El Paso

Lidera Ted Cruz rebelión: impugnarán triunfo de Biden

Senador texano se opondrá el día 6 a certificar votos del Colegio Electoral

Associated Press / Insiste en que hubo fraude electoral

Associated Press

domingo, 03 enero 2021 | 06:00

Washington— Un número creciente de legisladores republicanos se unen al extraordinario esfuerzo del presidente Donald Trump para revertir las elecciones y se comprometieron a rechazar los resultados cuando el Congreso se reúna la próxima semana para contar los votos del Colegio Electoral y certificar la victoria del presidente electo Joe Biden.

El senador Ted Cruz de Texas anunció el sábado una coalición de 11 senadores que se han unido para apoyar el esfuerzo de Trump por subvertir la voluntad de los votantes estadounidenses.

El grupo sigue a la declaración del senador Josh Hawley de Missouri, quien fue el primero en oponerse al liderazgo del Senado al decir que se uniría a los republicanos de la Cámara Alta para oponerse a los conteos estatales durante la sesión conjunta del Congreso del miércoles.

La negativa de Trump a aceptar su derrota está destrozando al partido, ya que los republicanos se ven obligados a tomar decisiones importantes que marcarán los contornos de la era posterior a Trump. Hawley y Cruz se encuentran entre los posibles contendientes presidenciales de 2024.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, había instado a su partido a no intentar revertir lo que los funcionarios electorales no partidistas habían concluido que era un voto libre y justo.

Los 11 senadores reconocieron ampliamente el sábado que no lograrán evitar que Biden sea investido el 20 de enero después de que ganó el Colegio Electoral 306-232. Pero sus desafíos, y los de los republicanos de la Cámara, representan el esfuerzo más radical para deshacer el resultado de una elección presidencial desde la Guerra Civil.

"No tomamos esta acción a la ligera", dijeron Cruz y los otros senadores en un comunicado conjunto.

Prometieron votar en contra de ciertos electores estatales el miércoles, a menos que el Congreso designe una comisión electoral para realizar de inmediato una auditoría de los resultados electorales. Se están concentrando en los estados donde Trump ha planteado acusaciones infundadas de fraude electoral. Es poco probable que el Congreso esté de acuerdo con su demanda.

El grupo, que no presentó nueva evidencia de problemas electorales, incluye a los senadores Ron Johnson de Wisconsin, James Lankford de Oklahoma, Steve Daines de Montana, John Kennedy de Louisiana, Marsha Blackburn de Tennessee y Mike Braun de Indiana, y los senadores electos Cynthia Lummis de Wyoming, Roger Marshall de Kansas, Bill Hagerty de Tennessee y Tommy Tuberville de Alabama.

Trump, el primer presidente en perder la reelección en casi 30 años, ha atribuido su derrota a un fraude electoral generalizado, a pesar del consenso de los funcionarios electorales no partidistas e incluso del fiscal general de Trump de que no hubo ninguno. De las aproximadamente 50 demandas que el presidente y sus aliados han presentado resultados electorales desafiantes, casi todas han sido desestimadas o retiradas. También perdió dos veces en la Corte Suprema de Estados Unidos.

Se espera que los próximos días hagan poco para cambiar el resultado.

"Joe Biden asumirá el cargo el 20 de enero, y ningún truco publicitario cambiará eso", dijo la senadora Amy Klobuchar de Minnesota, la principal demócrata en el panel que supervisa el conteo del Colegio Electoral.

Klobuchar dijo que el esfuerzo republicano por crear una comisión federal "para reemplazar las certificaciones estatales cuando los votos ya han sido contados, contados, litigados y certificados por el estado" es incorrecto.

"Es antidemocrático. No es estadounidense. Y afortunadamente no tendrá éxito. Al final, prevalecerá la democracia", dijo en un comunicado.

La convocatoria de la sesión conjunta para contar los votos del Colegio Electoral suele ser rutinaria. Si bien han surgido objeciones antes, en 2017, varios demócratas de la Cámara desafiaron la victoria de Trump, pocos se han acercado a este nivel de intensidad.

Al otro lado de la división republicana, la senadora Lisa Murkowski, de Alaska, dijo en un comunicado el sábado que votará para afirmar la elección e instó a sus colegas de ambos partidos a unirse a ella para "mantener la confianza en el Colegio Electoral y nuestras elecciones para que nos aseguramos de tener la confianza continua del pueblo estadounidense ". El senador Ben Sasse de Nebraska, otro posible contendiente en 2024, ya ha instado a sus colegas a "rechazar esta peligrosa estratagema", que dijo que amenaza las normas cívicas de la nación.

Atrapado en el medio está el vicepresidente Mike Pence, quien enfrenta una creciente presión de los aliados de Trump por su papel ceremonial al presidir la sesión el miércoles.

Varios republicanos han indicado que están bajo presión de los electores en casa para demostrar que están luchando por Trump en su campaña infundada para permanecer en el cargo.

El senador John Thune, el republicano de segundo rango, dijo a los reporteros en el Capitolio que el liderazgo estaba permitiendo a los senadores "votar en su conciencia".

Los comentarios de Thune como el látigo republicano a cargo de redondear los votos muestran que el liderazgo republicano no está poniendo su fuerza detrás de las demandas de Trump, sino que permite a los senadores elegir su curso. Señaló la gravedad de cuestionar el resultado de las elecciones.

"Este es un tema que es increíblemente consecuente, increíblemente raro históricamente y que sienta un precedente", dijo. "Esta es una gran votación".

Pence será observado cuidadosamente mientras preside lo que es típicamente un recuento de votos de rutina en el Congreso, pero ahora se dirige hacia un enfrentamiento prolongado que podría extenderse hasta el miércoles por la noche, dependiendo de cuántos desafíos se monten.

Un juez en Texas desestimó una demanda del representante Louie Gohmert, republicano por Texas, y un grupo de electores de Arizona que intentaban obligar a Pence a salir de la mera ceremonia y dar forma al resultado de la votación. El juez federal de distrito Jeremy Kernodle, designado por Trump, desestimó la demanda el viernes por la noche.

Para evitar un desmoronamiento dramático, McConnell convocó una conferencia telefónica con senadores republicanos el jueves específicamente para abordar la próxima sesión conjunta y la logística de contar los votos, según varios republicanos a quienes se concedió el anonimato para discutir la llamada privada.

El líder republicano pidió deliberadamente a Hawley que respondiera preguntas sobre su desafío a la victoria de Biden, según dos de los republicanos.

Pero no hubo respuesta porque Hawley no se presentó, dijeron los republicanos.

La oficina de Hawley dijo que luego envió un correo electrónico a sus colegas explicando sus puntos de vista. En el correo electrónico, Hawley dijo que los electores en casa están "enojados y desilusionados" con el resultado de las elecciones.

El senador Pat Toomey, republicano de Pensilvania, quien reconoció la victoria de Biden y defendió los sistemas electorales de su estado como válidos y precisos, habló sobre la llamada, objetando a quienes desafían los resultados de Pensilvania y dejando en claro que no está de acuerdo con los planes para impugnar el resultado. dijo su oficina en un comunicado.

McConnell había advertido previamente a los senadores republicanos que no participaran en plantear objeciones, diciendo que sería un voto terrible para sus colegas. En esencia, los legisladores se verían obligados a elegir entre la voluntad del presidente saliente y la de los votantes.