PUBLICIDAD

El Paso

Inicia juicio contra acusado de matar a su novia

Entre lagrimas y tristeza, hermano de víctima testifica sobre el terrible asesinato

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

miércoles, 04 mayo 2022 | 06:00

Cortesía | José Casas

PUBLICIDAD

El lunes dio inicio el juicio de José Casas, quien tenía 18 años cuando presuntamente disparó y mató a su novia Santana Castro, de 18 años, según informes del Departamento de Policía de El Paso (EPPD).

Castro tenía disparos en la cabeza cuando fue localizada dentro de su residencia, ubicada en el 2305 de la calle Piedras la tarde del 13 de julio de 2019.

PUBLICIDAD

Según informes, los detectives de Crímenes Contra Personas (CAC), condujeron una investigación a fondo y lograron obtener una orden de arresto para Casas.

Luego de que se obtuviera la orden de arresto los investigadores descubrieron que Casas habría huido a México y fue entonces que solicitaron la asistencia de los U.S. Marshals para poder localizarlo. 

El sospechoso fue localizado el 9 de agosto de ese año y aprehendido por los elementos de la Policía mexicana y entregado a los U.S Marshals en el Puente Paso Del Norte. 

Al momento de ser entregado, Casas fue puesto bajo custodia por CAC en las oficinas de la Policía y después ingresado al Centro de Detención de El Paso.

Durante el primer día del juicio, el hermano de Santana, Raymond, subió al estrado para testificar. Fue el quien encontró a Santana sin respirar y tendida inmóvil en el piso de su habitación en julio de 2019 después de que las autoridades dijeran que Casas le disparó y la mató.

“Seguí gritando su nombre y ella no se despertaba”, dijo Raymond en la corte el lunes. “Toqué un lado de su cuello y estaba muy frío, uno de sus ojos estaba cerrado, el otro miraba en otra dirección donde normalmente no iría, su rostro estaba cubierto de sangre”.

Raymond también dijo que trató de levantarla y su cerebro se desparramó por el suelo. En ese momento, dejó de hablar para llorar.

Su testimonio fue increíblemente emotivo, y esta no fue la única vez que tuvo que dejar de hablar para llorar o exhalar.

Tampoco se atrevió a volverse e identificar a Casas, quien dice que no estaba a la vista cuando encontró a Santana muerta.

Raymond le dijo al tribunal que él, Santana y Casas vivían en la casa de su madre en el momento del asesinato.

El día de los hechos, Raymond dice que el trío fumaba marihuana en el auto de Casas. Dijo, mirando hacia atrás ahora en ese momento, “la energía parecía un poco apagada”.

Raymond dijo que luego habló con su hermana a solas en la cocina y le preguntó si todo estaba bien. Él dice que ella se dio la vuelta con una gran sonrisa en su rostro y dijo ‘sí, estoy bien’.

Más adelante en esa conversación y la última que tendrían, Raymond dice que Santana le dijo: ‘cuídate, ten cuidado, te amo’. Él respondió: ‘Yo también te amo’.

Salió de la casa después de esa conversación y, en ese momento, pensó que no pasaba nada, sólo para regresar y encontrar a su hermana muerta.

Raymond le dijo a la corte que no vio armas en la casa el día del asesinato, y ni él, ni su mamá ni su hermana tenían un arma. Raymond estaba en libertad condicional cuando ocurrió el asesinato y no se le permitió tener un arma.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search