El Paso

Investigan a Sheriff por decomisos ilegales

Se le acusa de obligar a sus agentes a quitarle dinero y vehículos a migrantes

De la Redacción
El Diario de El Paso

miércoles, 12 enero 2022 | 18:11

En recuadro sheriff Nathan Johnson. Imagen representativa

Real, Texas.- Un sheriff rural cerca de la frontera de Texas, está bajo investigación criminal por presuntamente hacer que sus agentes confiscaran ilegalmente dinero y un camión a inmigrantes indocumentados durante las paradas de tráfico.

El mes pasado, investigadores de los Texas Rangers y la Oficina del Fiscal General de Texas allanaron cuatro locales de la Oficina del Sheriff del Condado Real como parte de una investigación sobre el sheriff Nathan Johnson, según las órdenes de allanamiento obtenidas esta semana por The Texas Tribune. 

El Texas Ranger que investiga, dijo que Johnson admitió haber incautado regularmente dinero de inmigrantes indocumentados durante las paradas de tráfico, incluso si no estaban acusados de ningún delito estatal, antes de entregárselos a los agentes de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos.

Un ayudante del sheriff dijo a los investigadores que “incautar dinero de inmigrantes indocumentados y del conductor ha sido un procedimiento operativo estándar desde que ha sido empleado de la Oficina del Sheriff del Condado Real”, escribió el policía estatal –ranger– de Texas Ricardo Guajardo en las solicitudes de orden.

Guajardo acusó a Johnson de robo a nivel de delito grave por parte de un servidor público y abuso de la capacidad oficial, alegando que las incautaciones de efectivo y vehículos del sheriff violaron las leyes estatales de decomiso de bienes civiles relativamente indulgentes.

Johnson no respondió a preguntas específicas el lunes, afirmando que él y los abogados del condado están revisando la declaración jurada recientemente publicada. En noviembre, les dijo a los investigadores que el dinero y los autos a veces se guardan como evidencia para posibles casos criminales, según Guajardo. 

Después de que sus oficinas fueran allanadas en diciembre, Johnson dijo en una publicación de Facebook que no sabía qué provocó la investigación, que no había sido arrestado y que continuaría sirviendo a sus electores.

“Especialmente en el último año, he tomado una posición firme contra el contrabando de personas, el contrabando de drogas y el tráfico ilegal de extranjeros en nuestra comunidad y continuaré haciéndolo”, escribió Johnson.

No está claro si se han presentado o se presentarán cargos contra Johnson. La oficina del fiscal general no respondió a las preguntas el lunes y el Departamento de Seguridad Pública de Texas dijo que no tenía información para divulgar.

Las órdenes de cateo se llevaron a cabo en dos oficinas del sheriff y dos lotes de incautación el mes pasado para buscar evidencia que los investigadores creen que reforzará su caso contra Johnson. Las órdenes incluyen computadoras, teléfonos celulares, pruebas incautadas sobre dinero o vehículos, estados financieros y otros datos que se remontan a 2017, cuando Johnson asumió el cargo.

La investigación sobre el sheriff republicano está en marcha mientras se desata una tormenta política sobre la política de inmigración, con el estado y el país enfrentando niveles récord de cruces fronterizos entre Estados Unidos y México.

Al culpar del incremento al presidente Joe Biden, el gobernador Greg Abbott envió a miles de policías estatales y personal militar a “arrestar y encarcelar” a las personas sospechosas de haber cruzado la frontera ilegalmente por cargos penales estatales.

El condado Real es el hogar de unos 3 mil 400 residentes y está cerca, pero no en la frontera, a unas 100 millas al noreste de Del Rio, el epicentro de los cruces de inmigrantes en Texas el año pasado y un foco de la operación de seguridad fronteriza de Abbott.

En Texas, la policía puede tomar dinero en efectivo y bienes que se cree que están relacionados con actividades delictivas, incluso si la persona involucrada nunca es acusada de ningún delito. Tales incautaciones, sin embargo, requieren un proceso de decomiso ya controvertido durante el cual los fiscales deben presentar una demanda civil contra la propiedad para que la policía se la quede.

Johnson, sin embargo, le dijo a Guajardo en noviembre que él no inició tales procedimientos, según la orden judicial. En cambio, en dos instancias en las que el Condado Real fue asistido por agencias policiales vecinas, el sheriff clasificó la propiedad incautada como abandonada o la etiquetó como evidencia de posibles cargos, según la orden judicial.

Además de los posibles cargos penales, evitar las leyes de decomiso del estado crea preocupaciones constitucionales y una mala óptica, según Arif Panju, abogado-gerente de la oficina de Texas del Instituto de Justicia, una organización legal contra el decomiso de activos civiles.

“Si lo estás haciendo fuera del proceso judicial, puedes ver el incentivo perverso que existiría”, dijo Panju. 

“Si pudiera incautar estas cosas, no ir a un tribunal, incautarlas unilateralmente y luego mantenerlas en su presupuesto… eso es nuevamente vigilar con fines de lucro sin supervisión”.

Las imágenes de la cámara corporal de una parada de tráfico en mayo de 2021 tomadas por un agente del sheriff del vecino condado de Edwards mostraron a Johnson ordenando a sus agentes que incautaran dinero y un camión en que viajaban inmigrantes indocumentados. El dinero incautado se archivaría como efectivo abandonado y se depositaría en el fondo general del Condado Real, detalló Guajardo. Johnson dijo que intentaría encontrar a los propietarios registrados del camión, pero que después de 30 días el vehículo también se consideraría abandonado.

Durante otra parada de tráfico en octubre, se dijo que más de 2 mil 700 dólares en efectivo sustraídos de las billeteras de tres inmigrantes se marcaron como evidencia mientras esperaban ver si los cargos de contrabando de personas contra el conductor se mantendrían. Los otros dos hombres fueron remitidos a la Patrulla Fronteriza, donde les preguntaron qué había pasado con el efectivo en sus billeteras. Guajardo dijo que el oficial de incautación no pudo decir bajo qué autoridad se tomó el dinero, solo que Johnson le dijo que lo tomara.

Cuando Guajardo interrogó a Johnson sobre la incautación de octubre, el sheriff dijo que no se presentó ningún papeleo de decomiso legal en las incautaciones de dinero, pero que el dinero y los vehículos estaban retenidos como evidencia debido a delitos de tráfico. Días después de la detención de tráfico, Johnson dijo que consultó con el fiscal de distrito local y le dijeron que necesitaba iniciar un proceso de decomiso después de las incautaciones de propiedad.

Antes de eso, Guajardo escribió que Johnson dijo que “su oficina estaba incautando todo el dinero en efectivo para incluir el dinero en posesión de inmigrantes indocumentados antes de ser entregado a la custodia de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos”.

Guajardo comenzó a investigar a Johnson en octubre después de conversaciones con la oficina del fiscal general, según la orden, centrándose en dos paradas de tráfico.

close
search