El Paso

Liberan a migrantes detenidos por policías estatales

Aseguraron ante juez que fueron llevados a un rancho y luego arrestados por entrar sin autorización

Jolie McCullough / The Texas Tribune

miércoles, 06 octubre 2021 | 06:00

Archivo

Se han retirado los cargos contra 11 migrantes arrestados bajo la iniciativa de seguridad fronteriza del gobernador Greg Abbott después de que los hombres les dijeron a los abogados que los agentes de la ley los llevaron durante unos 20 minutos a un rancho cercado y luego los arrestaron por entrar sin autorización.

Sin evidencia de video o un informe escrito del incidente de agosto de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, el fiscal del condado de Val Verde, David Martínez, desestimó los cargos de allanamiento el lunes después de que los hombres habían pasado casi dos meses en una prisión estatal.

Los hombres habían huido a pie después de una parada de tráfico en la carretera por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza, según una declaración jurada de arresto. Más tarde, los migrantes dijeron a los abogados que cuando los encontraron cerca de la carretera, los oficiales hicieron que los migrantes caminaran durante unos 20 minutos y treparan, con las manos atadas con cremalleras, sobre una cerca de casi 10 pies hacia un rancho antes de que fueran arrestados por entrar sin autorización por parte de la policía estatal.

Los migrantes también dijeron que los agentes cortaron la cerca del terrateniente del condado de Val Verde para que un perro policía pudiera ingresar a la propiedad del rancho, dijeron un abogado defensor y un fiscal a The Texas Tribune.

Un portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) dijo que las afirmaciones de los migrantes eran inexactas, y afirmó que los hombres que huían saltaron una cerca hacia una propiedad privada. Un portavoz de la Patrulla Fronteriza dijo que cualquier sugerencia de que los agentes llevaron a los migrantes a una propiedad privada para que pudieran ser arrestados por allanamiento de morada es “absolutamente falsa”.

Pero la confusa situación es solo una instancia en la que Martínez, un demócrata elegido para procesar casos de delitos menores, dijo que se sentía obligado a retirar los cargos debido a la incertidumbre sobre si los arrestos del DPS pasan la prueba legal. En septiembre, un venezolano cruzó el Río Grande cerca de Del Río con una pareja casada y caminó hasta una puerta abierta a la que asistían policías estatales, dijo Martínez después de que su oficina revisara las imágenes de la cámara corporal del encuentro. Los oficiales se hicieron a un lado para dejar que los migrantes pasaran y luego arrestaron al hombre soltero por entrar sin autorización. La pareja fue remitida a la Patrulla Fronteriza.

“Los policías podrían haber dicho fácilmente: ‘Oye, esto es propiedad privada, no puedes pasar’. Pero se apartaron aparentemente como una invitación”, dijo Martínez.

Martínez rechazó el caso el lunes. DPS se negó a comentar sobre el arresto.

Los casos son ejemplos de los más de 100 arrestos por traspaso bajo la directiva de seguridad fronteriza de Abbott “atrapar y encarcelar” que Martínez ha desestimado o rechazado. El fiscal ha desestimado 123 de los 231 casos de allanamiento presentados ante él por DPS desde julio, dijo Martínez en una audiencia legislativa el lunes. Hasta ahora, bajo su enjuiciamiento, 58 hombres se han declarado culpables de allanamiento de morada y han sido condenados a 15 días de cárcel.

Por lo general, los hombres cuyos casos se abandonan son entregados a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) para el procesamiento de inmigración en Del Rio. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) detiene a otros condenados por allanamiento, después de haber cumplido sus sentencias estatales de 15 días. En ambas situaciones, las autoridades federales pueden deportar a los hombres o liberarlos a los Estados Unidos en espera de audiencias de asilo.

Desde que Abbott ordenó a la policía estatal que comenzara a arrestar a los migrantes sospechosos de haber cruzado la frontera ilegalmente por el delito estatal de entrar sin autorización a una propiedad privada, el DPS arrestó a unos  mil 300 migrantes por el cargo, informó el director de la agencia. Los hombres, detenidos casi exclusivamente en los condados de Val Verde y Kinney, están encarcelados en prisiones estatales remodeladas como cárceles de inmigración.

El sistema rápidamente ensamblado de arrestos, detenciones y liberaciones de migrantes ha estado plagado de pasos en falso desde su inicio, incluidas familias separadas indebidamente, violaciones del debido proceso y falta de coordinación entre los funcionarios federales, estatales y locales.

En una audiencia legislativa convocada por preocupación por los errores legales en la iniciativa de arresto de Abbott, el director del DPS, Steve McCraw, dijo a los legisladores el lunes que las personas que arrestan sus oficiales por allanamiento de morada están tratando de evitar la aplicación de la ley, no de buscar asilo.

“Cuando hablamos de allanamiento de morada, es que están pagando a los coyotes, están pagando a los operativos del cartel, a los contrabandistas para que se muevan de un lado a otro para evitar ser detectados”, dijo McCraw.

En el condado de Kinney, una región rural y conservadora al lado de Val Verde, muchos de los cientos de migrantes encarcelados por presunta entrada ilegal son arrestados en un depósito remoto cuando llegan en vagones de tren desde la frontera.

close
search