El Paso

Lideran en vacunación condados fronterizos

Desde El Paso hasta Brownsville sobrepasan el promedio estatal de inmunizaciones

Associated Press

Karen Harper/Carla Astudillo/The Texas Tribune

miércoles, 02 junio 2021 | 06:00

Cuando Robert Chapa, un jubilado del Valle del Río Grande, finalmente recibió su vacuna contra Covid-19 en marzo, después de meses de intentar conseguir una cita, fue un distrito escolar cercano el que lo ayudó.

Después de un año de vivir en un punto caliente nacional para el virus, donde las tasas de muerte en un momento estuvieron entre las más altas del país, Chapa, de 59 años, estaba ansioso por recibir la vacuna.

“Corría un alto riesgo, al tener sólo un riñón”, dijo Chapa, quien perdió el órgano en un accidente automovilístico hace décadas. “Estuve haciendo cola durante tres horas, creo. Pero si tienes que conseguirlo, tienes que conseguirlo”.

Un amigo que trabajaba en el Distrito Escolar Independiente de Mission lo ayudó a conseguir una cita en el Doctors Hospital at Renaissance en Edinburg como parte de una campaña para vacunar a los empleados del Distrito y sus familias, cuando la demanda aún era alta y los suministros de vacunas eran bajos.

Los condados de la frontera entre Texas y México que se encontraban entre los más afectados por Covid-19 ahora están experimentando algunas de las tasas de vacunación más altas del estado. Desde El Paso hasta Brownsville, todos los condados a lo largo de la frontera están superando el promedio estatal en el porcentaje de residentes completamente vacunados contra Covid-19. 

De los 39 condados de Texas que actualmente se encuentran por encima del promedio estatal, más de un tercio de ellos son condados fronterizos, según cifras estatales.

En todo el estado, el 35 por ciento de la población total ha sido completamente vacunada, incluido el 42 por ciento de los texanos elegibles de 12 años o más. En el Valle del Río Grande, tres de los cuatro condados ya han superado el 40 por ciento de su población total completamente vacunada, incluido el Condado de Hidalgo con el 43 por ciento, Cameron con el 45 por ciento y el Condado de Starr con casi el 50 por ciento. En el Condado de Webb, que incluye a Laredo, el 47 por ciento de los residentes están completamente vacunados, y el Condado de El Paso ha vacunado completamente a aproximadamente el 45 por ciento de su población.

El mayor motivador para que los residentes se presenten en cantidades tan grandes para la toma, dicen los lugareños, es el hecho de que la región sufrió tantas muertes durante las oleadas de Covid-19. 

En el Condado de El Paso, se informó que más de 2 mil 700 residentes murieron a causa del virus, y las muertes por Covid-19 fueron tan frecuentes en el otoño que los reclusos fueron utilizados como mano de obra para ayudar a lidiar con los cuerpos. El Condado de Hidalgo reportó más de 2,800 muertes: en un momento el verano pasado, una de cada 10 muertes por Covid-19 en Texas había ocurrido en el condado de casi 900 mil personas.

“Todo el mundo conocía a alguien que había muerto de Covid aquí en esta región”, dijo el Dr. Michael Dobbs, vicedecano de asuntos clínicos de la Facultad de Medicina del Valle del Río Grande de la Universidad de Texas. “Creo que había muy pocas personas que fueran escépticas o negacionistas del Covid”.

Fuertes lazos familiares

Algunos dicen que la tendencia fue inesperada, principalmente porque la mayoría de los condados fronterizos son 85 por ciento o más hispanos, y en los primeros días del esfuerzo de vacunación, los hispanos estaban siendo vacunados en tasas más bajas que los blancos. Los condados fronterizos también albergan algunas de las comunidades más pobres del país; los texanos de bajos ingresos tienden a tener menos acceso a las vacunas.

“Estoy orgulloso, pero más que nada, estoy agradecido”, dijo el Dr. Iván Meléndez, Autoridad de Salud del Condado de Hidalgo y sobreviviente de Covid. “Todo el bombo previo a la vacuna sobre cómo las minorías dudaban más en vacunarse que el resto de la población no ha funcionado realmente”.

Otro factor que ha contribuido a una alta tasa de aceptación de la vacuna a lo largo de la frontera, dijeron los residentes locales y los funcionarios, son los fuertes lazos familiares entre los hispanos en la región.

En el Condado de Hidalgo, por ejemplo, una de cada 10 familias tiene al menos tres generaciones viviendo en el hogar.

“La misma cultura que hizo que el distanciamiento y el aislamiento de las familias fueran particularmente difíciles de soportar cuando el virus golpeaba los condados fronterizos, ahora está llevando a las familias a vacunarse para que puedan volver a verse de manera segura, y a los hijos adultos a presionar a sus padres y parientes para que se vacunen y evitar más muertes”, dijo Frank Arredondo, farmacéutico de CVS Pharmacy en Pharr y sobreviviente de Covid-19.