El Paso

Inicia carrera por gubernatura de TX

Lanza Greg Abbott candidatura de reelección en McAllen; enfoca estrategia en educación y aplicación de la ley

Patrick Svitek/El Texas Tribune

lunes, 10 enero 2022 | 06:00

Cortesía | El gobernador Abbott en campaña

La carrera por la gubernatura de Texas comenzó este fin de semana cuando el gobernador Greg Abbott y el retador demócrata Beto O’Rourke regresaron a la campaña a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Abbott anunció formalmente su candidatura para un tercer mandato en la ciudad fronteriza de McAllen, diciendo que se postulaba para “mantener a Texas en el camino correcto”. 

Minutos antes, O’Rourke estaba de regreso en su ciudad natal de El Paso, acusando a Abbott de no escuchar a comunidades fronterizas como la suya.

Durante el discurso de aproximadamente media hora de Abbott en McAllen, se centró en cuestiones que incluían impuestos, educación y aplicación de la ley. 

El gobernador evitó en gran medida algunos de los capítulos más dramáticos que enfrentó en su segundo mandato, incluida la pandemia de coronavirus y la falla de la red eléctrica después de la tormenta invernal de febrero. Si bien Abbott no mencionó a O’Rourke por su nombre, hizo algunas referencias claras a él y atacó ampliamente a los demócratas.

“No podemos permitir que los liberales de los grandes gobiernos rediseñen nuestro estado con la agenda progresista que está destruyendo algunas partes de Estados Unidos”, dijo Abbott. “Necesitamos un ganador probado que luche para asegurar el futuro de Texas. Es por eso que hoy estoy en el Valle del Río Grande para anunciar oficialmente mi reelección”.

Abbott pronunció el discurso en la Cumbre de Liderazgo Hispano de su campaña, un escenario notable en el que los republicanos establecieron planes ambiciosos para 2022 en el Sur de Texas. 

El presidente Joe Biden tuvo un desempeño inferior el año pasado en el área predominantemente hispana y tradicionalmente demócrata. Abbott, quien según las encuestas a boca de urna recibió el 44 por ciento y el 42 por ciento del voto hispano en sus dos últimas campañas, ha dejado claro que quiere ganar el voto hispano en su candidatura a la reelección.

Al promocionar sus dos mandatos en el cargo, Abbott criticó a Biden, diciendo que no había hecho lo suficiente para asegurar la frontera. 

El gobernador afirmó que, bajo su liderazgo, Texas “respondió con el esfuerzo de seguridad fronteriza más fuerte de cualquier estado en la historia de los Estados Unidos de América”. Eso ha incluido el propio muro fronterizo de Texas, que comenzó a construirse el mes pasado, y el despliegue de miles de tropas de la Guardia Nacional en la frontera. 

Estos eventos marcaron el inicio del año electoral en Texas, especialmente para Abbott. Él está lanzando una campaña en los medios en todo el estado, y ha prometido que aparecerá en 60 eventos antes de las primarias del 1 de marzo.

Tanto Abbott como O’Rourke tienen que pasar esa primaria antes de enfrentarse. 

O’Rourke enfrenta una mínima oposición primaria, mientras que Abbott tiene un grupo de rivales que lo han estado acosando por la derecha durante meses. 

Si bien las encuestas lo han mostrado en una posición cómoda de cara a marzo, Abbott ha pasado el año pasado moviendo al estado firmemente hacia la derecha defendiendo leyes que, por ejemplo, permiten portar armas sin permiso e imponen medidas restrictivas del aborto.

Esas leyes han estado en el centro del caso de O’Rourke contra Abbott, junto con la pandemia de Covid-19 y la falla de la red que dejó a millones de texanos y se ha relacionado con 246 muertes. 

Abbott, quien ha expresado su confianza en que los legisladores han hecho lo suficiente para evitar otro colapso de la red, no abordó el tema en su discurso de McAllen. Mencionó Covid-19 dos veces, pero se centró principalmente en las leyes que impulsó que impiden que los funcionarios del Gobierno cierren iglesias durante las emergencias y que brindan protección de responsabilidad civil para las empresas que operaron durante la pandemia.

Abbott buscó un contraste con O’Rourke al promover la ley de portación de armas sin permiso, que los proponentes llaman “portación constitucional”.

“Si bien algunos han amenazado con venir y tomar sus armas, firmé más de 20 leyes para proteger sus derechos de la Segunda Enmienda, incluida la de convertir a Texas en un estado de 'posesión constitucional'”, dijo Abbott.

Como candidato presidencial de 2020, O’Rourke prometió durante un debate que “Demonios, sí, vamos a llevarnos su AR-15, su AK-47”. En ese momento, estaba promoviendo una recompra obligatoria de armas de asalto, que propuso en respuesta a la masacre de un Walmart en El Paso en 2019 dirigida a los hispanos. O’Rourke ha apoyado esa propuesta en su campaña actual.

(Patrick Svitek/ The Texas Tribune/Erin Douglas contribuyó con el reportaje).

close
search