El Paso

La EPA reajustará el grado de calidad del aire de El Paso

La revocación de la agencia sobre la calificación al Condado en 2018 es a causa de una demanda

Cortesía LC Rogers

Danielle Prokop / El Paso Matters

martes, 01 junio 2021 | 06:00

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) dijo esta semana que “corregirá” la designación aprobada para la calidad del aire de El Paso debido al impacto que tiene la ciudad en los niveles de contaminación del aire en el Condado de Doña Ana.

La EPA designa un área con “logro” si tiene una calificación de calidad del aire aprobatoria, y etiqueta un área como “incumplimiento” si el área viola los estándares de contaminación.

La revocación de la agencia sobre la calificación que otorgó al Condado de El Paso en 2018 es la culminación de una demanda de 3 años presentada por ciudades y condados de todo el país que disputa los grados de contaminación de la agencia federal bajo la administración Trump. 

Un juez federal de apelaciones ordenó a la EPA en julio de 2020 volver a examinar las calificaciones de varios condados, incluidos Doña Ana y El Paso.

El abogado David Baake, que representa al Sierra Club local, Sunland Park y Familias Unidas del Chamizal en la demanda contra EPA, dijo que la decisión es un primer paso para abordar la contaminación del aire local.

“Creo que la percepción del público es que si obtienes una calificación reprobatoria de la EPA, eso no es algo que quieres”, dijo. “Pero en realidad, es algo que queremos, queremos que la EPA se base en los datos, queremos que la gente trabaje para solucionar el problema”.

En un documento de apoyo técnico de 21 páginas, la EPA dijo que la decisión de “corregir” la calificación aprobatoria que le dio a los niveles de contaminación del condado en 2018 se basa en datos recopilados de 2014 a 2016, porque la agencia no contabilizó adecuadamente los impactos de la contaminación en el vecino Sunland Park al mismo tiempo.

“A pesar de la falta de monitores de la infracción, el Condado de El Paso contribuye a la violación en el Condado de Doña Ana y, por lo tanto, la EPA tiene la intención de expandir el área de incumplimiento existente para incluir el Condado de El Paso”, indica el informe.

El informe describe un proceso de cinco pasos que analiza la calidad del aire, la población, las emisiones, la geografía y los patrones climáticos que afectan a un monitor de calidad del aire en Sunland Park que mostró contaminantes que excedían los estándares federales.

El informe dijo que la EPA anteriormente atribuía la mala calidad del aire en Nuevo México a las emisiones de Ciudad Juárez. Pero en la reevaluación, la agencia encontró “evidencia demostrable” de que en más de la mitad de los días de alta contaminación estudiados, las emisiones fluyeron a través del Condado de El Paso.

“La existencia de emisiones internacionales, aunque relevantes y mayores, no puede descontar esa contribución”, dice el informe.

La decisión final, según una carta que la EPA envió al gobernador Greg Abbott, se espera para el otoño después de un período de 120 días que le da al estado la “oportunidad de demostrar por qué cualquier modificación propuesta es inapropiada” utilizando datos de 2014-2016, cuando se determinó la designación.

La oficina de Abbott no respondió a las solicitudes de comentarios.

Baake dijo que estaba optimista de que los límites a los requisitos de objeción significarían una decisión más rápida para la EPA.

“No veo lo que (Texas) va a poder decir, basado en el registro existente, que pudiera cambiar el resultado”, dijo Baake.

El contaminante en el centro de la demanda es el ozono, un ingrediente clave en el smog y un peligro para la salud cuando está cerca del suelo, especialmente para las personas con asma, niños y ancianos. El ozono se produce cuando las emisiones de automóviles, refinerías, centrales eléctricas y calderas industriales reaccionan con el calor del sol.

En 2020, la Asociación Estadounidense del Pulmón clasificó el área de El Paso-Las Cruces como la decimotercera peor en la nación en cuanto a contaminación por ozono.

Baake dijo que los condados de Doña Ana y El Paso están “en la dirección equivocada” en cuanto a la calidad del aire, citando datos del monitor de Texas que mostraron que El Paso tuvo siete violaciones de los estándares federales en 2019 y 2020.

Cómo llegó la EPA

Este proceso de designación comenzó en 2015, después de que la EPA reforzó la regla sobre los niveles de emisión de ozono que exigían que las ciudades y los condados se mantuvieran por debajo del nuevo estándar federal de contaminación. Se produce una violación si los niveles de ozono superan las 71 partes por mil millones en el aire durante más de ocho horas. 

Después de ese cambio de regla, la Ley de Aire Limpio de 1970 requirió que la agencia evaluara ciudades y condados en todo el país para determinar si los niveles de contaminación estaban por encima o por debajo del nuevo estándar, un proceso que la agencia finalizó en 2018.

Según el informe, el estado de Texas cambió su posición sobre la designación de El Paso, y le dijo por primera vez a la EPA en 2016 que el estado recomendó designar el área como incumplimiento. Pero Texas también solicitó una exención de algunos de los datos de 2015, diciendo que los incendios forestales en el área afectaron a los monitores, lo que la EPA permitió. Texas actualizó su recomendación en 2017, solicitando que El Paso pase con una designación de logro, que la EPA otorgó.

La Ley de Aire Limpio sólo requiere que la agencia actualice los grados de calidad del aire cuando se introduce un nuevo estándar: no hay ningún requisito de volver a registrarse. Eso hizo que unirse a la demanda en 2018 fuera más urgente, dijo Baake.

“Si no nos colocamos bajo la designación de 2018, nunca podríamos entrar”, dijo.

Baake dijo que los lugares se pueden “bloquear de por vida” con una designación porque no existe un mecanismo para que la EPA reevalúe los grados de calidad del aire sin cambios importantes.

La conexión Newman 6

El fallo podría tener un impacto en un proyecto para construir una planta de energía a gas natural en el Noreste de El Paso. La planta Newman 6 ya está en el centro del rechazo de las ciudades del área y los grupos ambientalistas.

El Paso Electric todavía está esperando que la Comisión de Calidad Ambiental de Texas emita un permiso que autorice cambios en el permiso de aire de Newman 6. 

Grupos ambientalistas y miembros del público solicitaron una audiencia pública a través de la Oficina Estatal de Audiencias Administrativas que supervisa los conflictos con agencias estatales como TCEQ, programada para la próxima semana.

La jueza de derecho administrativo con sede en Austin, Rebecca Smith, escuchará los argumentos de grupos ambientalistas y residentes en Chaparral, Nuevo México, durante una videoconferencia sobre el permiso el 3 de junio.

Si el Estado se demora en otorgar el permiso a El Paso Electric, Baake dijo que todo el proceso podría verse alterado si la EPA realiza un cambio en el grado de calidad del aire. Un cambio a una designación de incumplimiento pondrá límites a la construcción de nueva infraestructura que aumentaría la contaminación por ozono, según la ley estatal. Eso podría colocar a Newman 6 en la tabla de cortar.

“Soy cautelosamente optimista de que esta decisión, ya sabes, podría hacer que cancelen el plan para Newman 6 o, al menos, lo envíen de vuelta a la mesa de dibujo”, dijo Baake.

El portavoz de El Paso Electric, Javier Camacho, dijo que el proyecto Newman 6 eliminaría los precursores de ozono en un 95% después del retiro de los generadores más antiguos.

“El Paso Electric continúa con el proceso de aprobación del permiso aéreo para la Unidad 6 de Newman. Respaldamos los méritos de la solicitud del permiso y reconocemos que la TCEQ no realizó cambios en el borrador del permiso en base a los comentarios públicos que recibieron”, dijo Camacho. “EPE seguirá cumpliendo con todos los requisitos reglamentarios y trabajará con todas las partes para lograrlo”.