PUBLICIDAD

El Paso

Libra ir a prisión el ‘vaquero de Trump’

Juez le da crédito a comisionado del Condado de Otero por tiempo que estuvo

Associated Press

sábado, 18 junio 2022 | 06:00

Associated Press | Couy Griffin participó en ataque al Capitolio

PUBLICIDAD

Washington— Un funcionario electo que fue una figura central en la negativa de un condado de Nuevo México –aledaño a El Paso– a certificar los resultados electorales con base en teorías de conspiración desacreditadas sobre las máquinas de votación, evitó más tiempo en la cárcel el viernes por unirse a la multitud que atacó el Capitolio de Estados Unidos.

Couy Griffin, quien fundó el grupo político Cowboys for Trump, fue condenado a 14 días de prisión. El juez federal de Distrito Trevor McFadden le dio crédito a Griffin por los 20 días que ya estuvo en la cárcel después de su arresto.

PUBLICIDAD

Los fiscales federales y un oficial de libertad condicional recomendaron una sentencia de tres meses de prisión. Griffin enfrentó una sentencia máxima de prisión de un año por su condena por delito menor.

Después de un juicio sin jurado, McFadden condenó a Griffin en marzo por ingresar a un área restringida fuera del Capitolio durante los disturbios del 6 de enero de 2021, pero lo absolvió de un cargo de alteración del orden público. 

Griffin no entró al edificio en sí y no fue acusado de participar en actos de violencia o destrucción.

McFadden, quien fue nominado por el presidente Donald Trump, también ordenó a Griffin pagar una multa de $3 mil y $500 en restitución y realizar 60 horas de servicio comunitario.

El castigo por el papel de Griffin en los disturbios que retrasaron la certificación de la victoria del presidente Joe Biden y llevó a los legisladores a correr por sus vidas, llegó el mismo día en que la Comisión del Condado de Griffin, dominada por los republicanos, enfrentó una fecha límite para certificar los resultados de sus elecciones.

Los comisionados del Condado de Otero, con sede en Alamogordo y que incluye parte de Chaparral, Nuevo México, optaron 2-1 por certificar los resultados durante una reunión de emergencia el viernes. Sólo Griffin se negó a certificar y se unió a la reunión de forma remota horas después de su sentencia en Washington. 

Los dos que votaron para certificar dijeron que no tenían otra opción según la ley estatal y que sólo podía ser un sello de goma. También reconocieron una orden de la Corte Suprema del estado y las amenazas posteriores de acción legal por parte del fiscal general demócrata del estado.

Si bien no ha habido evidencia de fraude, las acciones de la comisión amenazaron con privar de sus derechos a más de 7,300 votantes en el área políticamente conservadora del Sur de Nuevo México.

Durante su sentencia, Griffin afirmó que la comisión “encontró discrepancias importantes” en una auditoría electoral. No dio más detalles, pero dijo: “Eso es todo lo que queremos, transparencia y verdad”.

McFadden dijo que no tuvo en cuenta esa situación en su sentencia de Griffin. Pero el juez dijo que los funcionarios públicos como Griffin deben cumplir con un estándar más alto.

“Necesitamos que nuestros funcionarios electos apoyen a este país”, dijo McFadden.

Durante los disturbios, Griffin gritó su creencia infundada de que a Trump le habían robado las elecciones, trepó una valla derribada y otra barrera para acceder a los escalones del Capitolio y usó un megáfono para dirigir a la multitud en oración.

Griffin le dijo a McFadden que sólo iba al Capitolio para orar con otros.

“Mis acciones el 6 de enero fueron el resultado de mi fe”, dijo.

McFadden dijo que el motín en el Capitolio fue una “vergüenza nacional” y calificó de “absurdo” que Griffin afirmara que no sabía que no podía estar en los terrenos del Capitolio el 6 de enero.

“No estoy convencido, ni siquiera un poco”, dijo el juez.

Un día después del sitio del Capitolio, Griffin hizo un video en las redes sociales expresando su intención de regresar a Washington y habló sobre la posibilidad de realizar una manifestación por los derechos de armas en los escalones del Capitolio, diciendo que “va a salir sangre de ese edificio”.

“Pero al final del día, recuerda mi palabra, plantaremos nuestra bandera en el escritorio de Nancy Pelosi y Chuck Schumer y Donald J. Trump si se reduce a eso”, dijo Griffin.

Al menos 21 acusados de disturbios se han declarado culpables de un solo cargo del mismo delito menor por el que el juez condenó a Griffin. Los jueces dictaron sentencias de prisión que van de 10 días a tres meses en 14 de esos casos, según una revisión de AP de los registros judiciales.

Los fiscales dijeron que Griffin ha mostrado una falta de arrepentimiento por sus acciones durante el ataque. Griffin se jactó en una reunión de la Comisión del Condado de violar las órdenes de la Policía de permanecer fuera del área restringida, difundió teorías de conspiración sobre lo que sucedió el 6 de enero y realizó publicaciones en las redes sociales que cuestionaron las conclusiones del juez que supervisa su caso, dijeron los fiscales. 

El abogado defensor Nicholas Smith sostuvo que Griffin está arrepentido y cree que recibió un juicio justo.

Pero el juez dijo que la falta de arrepentimiento y el aparente desdén de Griffin por el sistema de justicia penal es “muy preocupante”.

Griffin es uno de los pocos acusados de disturbios que no está acusado de ingresar al edificio del Capitolio ni de participar en ningún comportamiento violento o destructivo.

Más de 800 personas han sido acusadas de delitos federales relacionados con los disturbios del 6 de enero. Más de 300 de ellos se han declarado culpables y casi 200 han sido condenados.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search