El Paso

Juez la deja libre; ICE la mantiene detenida

Migrante guatemalteca logró una rara proeza hace varias semanas

Archivo / Centro de detención de la agencia, aquí

René Kladzyk / El Paso Matters

lunes, 26 octubre 2020 | 06:00

El 5 de octubre una mujer indígena de Guatemala, de nombre América, ganó su caso ante un juez de inmigración, lo cual es una rara proeza.

El Gobierno determinó que no apelaría, así que esa fue su decisión final. Aunque tres semanas después, América, quien tiene 24 años, no ha sido liberada del centro de detención del Departamento de Inmigración y Aduanas en El Paso, en donde hay casos de Covid-19.

“Yo vine a este país para buscar protección y en lugar de eso he estado encarcelada. Aunque ya gané, no me siento bien. Necesito estar con mi familia y no entiendo por qué sigo encarcelada”, dijo América, quien ya se enfermó de Covid-19 desde que ha estado en el Centro de Proceso de Servicios en El Paso, y está preocupada de que pueda contagiarse nuevamente.

El Paso Matters no da a conocer los apellidos de los que buscan asilo para evitar la posibilidad de alguna represalia si regresan a su país de origen.

Timothy Oberle, portavoz de ICE, comentó que “el ICE hace arrestos y mantiene bajo custodia a las personas según sea el caso en total acuerdo con la ley federal” y comentó que el mantener detenido a alguien “que está sujeto a una orden final de remoción es totalmente consistente con la ley federal”.

A América le otorgaron lo que se llama “remoción retenida”, una regla judicial que establece que no puede ser regresada a su natal Guatemala porque demostró que podría enfrentar una persecución. 

La remoción retenida requiere un estándar más alto de pruebas que el asilo pero ofrece menos beneficios. Una persona con una orden de retención de la remoción no puede convertirse en residente legal permanente ni en ciudadana estadounidense, por ejemplo.

De acuerdo a la ley, el ICE puede encontrar un tercer país que podría aceptar a América, una medida que en raras ocasiones ha sido acordada por otras naciones.

“Desafortunadamente, Estados Unidos puede removerla por ley a algún otro país y el siguiente paso que dio el ICE fue contactar a tres países y les dijo ¿Se la podemos enviar a su país? Y ellos nos dijeron que en dos semanas es probable que la dejen ir, una vez que se haya recibido la respuesta de esos tres países”, comentó su abogada Heidi Cerneka.

Cerneka es una abogada del Centro de Defensa de Inmigrantes Las Américas y dijo que el que América siga detenida forma parte de una cuestión burocrática en el sistema que puede estancar casos como éste.

Esta práctica de preguntarles a otros países para que acepten a personas que solicitan asilo cuando se determina que no pueden regresar a su país de origen, es muy común, comentó Cerneka, aunque esos países nunca aceptan. 

La mayoría de las ocasiones son países en donde los inmigrantes no tienen una conexión personal ni contactos.

América tiene una hermana en Estados Unidos, Esmeralda, quien está preparada para recibirla. Esmeralda también buscó asilo en Estados Unidos.

“América ha pasado por muchas cosas desagradables, ella no ha hecho nada malo y ha sufrido mucho. Ellos deberían tomar en cuenta por todo lo que ha pasado, mi hermana merece ser libre”, comentó Esmeralda, quien expresó su preocupación y confusión acerca de la prolongada detención de su hermana.

Cerneka comentó que ICE le dio una segunda razón acerca del retraso en la liberación de América del centro de detención: la falta de personal suficiente para procesar su liberación. “También nos han dicho que les falta personal. Pero ése no es problema de América, ni debería serlo”, dijo.

América comentó que está enterada que por lo menos una mujer de las barracas se infectó de Covid-19 por segunda ocasión desde que ha estado en el centro de detención de ICE. 

Hasta el 21 de octubre, ICE reportó 29 casos activos de Covid-19 entre las detenidas, siendo parte de un brote en las instalaciones de los centros de detención de inmigrantes en donde a la fecha 251 detenidos se han enfermado debido al virus, y muchos han reportado una significativa negligencia médica.

Oberle comentó que ningún detenido de ICE en El Paso ha vuelto a contraer el virus después de dar positivo. 

Otros impedimentos para ser liberadas

Situaciones como la de América no son la única manera en que las personas que buscan asilo pueden quedar detenidas indefinidamente después que reciben la oportunidad de ser liberadas.

Nina Ebner, una voluntaria del Fondo Fianza Fronteriza, FFF, una organización no lucrativa que les paga bonos en efectivo a los inmigrantes del área de El Paso, dijo que aun en casos excepcionales cuando a un inmigrante le otorgan un bono por su liberación, ICE usualmente no permite que FFF les pague el bono, en algunas ocasiones por razones vagas que incluyen “problemas del sistema”.

El ICE no ha respondido a la petición que se le hizo para que opinara sobre este reportaje, incluyendo una pregunta acerca de lo que significa “problemas del sistema”.

“Constantemente, el ICE nos presenta diferentes obstáculos para impedir que les paguemos los bonos a las personas, más allá de los problemas normales que la gente enfrenta cuando le pagan bonos altos”, comentó Ebner, quien explicó que este problema ha sido exacerbado durante la pandemia de Covid-19.

“Aun cuando les avisamos con anticipación a nuestra llegada de que vamos a pagarle un bono a una persona específica, nos dicen de último minuto que ese día la persona no ha sido autorizada médicamente”. Ebner explicó “ellos siempre están expuestos a Covid-19 y luego son castigados aún más por el hecho de que su liberación está siendo impedida”.

Una persona a la que Ebner le iba a pagar un bono esta semana, fue puesta en cuarentena cuatro veces por Covid-19, y describió una práctica de cuarentena masiva para los detenidos aunque no les hacen pruebas para detectar si padecen Covid-19.

A Ebner le negaron su intento de pagar el bono por la liberación de esa persona debido a que está en cuarentena médica y dijo que esta práctica representa una “crueldad arbitraria”.

“Estamos exigiendo que sea liberada. Si necesita estar en cuarentena nuevamente puede hacerlo fuera del centro de detención, hemos solicitado que haya claridad sobre la razón por la que ella está en cuarentena, si no le han hecho pruebas y ya tuvo Covid-19”, dijo Ebner.

Los riesgos de la pandemia

Cerneka comentó sobre las implicaciones éticas de retrasar la liberación de inmigrantes del centro de detención de ICE, que son mayores durante la pandemia.

“Si uno pudiera tener una persona menos en el centro de detención, sería una persona menos que estaría infectada y una menos que podría infectar a otras personas, ¿por qué no hacen eso?”.

América ha sido víctima de la violencia en todas las formas en su país de origen, comentó Cerneka, quien expresó su preocupación acerca de los continuos traumas que está experimentando América desde su llegada a Estados Unidos.

“No entiendo por qué me siguen teniendo detenida, porque se supone que ya debería estar en libertad. Tengo miedo que no me vayan a dejar libre. También temo todo lo que está pasando aquí con el Covid-19”, dijo América.

Cuando le preguntaron qué le diría a los oficiales del ICE si pudiera dirigirse a ellos directamente, Esmeralda respondió: “mi hermana no es una mala persona, ella simplemente está huyendo de las cosas malas. Yo les pido que la dejen salir, por favor, se los pido con el corazón en la mano”. (René Kladzyk/El Paso Matters)