comandante de estación de la Policía del estado de Chihuahua, pagó el impuesto en nombre del cartel de Sinaloa al cartel de Juárez por el permiso para mover drogas por la región, según documentos judiciales.

La operación de Garduño incluyó almacenes y fuerzas de seguridad que supervisaron miles de kilogramos de cocaína enviados a EU para su distribución, según documentos judiciales.

Rodríguez explicó que los almacenes albergaban al menos tres camiones cisterna que estarían revestidos de cocaína para ser transportados en los EU y que los vehículos estaban preparados con kilos de cocaína que podían sacarse de entre el revestimiento metálico.

Otro Policía mexicano testificó ante Rodríguez, confirmando un vínculo entre las fuerzas del orden y el cartel. Dijo que participó como vigía en operaciones para asesinar a personas. También había testificado sobre el traslado de armas para la organización criminal.

Cuando se le preguntó si sus decisiones afectaron a las personas, respondió: “Indirectamente, a través de mis acciones, sí”.

Rodríguez, fue miembro del cartel de Sinaloa entre 2005 y 2010, según su testimonio. Dijo a los fiscales que se entregó a los agentes de la DEA que querían corregir sus errores debido a su temor a Dios.

close
search