El Paso

La frontera está cerrada: Mayorkas

Secretario de Seguridad Nacional defiende acciones de Biden y culpa a pasada administración de reciente ola de inmigración

Cortesía / Funcionarios federales exploran la situación durante recorrido en El Paso

Roberto Carrillo / El Diario de El Paso

lunes, 22 marzo 2021 | 06:00

Tras su visita a esta ciudad y durante una entrevista televisada a nivel nacional la mañana de ayer, el secretario de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, reiteró que la frontera Sur está actualmente cerrada a los migrantes, y defendió tajantemente a la administración Biden en relación al manejo de la situación de los menores no acompañados en la frontera, a la vez que culpó a la administración Trump por desmantelar un proceso eficiente. 

Sin embargo, estas declaraciones causaron reacciones encontradas entre diversos grupos defensores de los inmigrantes en la localidad, debido al incremento de deportaciones de personas adultas y del elevado número de menores no acompañados bajo custodia estadounidense.

“El mensaje es bastante claro, no vengas. La frontera está cerrada”, dijo Mayorkas en una entrevista realizada el domingo por la cadena ABC, y que fue retransmitida por otras televisoras. 

“Alentamos a los niños a que no vengan. Ahora no es el momento de venir. No vengas, el viaje es peligroso”. 

El funcionario federal también dijo que “estamos construyendo formas seguras, ordenadas y humanas para abordar las necesidades de los niños vulnerables”. 

En su declaración, la cual fue vista por millones de personas, el funcionario federal se dirigió directamente a los aspirantes a ingresar a este país por la frontera con México al decirles “no vengas”.

“Nuestro mensaje ha sido sencillo: la frontera está cerrada”, dijo Mayorkas. “Estamos expulsando familias. Estamos expulsando a adultos solteros. Y hemos tomado la decisión de no expulsar a niños pequeños y vulnerables”.

Dichos comentarios, algunos realizados durante su visita a la franja fronteriza entre El Paso y Ciudad Juárez el pasado viernes, causaron malestar a nivel local, ante el manejo de los casos de cientos de migrantes que han visto frustrados sus intentos de conseguir asilo en territorio estadounidense, y que por el contrario han sido deportados mientras que miles de menores no acompañados han sido confinados.

“Es una respuesta inapropiada a los solicitantes de asilo que buscan protección en la frontera”, sostuvo el Border Hope Institute de El Paso, ante las palabras del secretario de Seguridad Nacional. 

“Es igual a que el director de la EPA diga que ahora no es el momento de abordar el cambio climático, o el secretario del Interior que dice que no estamos en condiciones de detener los incendios forestales, o que el secretario de Estado diga que los derechos humanos no son demasiado importantes”, afirmó el Instituto Fronterizo de Esperanza (Hope Border Institute, en inglés), una agrupación sin fines de lucro abocada a promover la perspectiva de la doctrina social de la Iglesia católica a las realidades particulares de nuestra región fronteriza de México y Estados Unidos, sobre las declaraciones de Mayorkas. 

Mientras tanto, el funcionario federal afirmó que la administración Biden está respaldándose con el Título 42 para enviar de regreso a los migrantes a través de la frontera a causa de la pandemia; pero el mantener esta política heredada de la administración Trump ha generado críticas por parte de los defensores de la inmigración.

Sin embargo, Mayorkas dijo que se necesita tiempo para implementar un sistema para reformar lo que él llamó un sistema de inmigración “desmantelado”, y agregó que su departamento tiene ahora que reconstruirlo “desde cero”.

Cifras oficiales revelan que el Departamento de Servicios Humanos y de Salud (HHS) de los Estados Unidos contabiliza que hay al menos 10 mil 500 menores no acompañados bajo la custodia federal, y que hay más de 5 mil menores al resguardo de la Patrulla Fronteriza.

El secretario Mayorkas indicó que el gobierno del presidente Joe Biden abrirá nuevas instalaciones, con capacidad suficiente para manejar el aumento de menores no acompañados, sin embargo, no dio pormenores sobre las posibles fechas en que se encontrarán listas.

“Establecimos tres nuevas instalaciones la semana pasada… estamos trabajando en el sistema de principio a fin. Lo hacemos las 24 horas del día, los 7 días de la semana”, dijo Mayorkas.

“Hemos lidiado con los aumentos repentinos en el pasado y los hombres y mujeres del Departamento de Seguridad Nacional tendrán éxito”, afirmó.

Trascendió también que la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) abrirá un nuevo refugio de afluencia en Pecos, Texas, que funcionará de manera similar a la instalación existente en Carrizo Springs. 

A diferencia del sitio localizado en Midland, o del Centro de Convenciones de Dallas que ha recibido a cientos de menores, se dijo que la nueva instalación anunciada por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados ofrecerá atención a largo plazo para niños migrantes antes de que se les asignen patrocinadores.

La administración de Biden ha sido reticente a calificar la actual situación como una crisis, incluso cuando legisladores demócratas y republicanos lo hacen al tiempo que presionan a los funcionarios para que tomen medidas ante esta situación en crecimiento.

“He dicho en repetidas ocasiones que una estación de la Patrulla Fronteriza no es lugar para un menor y es por eso que trabajamos día y noche para sacar a esos niños de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza, y ponerlos al cuidado y custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHSD)”, sostuvo el funcionario.

“La situación que enfrentamos actualmente en la frontera Suroeste es difícil. La estamos abordando. Mantenemos nuestras fronteras seguras, hacemos cumplir nuestras leyes y nos mantenemos fieles a nuestros valores y principios”, sostuvo Mayorkas de forma previa en un comunicado.

“Yo vine a este país cuando era un bebé, traído por padres que entendieron la esperanza y la promesa de Estados Unidos. Hoy, los niños pequeños están llegando a nuestra frontera con la misma esperanza. Podemos hacer esto”, afirmó.

Los críticos han argumentado que el aumento de migrantes es el resultado del cambio de tono y política de la administración Biden. 

Mayorkas, quien ha dicho que la ola de niños migrantes no acompañados puede ser la más grande en 20 años, ha rechazado tales caracterizaciones, culpando a la administración Trump por los problemas que enfrenta el sistema de procesamiento de inmigración del país.

“Trump desmanteló la forma ordenada, humana y eficiente de permitir que los niños hagan sus reclamos bajo la ley estadounidense en sus países de origen”, dijo Mayorkas en la entrevista televisiva, y agregó que la administración ahora está “reconstruyendo esos procesos ordenados y seguros tan rápido como es posible”. 

La Casa Blanca se ha negado rotundamente a llamar a la situación una “crisis”, lo que ha llevado a una batalla en Washington sobre la descripción adecuada de la tensa situación. Los funcionarios de inmigración de carrera habían advertido que podría haber un aumento después de las elecciones de noviembre y la noticia de que las políticas de línea dura de Trump se estaban revirtiendo.

En los primeros días de su mandato, Biden actuó para deshacer algunas de las medidas de Trump, un retroceso que algunos interpretaron como una señal para viajar a Estados Unidos. Si bien la nueva administración estaba trabajando en la legislación de inmigración para abordar problemas a largo plazo, no tenía un plan en el terreno para manejar un aumento de migrantes.

“Hemos visto un gran número de migraciones en el pasado. Sabemos cómo abordarlo. Tenemos un plan. Estamos ejecutando nuestro plan y lo lograremos”, dijo Mayorkas. 

Pero, agregó, “lleva tiempo” y es “especialmente desafiante y difícil ahora” debido a los movimientos de la administración Trump. “Así que estamos reconstruyendo el sistema a medida que abordamos las necesidades de los niños vulnerables que llegaron a nuestras fronteras”.

Los funcionarios de Biden han eliminado las imágenes de “niños en jaulas” que definieron la política de separación de familias de Trump, aunque Trump usó instalaciones construidas durante la administración de Obama, pero han luchado por crear la capacidad necesaria para lidiar con el aumento. Los niños y adolescentes no acompañados bajo la custodia de Aduanas y Protección Fronteriza deben ser transferidos al cuidado de Salud y Servicios Humanos dentro de tres días, aunque los menores que vienen ahora están detenidos por más días que eso.

Los funcionarios están tratando de desarrollar la capacidad para atender a unos 14 mil migrantes que ahora están bajo custodia federal, y más probablemente en camino. Los críticos dicen que la administración debería haber estado mejor preparada.

“No he visto un plan”, dijo el representante Michael McCaul, republicano por Texas. “Han creado una crisis humanitaria aquí en esta frontera que ustedes han visto ahora. Y la razón por la que vienen es porque él dice que las palabras sí importan, y así es. El mensaje es que si quieres venir, puedes quedarte”.

La administración también ha sido presionada sobre por qué no permitirá que los medios de comunicación vean las instalaciones en la frontera. Mayorkas dijo que el Gobierno estaba “trabajando para brindar acceso para que las personas puedan ver cómo son las condiciones en una estación de la Patrulla Fronteriza”. (Roberto Carrillo Arteaga / El Diario de El Paso con información de AP)

rcarrilo@diariousa.com