Le exigen disculpa por difamar a El Paso

Los datos incorrectos fueron proporcionados por el fiscal Ken Paxton, asegura Escobar

Karla Valdez / El Diario de El Paso
martes, 12 febrero 2019 | 06:00

Previo al arribo del presidente Donald Trump a la frontera, la Congresista Verónica Escobar y otros funcionarios públicos exigieron al presidente Trump retractarse por asegurar que El Paso era una ciudad violenta, pero no solo a él sino también al Fiscal General de Texas. 

Ya que Escobar asegura que Trump solo repitió información incorrecta que fue proporcionada por el fiscal Ken Paxton quien no verificó la autenticidad de los datos utilizados por el mandatario durante su discurso sobre el Estado de la Unión.

Donde el presidente dijo que antes de la construcción de la valla fronteriza El Paso solía ser una de las ciudades más violentas del país, lo cual cambio gracias a la llegada de esta reja en 2008. 

Lo cual desató la molestia de los funcionarios y de la comunidad paseña, por los comentarios emitidos por el presidente Trump a los cuales consideran un ataque a la identidad de todos los paseños. 

“(Trump) tiene que corregir lo que dijo sobre El Paso en su discurso y pedirle una disculpa a los paseños por hablar mal de su ciudad”, enfatizó Escobar. 

La congresista comentó que Trump solo repitió la información que le proporcionaron por lo que cree que el verdadero culpable es Paxton.

“El fiscal general debe una disculpa también porque los datos que presentó para un discurso tan importe eran erróneos y deja a nuestra comunidad con una muy mala imagen a nivel nacional”, enfatizó.

Para la congresista esos comentarios por parte del presidente fueron un ataque directo para los paseños, pero aseguro que aun así Trump es bienvenido a la frontera si en verdad quiere conocer esta ciudad. 

“A pesar de los insultante que fueron sus comentarios, le damos la bienvenida para que conozca nuestra comunidad. Esta es su oportunidad para conocer a la comunidad y retractarse de lo que dijo”, explicó.

Escobar agregó que si el presidente se diera unos minutos para conocer a los residentes de la comunidad, pero sobre todo para ver a las personas que se han visto afectadas con sus políticas.

“Si el presidente pudiera ver por si mismo todo el daño que esta causando con la separación de familias, forzando a los detenidos de ICE a comer y si viera a esas personas que vienen a pedir asilo así finalmente sentiría compasión”, reiteró. 


No fue la valla

Durante la conferencia de prensa, el comisado Carlos León enfatizó que es mentira que la valla fronteriza haya traído seguridad a esta frontera.

“Logramos un cambio en la ciudad cuando la policía se acercó a la comunidad, cuando se comenzó a crear un lazo de confianza con los residentes eso fue lo que nos ayudo a llegar a donde estamos, no un muro”, dijo el comisionado.

León quien fue jefe de la Policía de El Paso durante la década de los 90, comentó que gracias a esa unión con la comunidad el índice de crimen bajo entre 1993 y 2006, dos años antes de la llegada de la valla fronteriza.

“Si ve las cifras el crimen bajo 34 por ciento, hablamos de crímenes menores porque El Paso jamás ha sido una ciudad violenta. Entonces los puros números nos comprueban que mucho antes que se pensara lo del muro nuestras cifras de crimines ya eran muy bajas”, aseguró. 

El comisionado asegura que esa barrera que existía entre las autoridades y la comunidad se rompió por completo en 1995 y eso ha marcado la diferencia.

“Antes la policía no estaba cerca de la comunidad, pero cuando logramos cambiar eso en los 90 todo cambió y ese gran trabajo se ha mantenido y por eso somos de las ciudades más seguras del país”, comentó.

Por su parte Ricardo Samaniego, juez del condado comentó escuchar al presidente lo llenó de molestia, ya que en unos segundos tiró a la basura que los paseños han realizado por años.

“Hemos trabajado muy duro ser una comunidad solida, una comunidad unida y (Trump) nos quitó eso con sus comentarios y eso es muy serio”, señaló.

Explicó que Trump no tomó en cuenta el daño que podría causar a la ciudad con sus comentarios, los cuales podrían impactar la decisión de algunos inversionistas quienes podrían ya no querer venir a El Paso.

“La imagen de una ciudad es muy importante, más si queremos traer grandes compañías a la ciudad para seguir creciendo y eso que dijo no nos ayuda en nada”, aseguró. 

Samaniego comentó que no se va a permitir que nadie, incluyendo a Trump vengan a hablar mal de El Paso.

“El Paso es una ciudad que es muy amada por sus residentes y si alguien se pone a decir mentiras sobre nuestra comunidad, vamos a pelar para que se sepa la verdad como lo hacemos ahora”, concluyó.